Click photo to enlarge
EL PASO - No hay nada mejor que una comida gratuita, sin embargo esto no sucede en Rescue Mission de El Paso.

Esta organización, ubicada en 1949 W. Paisano, ahora cobra 1.50 dólares por cada comida o cena.

El desayuno continúa siendo gratuito.

"Ciertamente nuestro presupuesto es limitado sin embargo esa no es la razón. Tiene que ver más con cambiar la manera como operamos", señaló el presidente de Rescue Mission Blake Barrow.

Éste, quien ha encabezado el albergue por casi quince años, indicó que la nueva política fue implementada el 19 de marzo básicamente para alentar a las personas, quienes pernoctan o comen en la misión, a ser un poco más responsables y sentirse orgullosos de su hogar temporal.

"Después de quince años sigo diciendo lo mismo. Casi todo el mundo cuenta con algunos recursos", manifestó Barrow refiriéndose a quienes reciben ayuda del gobierno o cuentan con alguna fuente de ingresos, aunque mínima. "Desafortunadamente, varios de nuestros huéspedes viene por la comida gratuita y después caminan hacia el 7-Eleven para comprar un Big Gulp, cigarros o cosas así".

Barrow indicó que los que llegan a este lugar por primera vez sí reciben su primer comida gratis y que a las personas que no tiene dinero para comer se les pide que realicen alguna tarea como tirar basura, barrer o recoger la basura acumulada alrededor del edificio.

"No son trabajos pesados pero se los pedimos para que sean responsables y contribuyan como puedan para ganarse el alimento que se llevan a la boca".


Advertisement

Dorothy Truax, directora de Reynolds Homes, en el 8023 San Jose Road en el Valle Bajo, manifestó tener sentimientos encontrados sobre la nueva disposición de Rescue Mission.

"Me interesa saber cómo les afectará a ellos y a otros albergues. Ellos cuentan con una población diferente a la nuestra por lo que las circunstancias no son las mismas".

Truax señaló que Reynolds Home, la cual normalmente alberga a una docena de familias a la vez, principalmente acepta familias con menores quienes han sido abusados o que son recomendadas a este lugar por iglesias o por la policía.

Las familias cocinan sus propios alimentos en este lugar utilizando fondos provenientes de cualquier programa de asistencia gubernamental para el que califican pero que también hacen uso de los artículos disponibles en la despensa del lugar.

"Aquí queremos que ahorren lo más posible para que puedan progresar y convertirse en autosuficientes lo más rápido que se pueda".

Este es el mismo sentimiento expresado por los empleados de El Paso Opportunity Center for the Homeless. Éste se localiza en 1208 Myrtle Ave. y consiste en dos albergues, uno para hombres y otro para mujeres y cuenta con siete centros residenciales para personas de la tercera edad, enfermos mentales, veteranos e indigentes con necesidades especiales.

"Nosotros verificamos que realmente no tienen hogar", indicó Mike Gourley, quien trabaja en la recepción del centro para varones. Agregó que los que tiene problemas de alcoholismo o drogadicción son remitidos a clínicas y programas dentro del mencionado centro para que los ayuden. "Pienso que no está bien cobrarles el alimento. Nosotros también contamos con inquilinos quienes tienen algo de dinero, pero haríamos mal al quitarles lo poco con lo que cuentan".

Sin embargo Barrow considera que el tener que pagar por su comida es el primer paso para enseñarles a las personas que viven o comen en Rescue Mission a ser más responsables y priorizar sus necesidades. Rescue Mission no acepta a individuos que se encuentran bajo la influencia del alcohol o las drogas y ofrece un programa basado en la fe para prevenir que recaigan.

"La rehabilitación empieza al aprender a ser responsables", indicó Barrow quien agregó que no todos han aceptado la nueva disposición.

"Unos cuantos la consideraron como un castigo cruel e inusual y decidieron marcharse. Sin embargo, la mayoría la aceptaron y contribuyen con lo que pueden".

El dinero que se genera por parte de las cuotas de la comida y cena se utiliza en surtir la alacena de la misión para mejorar la calidad de alimentos que se sirven.

"En este momento estoy preparando sirloin a la parrilla para la comida", señaló Barrel un poco antes del mediodía del jueves. "Anteriormente teníamos que depender de la comida que nos donaban, principalmente productos enlatados, y no contábamos con casi nada para comprar algo diferente o mejor".

Rescue Mission alberga aproximadamente cien personas en su mayoría del sexo masculino aunque también hay mujeres y niños. La demanda continúa creciendo. El año pasado, la organización inició trabajos de expansión, con un costo de 1.6 millones de dólares, para albergar el doble de inquilinos.

Como los donativos han disminuido, las obras se han suspendido dejando casi el 30 por ciento de la construcción inconclusa.

Barrow indicó que por lo menos se necesitan otros 100 mil dólares para terminar dichas obras las cuales agregarán al edificio otros 18 mil 400 pies cuadrados y tendrá capacidad para 200 camas y un centro de descanso.

"Aquí es donde entran en juego los asuntos financieros. Realmente necesitamos el apoyo de la comunidad".

Cindy Ramirez puede ser contactada en cramirez@elpasotimes.com