WASHINGTON (AP) Después que Mitt Romney perdió la elección presidencial, los republicanos rápidamente identificaron como uno de sus errores la relación disfuncional del partido con los electores hispanos, quienes votaron abrumadoramente por el presidente Barack Obama.

Sin embargo, los primeros esfuerzos de los legisladores republicanos para abordar la política migratoria en el Capitolio es posible que no les gane más apoyo entre los latinos.

Los primeros proyectos de ley relacionados con migración que ofrecieron los republicanos esta semana darían estatus legal a cientos de miles de jóvenes inmigrantes, aunque no les otorgaría la ciudadanía, y eliminaría la popular lotería de la diversidad que otorga al azar permisos de residencia permanente (green card) a posibles inmigrantes de países con bajas tasas de inmigración a Estados Unidos. Ninguna de las dos iniciativas tiene prácticamente oportunidad de ser aprobada en la sesión que está por terminar, aunque son importantes porque serán lo primero en la próxima agenda legislativa.

Las primeras revisiones a su iniciativa tampoco son entusiastas.

"Todavía no hay nada escrito", dijo Lionel Sosa, republicano por Texas que fue asesor de medios de comunicación hispanos para los ex presidentes Ronald Reagan, George H.W. Bush y George W. Bush. "No vemos que el electorado está cambiando y que necesitamos hacer cambios. Entre más tiempo enviemos mensajes que ofendan a los latinos, más nos vamos a tardar en recuperar el voto latino".

Los republicanos están ofreciendo algunas ramas de olivo a los electores hispanos. Los senadores salientes Jon Kyl de Arizona y Kay Bailey Hutchison de Texas presentaron el martes la propuesta Achieve Act, similar a la Ley Dream.

La iniciativa Achieve Act ofrece visas a algunos inmigrantes irregulares que llegaron antes de cumplir 14 años y ahora tienen 28 años o menos, están inscritos en el ejército o estudiando una carrera técnica o universitaria, pero de ninguna manera les permitiría recibir la ciudadanía.

La Ley Dream, que fue aprobada con poco margen en la Cámara de Representantes antes de ser rechazada en el Senado hace dos años, ofrecería la ciudadanía a los jóvenes hijos de inmigrantes que viven en el país de manera ilegal. Estas propuestas han sido calificadas de "amnistía" por legisladores republicanos y por Romney, quien prometió vetar el proyecto de ley.