WASHINGTON (AP) El gigante bancario británico HSBC pagará 1.900 millones de dólares para resolver una investigación de lavado de dinero por parte de autoridades federales y estatales estadounidenses, informó el lunes un funcionario policial norteamericano.

La investigación del banco, el más grande Europa por valor de mercado, se ha enfocado en la transferencia de miles de millones de dólares a nombre de naciones como Irán, que están bajo sanciones internacionales, y de fondos de carteles del narcotráfico mexicano mediante el sistema financiero estadounidense.

De acuerdo con el funcionario, el banco pagará 1.250 millones de dólares en decomisos y otros 655 millones en multas civiles.

La cifra de los 1.250 millones de dólares es el decomiso más fuerte que se haya efectuado en un caso relacionado con un banco. En virtud de lo que se conoce como acuerdo de enjuiciamiento diferido, el banco será acusado de violar la Ley de Secreto Bancario y la Ley contra Tratos con el Enemigo.

El funcionario habló bajo condición de guardar el anonimato porque no estaba autorizado a hablar oficialmente sobre el asunto.

Según el acuerdo, de proceso judicial diferido, HSBC admitirá ciertas acciones dolosas, dijo el funcionario, aunque los detalles de dichas acciones que admitirá ante un tribunal de Nueva York, por lo pronto, no se dieron a conocer el lunes.


Advertisement

Sin embargo, el acuerdo de proceso judicial diferido implica que el banco no se someterá a un juicio adicional si cumple ciertas condiciones, como el fortalecimiento de sus controles internos para prevenir el lavado de dinero. El Departamento de Justicia ha recurrido a menudo a estos acuerdos en casos que involucran a empresas grandes, sobre todo en acuerdos por cargos de cohecho internacional.

El funcionario policial dijo que se el anuncio oficial del acuerdo podría hacerse a partir del martes.

El banco, con oficinas centrales en Londres, ha dicho que está cooperando con las investigaciones, pero que esas conversaciones son confidenciales.

En cuanto a las acciones de HSBC en México, una comisión investigadora del Senado estadounidense reportó que en 2007 y 2008 HSBC México envió a Estados Unidos unos 7.000 millones de dólares en efectivo. El reporte de la comisión dijo que esa elevada cantidad de efectivo indicaba ganancias provenientes de las drogas.

Las autoridades estadounidenses han definido como un objetivo prioritario la lucha contra el lavado de dinero por parte de los bancos.

En otro caso el lunes, el banco Standard Chartered, , también británico, que fue acusado de asociarse de forma ilícita con el gobierno iraní para lavar miles de millones de dólares, firmó un acuerdo con los reguladores neoyorquinos para resolver la investigación, mediante un pago de 340 millones de dólares.

Desde 2009, los bancos europeo Credit Suisse, Barclays y Lloyds, han pagado acuerdos relacionados con acusaciones de supuestos movimientos de lavado de dinero para personas o compañías que están en una lista de sanciones en Estados Unidos.