El "Conejo" se convirtió hoy en el único jugador activo en Primera División con 40 años, y sólo ansía un regalo: un título más, lo que pretende
El "Conejo" se convirtió hoy en el único jugador activo en Primera División con 40 años, y sólo ansía un regalo: un título más, lo que pretende lograr con San Luis, que el domingo enfrenta a Chivas, en la Fecha 5 del Clausura 2013. (Agencia Reforma)
MÉXICO, DF 31-Ene .- Haber estado en 3 Mundiales con la Selección Mexicana, ser ídolo y campeón con Cruz Azul, y seguir vigente en el balompié no es suficiente para Óscar Pérez.

El "Conejo" se convirtió hoy en el único jugador activo en Primera División con 40 años, y sólo ansía un regalo: un título más, lo que pretende lograr con San Luis, que el domingo enfrenta a Chivas, en la Fecha 5 del Clausura 2013.

"Hoy en día es lo que más quiero, lo que más anhelo, el poder volver a ser campeón, el poder disfrutar esas vivencias que son inolvidables, es lo único que uno puede disfrutar, me faltan las palabras pero sí me gustaría ser campeón", explicó Pérez a CANCHA. "Sería extraordinario (coronarse con San Luis), ojalá que se pueda dar, sí me encantaría eso, eso es lo que más me gustaría antes de retirarme: el poder ser campeón y ya me iría más tranquilo".

El portero del Tri en Corea Japón 2002 y Sudáfrica 2010, además de ser suplente en Francia 1998, reconoció que su adiós está cerca, aunque una corona lo podría apresurar a colgar los guantes.

"Eso sería increíble, sería un sueño para mí muy bonito, (coronarme y retirarme) obviamente la recta final ya se está trazando porque ya no soy un chico de 20, 25 años que todavía tiene mucho tiempo por jugar", señaló.

"Yo sé que ya está muy cerca el que tenga que hacerme a un lado, pero bueno, ya llegará ese momento, pero sí me gustaría, antes de irme, el poder ser campeón".


Advertisement

Eso sí, el "Conejo" aún no se coloca una fecha para guardarse en su madriguera.

"Me siento bien físicamente, espero que pueda seguir contando con mis facultades, todo se va mermando, todo se va acabando y bueno, mientras yo pueda seguir, mientras pueda seguir demostrando que puedo estar al nivel de las exigencias del futbol, pues trataré de jugar", apuntó.

"Va a ser más espontáneo, va más por ahí, ahorita estoy en el presente, me siento bien, y a lo mejor mañana les puedo decir '¿saben qué? pues ya me retiro', pero hoy todavía no y seguiré preparándome y tratando de ser mejor".

Al llegar a las 4 décadas, Pérez es el jugador más grande en la Primera División, seguido por Oswaldo Sánchez con 39 años y Adrián García con 38.

De hecho, el arquero de los Reales se une a otros futbolistas que en la etapa de torneos cortos jugaron con 40 años o más a sus espaldas, como es el caso de Guadalupe Castañeda con 41, y Benjamín Galindo y los guardametas Hugo Pineda, Miguel Calero, Sergio Bernal y Adrián Martínez, con 40.