El ghanés Kevin-Prince Boeteng, del Milan, hace un gesto al público en busto Arsizio, el jueves 3 de enero de 2012. Un partido amistoso del equipo con el
El ghanés Kevin-Prince Boeteng, del Milan, hace un gesto al público en busto Arsizio, el jueves 3 de enero de 2012. Un partido amistoso del equipo con el Pro Patria de divisiones inferiores se suspendió en la jornada, por insultos racistas a los jugadores (AP Foto/Emilio Andreoli) (Associated Press)
MILÁN (AP) Un fiscal del ministerio público tiene previsto abrir una investigación penal después de que un partido amistoso entre el Milan y el Pro Patria de la cuarta división debió cancelarse a raíz de que un grupo de espectadores comenzó a corear cánticos racistas.

El fiscal en el poblado septentrional de Busto Arisizio podría buscar que se interpongan cargos de incitación al odio racial contra los seguidores del Pro Patria que insultaron a los futbolistas negros del Milan, informaron medios locales el viernes.

Un espectador de 20 años fue citado por la policía, luego de que reconoció su participación en el incidente. La policía analizaba imágenes en vídeo para identificar a otra decena de supuestos participantes.

Después de recibir varios insultos durante el partido del jueves, el volante ghanés Kevin-Price Boateng pateó el balón, disgustado, hacia una zona donde había espectadores. Acto seguido, se quitó la camiseta y abandonó la cancha junto con el resto de los jugadores del Milan.

Otros futbolistas del equipo, como Urby Emanuelson, Sulley Muntari y M'Baye Niang, fueron también objeto de los cánticos.

La federación italiana de fútbol anunció el jueves su propia investigación.

"¡Gracias por todo el apoyo y la comprensión... esto significa mucho!", escribió Boateng el viernes en Twitter.

La asociación de jugadores internacionales FIFPro expresó su apoyo a la decisión del Milan.

"FIFPro no está alentando a que otros jugadores abandonen directamente la cancha cuando son víctimas de abusos raciales", dijo Tony Higgins, vocero de la asociación para el tema del racismo. "Pero el mundo del fútbol debe darse cuenta de que tiene que cesar este comportamiento abusivo. El racismo no tiene lugar en la sociedad ni en el fútbol. Los jugadores del Milan enviaron un mensaje claro: 'si el racismo no para, entonces parará el fútbol".

El ex seleccionado francés Lilian Thuram, quien jugó en Italia con Parma y Juventus, destacó que ésta fue "la primera vez que un club grande asume la responsabilidad de dar un paso decisivo" al marcharse de la cancha.

"La indiferencia prevalece en la mayoría de los casos", dijo Thuram al diario Gazzetta dello Sport. "Los compañeros tienden a bajar la mirada, a ver hacia otro lado y a subestimar el sufrimiento de los jugadores de color que enfrentan esto.

"Por ello, aplaudo la sensibilidad de un gran jugador como (el capitán del Milan) Massimo Ambrosini", añadió Thuram. "Él asumió la responsabilidad, lo que nos da mucha ayuda en la lucha contra el racismo".

En tanto, el presidente del Pro Patria, Pietro Vavassori, anunció que abriría el estadio del club "a toda la gente de color" para su próximo partido, y la invitaría a sentarse en la tribuna de honor.

Vavassori consideró "comprensible" la reacción de Boateng.