JOHANNESBURGO (AP) Un informe de la FIFA sobre arreglo de partidos en la antesala del Mundial de 2010 halló "evidencia convincente" de que uno o más encuentros amistosos de la selección de Sudáfrica fueron arreglados antes del torneo, entre ellos dos contra Guatemala y Colombia.

La Asociación Sudafricana de Fútbol aceptó el sábado que fue "infiltrada" hace dos años por el ahora convicto Wilson Perumal y su compañía "falsa" organizadora de partidos Football4U, que en realidad era una pantalla para mafias asiáticas de apuestas.

No hay jugadores acusados de arreglar partidos. En cambio, se cree que los árbitros nombrados por Football4U habrían manipulado uno o más partidos de la selección anfitriona del Mundial antes del torneo. Perumal pudo haber sido ayudado por algunos dirigentes sudafricanos, indicó la asociación.

"Ahora se destapa la magnitud de la red de crimen internacional", dijo el director ejecutivo de la asociación sudafricana, Robin Petersen, después que el organismo recibió el informe de la FIFA.

La asociación no identificó los partidos, pero los triunfos de Sudáfrica 5-0 sobre Guatemala y 2-1 sobre Colombia a fines de mayo de 2010, dos semanas antes del Mundial, son los más sospechosos.

El árbitro de Níger, Ibrahim Chaibou, pitó tres penales por manos en el encuentro ante Sudáfrica el 31 de mayo, dos de ellos incorrectamente. Chaibou también es buscado por la FIFA para ser interrogado por su desempeño sospechoso en partidos en Africa, Asia y Sudamérica, en los que pitó una cifra inusual de penales, aparentemente como parte de fraudes de apuestas.

Los tres goles en el duelo Sudáfrica-Colombia del 27 de mayo fueron por penales. Un árbitro keniano pitó ese encuentro.

Sudáfrica también venció 4-0 a Tailandia y empató 1-1 con Bulgaria en otros partidos de fogueo para la Copa del Mundo.

"El informe de la FIFA levanta la interrogante si uno o más de estos amistosos antes del Mundial fue arreglado, y tiene evidencia convincente de que así fue", dijo la asociación sudafricana en un comunicado.

Perumal, oriundo de Singapur, ahora está preso en Finlandia por arreglar partidos en ese país.