Esta fotografía del 24 de julio de 2013 muestra a manifestantes tirados en el piso frente a la Casa Blanca durante un mitin en pro de la reforma
Esta fotografía del 24 de julio de 2013 muestra a manifestantes tirados en el piso frente a la Casa Blanca durante un mitin en pro de la reforma migratoria. El gobierno del presidente Barack Obama está considerando dar estatus de refugiados a los jóvenes hondureños como parte de un plan para reducir el número de menores que cruzan solos y sin autorización la frontera sur de Estados Unidos, dijeron el jueves 24 de julio de 2014 altos funcionarios de la Casa Blanca. (Foto AP/Evan Vucci/Archivo) (Associated Press)
WASHINGTON (AP) El gobierno del presidente Barak Obama negó erróneamente durante semanas en 2013 haber liberado a más 2.000 inmigrantes de varias cárceles porque funcionarios de menor rango no notificaron al secretario de Seguridad Nacional que los dejaban libres debido a asuntos de presupuesto, según un reporte de supervisión dado a conocer el martes.

El duramente crítico informe de 41 páginas del inspector general del Departamento de Seguridad Nacional también indicó que la Policía de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) no planeó de manera adecuada qué hacer ante el aumento de arrestos de inmigrantes en la frontera con México y no rastreó los fondos disponibles ni los gastó correctamente.

El Departamento de Seguridad Nacional no respondió a una solicitud de comentarios de The Associated Press.

Citando documentos internos de presupuesto, la AP reportó el 1 de marzo de 2013 que el gobierno había liberado a más de 2.000 inmigrantes en las dos semanas previas y planeaba liberar 3.000 más en medio de reducciones de presupuesto a la vista. La Casa Blanca y el Departamento de Seguridad Nacional negaron durante varias semanas la información de la AP hasta el 14 de marzo, cuando el entonces director del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas, John Morton, reconoció ante el Congreso durante una audiencia que esa agencia había liberado a 2.228 personas de centros de detención de inmigración, comenzando el 9 de febrero de 2013, por lo que dijo fueron "razones meramente relacionadas con el presupuesto".


Advertisement

En ese momento, Morton dijo a los legisladores que la decisión de liberar a los inmigrantes no se discutió previamente con funcionarios, incluidos los de la Casa Blanca y la entonces secretaria de Seguridad Nacional, Janet Napolitano. Dijo que las reducciones de presupuesto automáticas ya programadas fueron "el trasfondo (de la decisión)".

El inspector general, John Roth, confirmó la explicación de Morton y concluyó que altos funcionarios del ICE no informaron a Napolitano o a la Casa Blanca sobre las implicaciones del déficit de presupuesto de la entidad, y no notificaron a Napolitano de sus planes de liberar a los inmigrantes.

Días después que la AP publicó la información, Napolitano señaló que ésta "no era muy precisa" y que había desarrollado "su propia mitología".

"(La liberación) de varios cientos está relacionada con las reducciones de presupuesto, pero no fueron miles", dijo Napolitano en ese momento.

Se desconoce por qué Napolitano no corrigió sus declaraciones sobre la precisión de la información de la AP entre el 1 de marzo y dos semanas después, cuando Morton reconoció la liberación.

Funcionarios de Operaciones de Deportación (ERO) del ICE, que está a cargo de la detención de inmigrantes que enfrentan la deportación, pidieron repetidamente a Radha Sekar, jefe de Finanzas del ICE, información de presupuesto en los meses anteriores a la liberación masiva, pero nunca la recibieron. El resultado fue que autoridades de ERO comenzaron a deportar más inmigrantes para reducir la cantidad de personas que tenían detenidas, lo que llevó a gastar más en vuelos fletados, boletos en aerolíneas comerciales y horas extras de los agentes del ICE que escoltaban a los inmigrantes a sus países de origen.

El inspector general indicó que el ICE aún no ha mejorado los problemas de comunicación y transparencia de presupuesto que llevaron a la liberación e hizo cuatro recomendaciones para evitar problemas futuros, como la creación de un plan para dar al ICE "fuentes de financiamiento fiables y transparentes" para administrar el espacio para la detención de inmigrantes no autorizados.

En una respuesta por escrito, Sekar dijo que el ICE aceptó las recomendaciones.