En su casa, la palabra prohibido no existe. Por eso, Aylín Mujica decidió posar desnuda, a sus 38 años, para la edición de Playboy de este mes, pese a que
En su casa, la palabra prohibido no existe. Por eso, Aylín Mujica decidió posar desnuda, a sus 38 años, para la edición de Playboy de este mes, pese a que su hijo Mauro, de 19, le manifestó su oposición. (Agencia Reforma)
MÉXICO, DF 28-Feb .- En su casa, la palabra prohibido no existe. Por eso, Aylín Mujica decidió posar desnuda, a sus 38 años, para la edición de Playboy de este mes, pese a que su hijo Mauro, de 19, le manifestó su oposición.

"Yo les enseño valores a mis hijos y me respetan todo lo que hago con mi carrera. A Mauro no es que le fascine (mi desnudo), pero me lo respeta y me admira tanto que me lo ha dicho.

"No estoy de acuerdo en que él tenga el pelo largo, porque me gusta corto, pero se lo respeto porque es su cabello y su decisión. No estoy traficando con drogas ni asesinando a nadie, ni haciendo la guerra, simplemente enseñando un cuerpo desnudo, que es como Dios nos trajo al mundo", señaló la actriz, en enlace telefónico desde Miami, donde radica.

De acuerdo con Mujica, el cuerpo desnudo de una mujer no tiene nada de malo, por eso quisiera que su sesión no sea juzgada por moralistas ya que la hizo en un momento de su vida marcado por la introspección.

"Me siento más libre que nunca. Soy una mujer que está pasando por un momento maravilloso de introspección, aprovechando el año de la serpiente que estamos viviendo.

"Me gustaría romper los tabúes que hay en la vida porque son los que crean las violaciones, las personas que cargan con morbo y, además, acabaríamos con tantos problemas psicológicos si tuviéramos la conciencia de que un cuerpo desnudo no es nada más que eso", expresó.

Otra de las cosas que motivó a la cubana a quitarse la ropa fue que quiso honrar a la mujer demostrando que la edad no importa y, mucho menos, el haber dado a luz tres veces.

"Lo hice también como homenaje a las mujeres, que a veces estamos temerosas de la edad. Yo creo que el tiempo se ha detenido y, ahora, las generaciones son más longevas y los 40 son los nuevos 30. A pesar de que tengo tres hijos, no le tengo miedo a nada", recalcó.

A pesar de considerar que los años no pesan, la curvilínea actriz manifestó que trata de cuidar su cuerpo siempre y cuando su trabajo y el tiempo para sus hijos se lo permitan, puesto que evita matarse para sentirse y verse bien.

"No soy una mujer que se mata 25 horas en el gimnasio, para nada. Simplemente trato de ser una mujer activa. Me levanto temprano, llevo a mis hijos a la escuela y, si tengo tiempo y no estoy grabando, me voy a hacer ejercicio", explicó.

Como el templo que es su cuerpo, Mujica señaló que a veces hacen falta algunos arreglos, por lo que aceptó que, cuando lo considere adecuado, podría hacerse una intervención estética.

"No estoy en contra de las cirugías, pero soy una mujer bendecida. Después de que tuve mi tercer hijo (Violeta, de 2 años), quería hacerme una liposucción pero el doctor se rió en mi cara porque no había de dónde sacar grasa. No creo que sea una mala idea, pero en el momento en que crea que sea necesario, lo haré", mencionó.