Un vehículo de la Patrulla Fronteriza recorre un sector de la frontera estadounidense en El Paso, Texas.
Un vehículo de la Patrulla Fronteriza recorre un sector de la frontera estadounidense en El Paso, Texas. (Mark Lambie/El Paso Times)
"La frontera es segura. Vamos a proseguir".

Ese fue el mensaje que aproximadamente cien residentes fronterizos, incluyendo varias autoridades de El Paso, dieron a conocer en Washington, D.C.

"Les pedimos que empiecen a enfocar sus recursos en lo verdaderamente importante como mejorar los puertos de entrada para que podamos reducir los tiempos de espera en los cruces internacionales", señaló durante una entrevista telefónica la juez del condado Verónica Escobar.

Escobar fue una de los varios líderes fronterizos que participaron en la conferencia de prensa sobre inmigración realizada en el Capitolio.

"Nuestro objetivo como delegación es informar a los legisladores sobre la realidad de nuestra frontera para que podamos dejar a un lado el tema de la seguridad en la misma. Ya hemos excedido las medidas de seguridad establecidas y no hay nada más que podamos hacer para que la frontera esté más protegida".

"Cuando escucho que algunos legisladores dicen que desean garantizar la seguridad de la frontera antes de adoptar una reforma migratoria, para mí eso significa más muros y aeronaves sobrevolando el área. También necesitamos evitar que nuestro objetivo sea ocupar todas las camas de los centros de detención".

A principios de esta semana, las autoridades del Departamento de Seguridad Nacional anunciaron que debido a los recortes presupuestales tendrían que dejar en libertad a los detenidos que se encuentran en custodia por parte del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas y cuyo proceso migratorio está aún pendiente.

Los agentes de ICE en El Paso señalaron que desconocen cuántos detenidos de los Condados de El Paso y Otero serán puestos en libertad bajo la nueva disposición. Ambos centros tienen capacidad para retener a mil 639 personas.

Los senadores Jeff Flake, de Arizona, y Jeff Sessions, de Alabama, criticaron la iniciativa y la catalogaron como una táctica por parte de la administración del Presidente Obama.

El jueves, el Proyecto Constitucional (TCP) en Washington, D.C. alabó la medida de liberar a los inmigrantes que no representen ningún peligro.

"Hemos argumentado desde hace tiempo que el gobierno federal no debe detener a los inmigrantes, algunas veces bajo condiciones insalubres e inhumanas, cuando éstos no representan ninguna amenaza para la seguridad pública y pueden ser monitoreados utilizando otros métodos", señaló la presidenta de TCP Virginia Sloan.

Escobar agregó que la conferencia de prensa de este jueves fue cubierta por la prensa nacional y patrocinada por el congresista Raúl Grijalva.

El congresista Beto O Rourke y los miembros de la Red Fronteriza de Derechos Humanos también estuvieron presentes en la sesión.

"El mensaje que transmití hoy junto con otros líderes de la región fue que la frontera es más segura que nunca y ya es tiempo para una reforma migratoria que reúna a las familias e impulse nuestra economía. El mejor ejemplo de una frontera segura es El Paso", indicó O Rourke.

Christina Parker, portavoz de la Red Fronteriza de Derechos Humanos, señaló que el mensaje de la delegación de El Paso fue muy bien recibido por parte de la mayoría de los legisladores en la capital de la nación. "Ellos lo escucharon y mantuvieron una mentalidad abierta", señaló Parker.

Diana Washington Valdez puede ser contactada en dvaldez@elpasotimes.com