Michael Jackson Apodaca recibe indicaciones de su abogada antes de testificar en corte durante el juicio que se le sigue a Juan Gerardo Gracia Jr.En la
Michael Jackson Apodaca recibe indicaciones de su abogada antes de testificar en corte durante el juicio que se le sigue a Juan Gerardo Gracia Jr. En la audiencia se conocieron detalles sobre el asesinato premeditado de un importante miembro del Cártel de Juárez ocurrido en El Paso, durante el 2009. (El Paso Times)
Detalles sobre el asesinato premeditado de un importante miembro del Cártel de Juárez ocurrido en El Paso, durante el 2009, salieron a la luz pública este martes durante el juicio que se le sigue a Juan Gerardo Gracia Jr., uno de los acusados en el caso.

A Gracia Jr., de 19 años, se le acusa de haber participado en la muerte a tiros de José Daniel González Galeana, ocurrida al exterior de su residencia ubicada en Pony Trail Place el 15 de mayo del 2009.

Se cree que el homicidio de González es la primera muerte en El Paso relacionada con los cárteles de droga desde que el brote de violencia azotó a Juárez durante el 2008.

El mejor amigo de Gracia, el ex soldado Michael Jackson Apodaca, subió al estrado de la corte distrital y relató cómo le disparó a quemarropa a González Galeana.

Los fiscales estatales habían buscado la pena de muerte para Apodaca quien admitió haber asesinado a la víctima. En el 2011, Apodaca firmó un acuerdo de culpabilidad en el que podría obtener libertad condicional si atestiguaba en contra de Gracia y de otro de los acusados, Rubén Rodríguez Dorado.

Durante su testimonio del martes, Apodaca señaló que Gracia le había dicho en el 2008 que Rodríguez Dorado, quien pertenecía al cártel de Juárez, andaba en busca de alguien que asesinara a González Galeana y que le pagaría a cada uno cinco mil dólares.

Apodaca declaró que la razón del asesinato fue porque González Galeana se había convertido en un informante del gobierno, le debía dinero al cártel y podría haber asesinado a algunas personas en Juárez aunque no especificó a quién.

Apodaca atestiguó que él, Gracia y Rodríguez Dorado frecuentemente se reunieron en casa de un amigo en común, localizada en la calle Val Verde, para planear el asesinato. Rodríguez presuntamente les habló a Gracia y Apodaca sobre una segunda casa en la que González Galeana vivía en el Valle Alto. El testigo señaló que él y Gracia en una ocasión fueron a la mencionada residencia y vieron a la víctima afuera de ésta junto a su esposa e hijos.

"Si hubiera querido lo hubiera matado en ese momento pero no lo hice porque sólo me quedaba una bala en mi arma calibre .22", indicó Apodaca.

En otra de las reuniones de los cómplices en la casa de la calle Val Verde, Rodríguez Dorado decidió que Apodaca fuera el asesino.

El día del homicidio, éste recibió una llamada por parte de Gracia pidiéndole que se reunieran en la misma vivienda. Cuando Apodaca llegó, se encontró con Gracia, Rodríguez Dorado y con el cuarto acusado, Christopher Durán, quien era un amigo de la infancia tanto de él como de Gracia.

Rodríguez Dorado les indicó que se vieran en una tienda de autopartes en Canutillo y que se dirigieran al lugar en diferentes vehículos. Apodaca iría con el propietario de la vivienda de Val Verde y lo dejaría cerca de la intersección de Strahan Road y Artcraft Road. De ahí, Apodaca se dirigiría hacia la casa de González Galeana, le dispararía y posteriormente correría varias cuadras hacia el vehículo de Rodríguez Dorado que se encontraría estacionado en la calle Artcraft.

Durán fungiría como vigilante y alertaría sobre la presencia de alguna patrulla policíaca.

Cuando Apodaca y su amigo se dirigían hacia la casa de la víctima, vieron cuando ésta se marchaba de ahí. Rodríguez Dorado los instruyó para que se reunieran de nuevo en la tienda de autopartes.

Rodríguez Dorado les indicó a Apodaca y a Durán que se dirigieran a la casa de González Galeana en el este de la ciudad. En el lugar, Apodaca se bajó del vehículo corrió hacia donde se encontraba González Galeana, quien se disponía a entrar en la vivienda, y le disparó en ocho ocasiones.

Cuando Apodaca le confirmó a Rodríguez Dorado que ya había liquidado a la víctima, éste les pidió que se reunieran con él en la casa de Val Verde.

Una vez que lo hicieron, Rodríguez Dorado presuntamente tomó las partes de la pistola, la cual ya había sido destruida por Apodaca, y las roció con WD-40. Además quemó la camisa de éste en una parrilla.

Aproximadamente dos días después, el testigo le dijo a Gracia que Rodríguez Dorado le debía una cantidad superior a los cinco mil dólares que había ofrecido ya que él había sido el que había asesinado a la González Galeana. Una semana después, Rodríguez Dorado le dio a Apodaca siete mil 500 dólares envueltos en un plástico y con el apodo de "Smurf" escrito en él.

Durante un testimonio anterior, un ex agente de la policía de El Paso y un teniente policíaco testificaron que poco tiempo después del tiroteo, un agente de Inmigración y Control de Aduanas, ICE, en Washington, D.C. supo los detalles del incidente mediante una conversación telefónica con ambos. Asimismo, uno de ellos declaró que agentes de ICE habían llegado a la escena del crimen.

Durante una audiencia en el juicio en contra de Rodríguez Dorado, se reveló que éste era informante de ICE. En ésta misma, también se dio a conocer que tanto Rodríguez como González Dorado se reportaban con el mismo agente de ICE.

Se espera que Apodaca continúe con su testimonio este miércoles en la Corte Distrital no. 210.

Adriana M. Chávez puede ser contactada en achavez@elpasotimes.com