(El Paso Times)
CIUDAD JUAREZ Cada vez que Lilia Irasema Mendoza se entera de un nuevo caso de una joven desaparecida o muerta, revive el dolor que pasó hace 18 años. Su hija, Miriam Adriana Velásquez Mendoza, fue encontrada muerta en un dique cinco días luego de desaparecer. Tenía sólo 14 años.

"Es una tortura sin fin", expresó.

Ella es una de dos docenas de madres de mujeres asesinadas o desaparecidas que quieren encontrar maneras de acabar con el dolor y con la violencia en contra de mujeres a través de concienciar a la población sobre el problema.

Las mujeres, que han formado la organización Mujeres en Busca de Justicia, tomarán el primer paso para alcanzar esa meta el próximo miércoles en un evento público para conmemorar los feminicidos en Juárez desde 1993, cuando las desapariciones y asesinatos de mujeres comenzaron a tomar notoriedad.

(El Paso Times)

El evento, denominado 20 años de Lágrimas y Desenredando el Nudo de la Injusticia, será a las 11 a.m. en el Monumento a la Mujer en el antiguo campo algodonero donde ocho cuerpos de mujeres fueron encontrados en noviembre del 2001, localizado en la intersección de las avenidas Paseo de la Victoria y Ejército Nacional.

La fiscal especial de Crímenes en Contra de Mujeres y Trata de Blancas Nelly Montealegre Díaz y otras autoridades de gobierno están programadas para participar en el evento, dijo la activista Victoria Caraveo, la representante legal de la organización.

Durante el evento las miembros de Madres en Busca de Justicia discutirán lo que las autoridades no han hecho y lo que necesitan hacer para resolver las desapariciones y asesinatos de mujeres en las dos últimas décadas.


Advertisement

También urgirán a otras madres que han perdido a sus hijas y sido desanimadas para encontrar justicia a que continúen en la lucha.

"Tienen que seguir fuertes y alzar su voz", dijo Emilia Barrios, una miembro de la organización cuya hija Violeta Alvídrez Barrios, de 18, fue encontrada muerta hace 10 años. "Es difícil, pero a veces es la única manera de presionar a las autoridades para que hagan su trabajo".

Dijo que ha sido objeto de burlas y hostigada por parte de las autoridades al exigirles encontrar a la persona o personas responsables por la muerte de su hija.

El cadáver de Alvídrez barrios fue uno de tres cuerpos de mujeres desnudos descubiertos el 17 de febrero del 2003 en el cerro Cristo Negro, al oeste de Juárez. Las mujeres fueron violadas y estranguladas, de acuerdo con archivos periodísticos.

Barrios dijo que su hija, una estudiante de preparatoria quien también trabajaba en una maquila, desapareció en el trayecto a la escuela en la zona centro una semana antes de que fuera encontrada asesinada.

No ha habido arrestos en el caso de Alvídrez Barrios ni en la mayoría de los casos de mujeres desaparecidas o asesinadas, de acuerdo con Madres en Busca de Justicia.

La portavoz de la Fiscalía Especializada de Atención a Mujeres Víctimas del Delito, Silvia Nájera, dijo que todos los casos están siendo activamente investigados. Desde enero, la dependencia ha resuelto 11 casos de mujeres que fueron reportadas como desaparecidas en el 2012 y años anteriores. Todas fueron encontradas vivas.

En la actualidad, la fiscalía especializada está trabajando en 97 casos de mujeres desaparecidas desde 1993.

Nájera dijo que la dependencia también está trabajando con antropólogos forenses internacionales y otras corporaciones policíacas, incluyendo de Estados Unidos, en casos donde las mujeres fueron encontradas muertas.

Aunque eso ha sido uno de pocos avances que las autoridades han hecho para resolver los feminicidios en Juárez, para Madres en Busca de Justicia es insuficiente.

"Deberían de trabajar no sólo en encontrar a las desaparecidas, sino en cómo prevenir sus desapariciones o muertes", dijo Ana María Alarcón, madre de Esmeralda Juárez Alarcón, quien tenía 16 años de edad cuando desapareció el 7 de enero del 2003.

Juárez Alarcón fue otra de las mujeres encontradas en el cerro Cristo Negro.

Alarcón dijo que, durante el evento, las miembros de la organización empujarán por implementar un programa de concientización de violencia contra las mujeres en preparatorias en donde los familiares de las víctimas participen.

"Ya no les podemos decir a nuestras hijas que tengan cuidado, pero a través de este programa se los podemos decir a otras jovencitas como si fueran nuestras hijas", dijo.

Lorena Figueroa puede ser contactada en lfigueroa@elpasotimes.com; 546-6129.