Diana Natalicio, Presidenta de UTEP.
Diana Natalicio, Presidenta de UTEP. (Mark Lambie/ El Paso Times)
EL PASO.- En los casi 100 años de vida de la Universidad de Texas en El Paso, Diana Natalicia ha sido su tenaz presidente por un cuarto de siglo.

Natalicio, de 73 años, dijo que habiendo crecido en St. Louis, Missouri, siempre se vio como una maestra, pero nunca imaginó que sería la persona que supervisaría el progreso de una creciente universidad que busca convertirse en una institución de primer rango a nivel nacional en lo que ser refiere a investigación.

El 11 de febrero, Natalicio celebró sus 25 años al frente de la universidad, algo que es poco común en este tipo de instituciones.

De acuerdo a un estudio de 2012 del American Council on Education s, el presidente de una típica universidad en Estados Unidos es un hombre de 61 años, blanco, con un doctorado en educación que ha estado en esa posición por siete años, un perfil que no ha variado en los últimos 25 años, o desde que Natalicio se convirtió en presidenta de UTEP.

Natalicio, quien tiene un doctorado en linguistica, dijo durante una entrevista con El Paso Times el viernes que no se ve a si misma reduciendo el paso pronto.

"Siempre he dicho que haré esto tanto tiempo como siga levantándome emocionada y contenta con el trabajo que estoy haciendo y el impacto que UTEP esta teniendo", dijo Natalicio said. "Para mi, es sobre todo los resultados del trabajo, y en la medida en que vea que estamos obteniendo los resultados que hemos buscado, me sentiré energizada y con deseo de continuar".

Natalicio es la presidenta con más tiempo en esa posición en UTEP y es también la primera mujer en ese cargo en la historia de la institución. Ella además es la primera ex profesora de UTEP en ser nombrada presidenta.

Cuando ella empezó en UTEP en 1988, su salario anual era de 95,000 dólares. Su salario actual es de 391,755 dólares, un poco más arriba de la media nacional de 383,000 dólares en instituciones públicas de investigación, de acuerdo al Chronicle of Higher Education.

En 2010 Natalicio rechazó un incremento de dos porciento a su salario diciendo que "en tiempos económicos difíciles, mi salario es bastante adecuado".

Natalicio creció en una modesta familia en St. Louis. Sus padres no fueron a la universidad, pero la alentaron a ella y a su hermano a obtener una licenciatura. Después de trabajar por un tiempo en una compañía manufacturera, un trabajo que Natalicio encontraba aburrido y poco recompensante, ella regresó a su sue õ de enseñar y se inscribió en la Universidad de St. Louis.

Sus antecedentes son familiares a los de muchos estudiantes de UTEP, quienes son primera generación en asistir a la universidad y que usualmente combinan sus estudios con el trabajo.

"Puedo entender lo que muchos de nuestros estudiantes están sintiendo, especialmente en el primer semestre", dijo Natalicio. "Yo estaba tan asustada cuando fui a la Universidad de St. Louis que casi reprobaba. No sabía que esperar... Estaba tan mal preparada y estaba compitiendo con gente que había a otras escuelas de preparación. Cuando llegué ahí, ellos me asustaron. Al final los superé, pero al principio parecían tan conocedores...pero por supuesto estaban presumiendo".

Una vez en UTEP, Natalicio empezó con una posición temporal, luego logró una posición de tiempo completo como profesora. Después se convirtió en vicepresidente de Asuntos Académicos, Directora de Liberal Arts y Jefa del departamento de Lenguas Modernas.

En su tiempo como presidenta, la inscripción a UTEP se ha incrementado de 14,971 a mas de 22,700 estudiantes, 90 por ciento de los cuales reflejan la demografía de la región. El presupuesto de UTEP también se ha incrementado de 65 millones en 1988 a 400 millones de dólares actualmente.

Hoy en día, la universidad esta planeando las celebraciones para el proximo año cuando conmemorará sus 100 años de existencia, mientras trata de sacar adelante varios proyectos para mejorar la infraestructura del campus.

En los últimos 10 años, la universidad ha gastado cerca de 400 millones de dólares en construcción y renovación de los edificios para ciencias, ingeniería y salud, junto con otros proyectos para mejorar la calidad de atención a los estudiantes, tales como estacionamientos y una nueva librería.

En la próxima década, los visitantes de UTEP verán un campus casi cerrado al tráfico vehicular y los peatones podrán caminar por pasillos sombreados que conecten al centro del campus.

El presidente del Sistema de Universidades de Texas, Francisco Cigarroa, se refiere a Natalicio como una mentora, que ha llevado a la universidad a enfrentar los retos.

"Ella es un sueño hecho realidad", dijo Cigarroa. "Puedes caminar en UTEP cualquier día y puedes sentir la emoción. La gente todavía busca su liderazgo y lo puedes sentir. Yo estoy muy orgulloso de ella".

Muchos otros que han trabajado de cerca a Natalicio atribuyen a su trabajo la confianza y habilidad que ha ganado la universidad para enfrentar retos como el convertirse en un campus de investigación reconocido a nivel nacional, o Tier One para 2018.

"La doctora ha estado sido muy activa en la busqueda de beneficios para alumnos, maestros y personal. Ella no solo ha lguiado agresivamente a UTEP a través de un extenso periodo de cambio, pero también ha sido la fuerza detrás del cambio. Ella ha sido mentora para un grupo grande de admnistradores jóvenes. Ella es un verdadero tesoro de El Paso", dijo Jose Manuel de la Rosa, vicepresidnete de asuntos de salud del Centro de Ciencias de Texas Tech University y dean fundador del Paul L. Foster School of MEdicine.

Natalicio dijo que la universidad está en el camino de convertirse obtener el estatus de Tier One.

"Los últimos datos son muy promisorios", dijo Natalicio. "En fondos federales, estamos en el segundo lugar entre las ocho universidades que están compitiendo por dólares para la investigación. Solo la Universidad de Houston está adelnte de nosotros, lo cual es un gran logro. Lo sabemos y estamos construyendo momentum. Yo creo que muy pronto, llegaremos a esa meta".

UTEP ofrece 19 doctorados y tuvo un total de 727 estudiantes inscritos en doctorado a finales del año pasado. Entre los criterios para acceder al dinero que ayudaría a UTEP a lograr el estatus Tier One se encuentra el que la universidad otorgue 200 doctorados por año.

E 2011-12, UTEP otorgó 79 doctorados, un incremento de 59 comparado con 2008-09. Generalmente las universidades que ganan estatus de Tier One gastan alrededor de 100 millones de dólares anuales en investigación y son conocidas por tener maestros y programas académicos de excelencia. UTEP tiene un portafolio de 80 millones de dólares anuales en investigación y esta creciendo cada año.

Adriana M. Chávez may be reached at achavez@elpasotimes.com; 546-6117.