El perito estadounidense Bryan Dunagan afirmó que creen firmemente que el gas metano causó la explosión en el edificio B2 de Pemex, aunque falta por
El perito estadounidense Bryan Dunagan afirmó que creen firmemente que el gas metano causó la explosión en el edificio B2 de Pemex, aunque falta por determinar de dónde provino éste. (Agencia Reforma)
México D.F., 7 de febrero.- El perito estadounidense Bryan Dunagan afirmó que creen firmemente que el gas metano causó la explosión en el edificio B2 de Pemex, aunque falta por determinar de dónde provino éste.

"Creemos firmemente que fue metano y no otro gas porque se trató de una explosión limpia", dijo Dunagan en una conferencia de prensa ofrecida en conjunto con otros funcionarios de Pemex.

Al respecto, Mauricio Chequer, director industrial de SGS en México, señaló que se investiga si un ducto de gas natural, que está fuera de operación, originó la intrusión del gas metano en la base de cimentación.

Agregó que se consideran otras dos posibilidades sobre el origen del metano: la red hidrosanitaria del complejo de oficinas y el subsuelo.

"Nos enfocamos en determinar de dónde proviene ese gas e intentamos replicar esa intrusión para poder determinar si la acumulación se generó a través de los años", refirió Chequer.

Al ser cuestionado sobre la razón por la que no se registró fuego tras la explosión, Dunagan explicó que el gas metano consume el oxígeno en la zona, por lo que no existe el necesario para alimentar un incendio.

"Para causar una ignición en metano no se necesita gran cantidad de calor, sólo necesitas una chispa, que puede provenir de una instalación eléctrica o de la estática", abundó Dunahan."Si se se excede una cantidad de concentración de metano en el aire, el metano desplaza el oxÌgeno del aire, y si hay mucho metano, no hay oxígeno, y para causar el fuego necesitas oxígeno (.


Advertisement

..) La explosión consumió el oxÌgeno por lo que no hubo fuego".

Detalló que otras de las causas por las que consideran que el metano provocó la explosión es que este gas provoca una explosión "limpia", que no deja residuos.

"Todo lo que es la seguridad desde el punto de vista de los edificios esta totalmente cubierta se están siguiento todas la prácticas y protocolos para que así sea"

"Se han revisado todos los sotanos, todas las partes donde pudiera haber acumulaciÛn de gas para evitar cualquier similitud con lo que paso el en B2 y en todos lo casos hemos tenido un nivel de explosividad cero".

Respecto al hallazgo de un regulador y un tubo que dieron positivo en gas metano como parte de la investigación de la PGR, funcionarios de la paraestatal refirieron que en los planos del inmueble no aparecen ningún elemento de este tipo.