Sede de la calificadora de deuda Standard & Poor’s en Nueva York, el 9 de octubre de 2011. El gobierno de Estados Unidos presentó  el lunes  4 de
Sede de la calificadora de deuda Standard & Poor's en Nueva York, el 9 de octubre de 2011. El gobierno de Estados Unidos presentó el lunes 4 de febrero de 2013 ante una corte federal una denuncia civil contra S&P a la que acusa de fraude por conceder altas calificaciones a bonos de hipotecas peligrosos que contribuyeron a la crisis financiera. (AP Foto/Henny Ray Abrams, File) (Associated Press)
WASHINGTON (AP) El gobierno de Estados Unidos acusó de fraude a la agencia de calificación crediticia Standard & Poor's por conceder altas evaluaciones a bonos peligrosos de hipotecas que contribuyeron a la crisis financiera.

En una denuncia civil presentada el lunes en la noche, el gobierno dijo que S&P engañó a los inversionistas al afirmar que las calificaciones que hacía eran objetivas y "ajenas a la influencia de cualquier conflicto de intereses".

Afirmo que la pretensión de S&P de hacer ganancias y lograr una participación en el mercado causó que la calificadora ignorara los riesgos que representaban las inversiones entre septiembre de 2004 y octubre de 2007.

Las acusaciones constituyen la primera medida efectiva que adopta el gobierno contra esta importante calificadora en relación con la peor crisis financiera ocurrida desde la Gran Depresión.

Según el documento que presentó el gobierno ante una corte federal en Los Angeles, mediante el presunto fraude fue posible la venta de las inversiones a los bancos. El gobierno basó su acusación contra S&P en una ley que tiene como propósito garantizar que los bancos hagan inversiones seguras.

S&P, una unidad de la firma McGraw-Hill Cos., con sede en Nueva York, rechazó que hubiera cometido alguna irregularidad y afirmó que cualquier demanda en su contra carecerá de méritos para que proceda.

Si se determina que S&P cometió infracciones del orden civil podría afrontar multas y restricciones a la manera como hace negocios. El gobierno dijo en su denuncia que desea la imposición de sanciones financieras.

La medida no implica acusación penal alguna. Los detractores censuran desde hace tiempo que el gobierno no haya presentado cargos penales contra ninguno de los actores importantes de Wall Street implicados en la crisis financiera.

Los cargos penales obligarían una carga de la prueba mayor y conllevarían posibles penas de prisión.

Las acciones de McGraw-Hill ganaban el martes 11 centavos y se ubicaban en 50,41 dólares antes de la sesión mercantil. El día anterior perdieron casi 14 centavos ante la expectativa de que el gobierno presentara la denuncia.

Los papeles de Moody's Corp., matriz de Moody's Investors Service, otra agencia calificadora, subieron 53 centavos y alcanzaron 49,98 dólares antes del inicio de la jornada bursátil. El lunes cerraron con baja de casi 11%.