(Reforma)
CIUDAD JUÁREZ, Chihuahua 2-Feb .- Con llanto y enojo, madres de mujeres desaparecidas de Ciudad Juárez reclamaron al Gobernador desatención en sus casos y lo urgieron a cumplir con un pliego petitorio para implementar nuevas estrategias que permitan localizarlas con vida y entregar los cadáveres de quienes permanecen en el Servicio Médico Forense.

"La autoridad a veces es muy deficiente, soy el primero en reconocerlo", les respondió Duarte, quien prometió reestructurar la operación de la Fiscalía encargada de resolver los delitos de género.

La reunión se realizó desde las 8:00 horas y que se prolongó por más de dos horas de manera pública en la Plaza Misión de Guadalupe, en el Centro, donde una a una, Duarte escuchó las quejas y peticiones de las madres, quienes le recordaron tuvieron que hacer una caminata desde Ciudad Juárez hasta Chihuahua para concretar la reunión de hoy.

Con las mantas sobre su cuerpo con la fotografía de sus hijas y sus datos generales, las madres dijeron al Gobernador que los investigadores las relegan y prácticamente la información que entregan es la misma que ellas entregan sobre el entorno familiar.

"No queremos besos, queremos justicia", gritaban las madres y diversos organismos que las acompañaron a la reunión, cuando el Gobernador se acercó a ellas para saludarlas personalmente, rodeado de un fuerte dispositivo de seguridad.

Olga Esparza, madre de Mónica Alanís Esparza, una estudiante de la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez (UACJ), que desapareció a los 19 años en el 2009, le exigió resultados contundentes y en el corto plazo contra el feminicidio, la desaparición de mujeres y la trata de personas.

"Ante la indolencia gubernamental las madres de mujeres desaparecidas y asesinadas han tenido que hacer el trabajo que por ley le corresponde al Estado, que usted en este momento representa", dijo.

"No se puede decir que actualmente ante la problemática del feminicidio y la desaparición de mujeres en estado de Chihuahua se han tenido resultados o que el problema no es grave".

Actualmente, dijo, jóvenes mujeres se pierden todos los días en el Centro de Ciudad Juárez.

Francisca Galván, asesora legal del Comité de Madres y Familiares con Hijas Desaparecidas, le leyó a Duarte un pliego de peticiones, como el cese de una funcionaria a la que identificaron con el apellido de Sandoval, por considerar que no responde a las necesidades de las madres.

Pidió también un informe público de la identificación de los restos que permanecen en el Servicio Médico Forense y que se entreguen de inmediato para lo cual dieron un plazo de 30 días luego de realizar al menos dos exámenes de ADN.

Las madres solicitaron en el documento la entrega con vida de sus hijas y que se realicen reuniones mensuales para conocer a detalle los avances en las investigaciones.

Tras escuchar las peticiones, una mujer le gritó: "Diga algo, no nomás diga que sí".

Otra mujer le indicó que ojalá y a ningún funcionario se le perdiera una hija, porque entonces sí moverían cielo y tierra para hallarla, por lo que cuestionó si su condición de pobreza las exime de la justicia.

"La autoridad es muy competente cuando quiere", externó. "No queremos simulaciones".

Duarte, quien estuvo acompañado por su esposa Bertha Gómez, el Alcalde Héctor Murguía y el Fiscal General del Estado, Carlos Manuel Salas, entre otros funcionarios, les indicó que lo que ha buscado es que un tema tan doloroso en Chihuahua y en el País tome un curso diferente.

Indicó que hay heridas abiertas y que mientras no se resuelva un sólo caso, aunque se hayan esclarecido otro, no se habrá resuelto la problemática.

El Jefe del Ejecutivo Estatal, quien dijo tener la conciencia tranquila, mencionó que sin querer justificar que Chihuahua atravesó por una crisis por la violencia, recibía con apertura el pliego.

"Yo no tengo nada que ocultar de ningún caso, ni antes de mi Gobierno, ni ahora", aseguró. "Yo no tengo resistencia a sus reclamos legítimos".

Les explicó que por ley no puede entregar los cuerpos que permanecen en el Semefo y que suman 16, porque no ha habido una identificación plena, pero recordó que cuando se registra se entregan los datos a la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH).

Tras indicarles que entendía su dolor y que no había palabras que lo amainaran, les reiteró que realizará ajustes en su personal.

"Vamos a remover a los funcionarios que tengamos que remover", dijo.

Las mujeres le reclamaron que si entendía el dolor, entonces por qué las dejó plantadas, primero en Palacio de Gobierno al concluir la caminata que emprendieron desde Ciudad Juárez, cuando sabía que se dirigían a buscar una entrevista con él.

El Gobernador aprovechó para aclararles que él tuvo la intención de alcanzarlas en Ahumada, pero que se negaron.

Luego de asegurar las madres que no fue verdad, Duarte indicó que la negativa se la comunicó su Secretario de Gobierno, con quien estuvo en contacto al estar fuera del estado.

Las madres también incluyeron al Alcalde Héctor Murguía en la responsabilidad sobre la seguridad, éste intentó responder explicando en principio las causas de por qué hay tanta desigualdad.

"¡Por políticos como usted!", le gritó una mujer. "¡Por eso tienes policías, güey!", agregó otro hombre.

El Edil les preguntó porqué le decían esa palabra y les advirtió que también puede ser grosero.

"Ya lo eres", respondió otra persona.

Tras una serie de preguntas y respuestas, mezcladas con llanto, angustia y enojo, otra madre le indicó al Gobernador que su hija tenía un mes de desaparecida y que le pedía apoyo para localizarla porque no quería vivir cuatro o más años como sus compañeras, sin saber dónde están.

"Quien la tenga, que ya por favor, yo soy la abuela, ya no aguanto esta situación, yo me desespero día y noche, ya no duermo, que tengan compasión de nosotros, toda la familia, que ya quiero que venga mija, así como se la llevaron así la quiero, o como sea, porque no es la primera ni la última", dijo una mujer al Gobernador. "Yo no quiero irme de aquí de este mundo sin ver a mi niña".

Las madres le indicaron que el personal de la Fiscalía incluso se burla de sus casos, como recientemente cuando preguntaron por la investigación de una menor de 13 años de edad que desapareció y les dijeron que ya la habían encontrado.

La madre indicó que al llegar a pedir apoyo al Comité, le preguntaron que por qué si personal de la Fiscalía les había dicho que ya la habían ubicado, a lo que respondió que era mentira.

La audiencia con las madres se volvió una general al llegar gente con otras peticiones, desde agresiones de policías municipales y hasta la cobra de cuotas en escuelas.

Tras concluir la reunión pública, el Gobernador escuchó de manera privada casos particulares, dentro del Museo de la Revolución de la Frontera, localizado a un lado de la Plaza Misión de Guadalupe.