El Presidente Barack Obama celebró la propuesta de reforma migratoria que presentaron ayer un grupo de senadores republicanos y demócratas, pero subrayó que dicha iniciativa debe votarse cuanto antes y no debe quedar en el debate.

En un evento en Las Vegas, frente a una audiencia con una alta participación de hispanos, Obama subrayó que la reforma migratoria debe contener tres principios básicos: aplicación de la ley, un camino a la ciudadanía y la renovación del sistema migratorio.

"Por primera vez los republicanos y demócratas buscan atacar este problema juntos, están trabajando en una solución", dijo Obama, recibiendo una fuerte ovación.

"No podemos quedarnos en el debate".

Como lo ha hecho desde su primer mandato, Obama subrayó que se debe abrir un camino a la ciudadanÌa para los 11 millones de indocumentados, no obstante, destacó, no ser· un proceso fácil, pues para ello se deberán cumplir con medidas como la revisión de antecedentes, que paguen impuestos, que paguen una multa y que aprendan inglés.

Las ideas presentadas hoy por Obama son prácticamente las mismas que delineó el grupo de senadores republicanos y demócratas.

En este sentido, el Presidente subrayó que los partidos no siempre tienen que tener propuestas contrarias, y recordó que tanto el demócrata Ted Kennedy como el republicano George W. Bush respaldaron la renovación del sistema migratorio.

"Estoy aquí porque casi todos los estadounidenses están de acuerdo en que llegó el momento de aprobar una reforma migratoria, porque los líderes de ambos partidos están de acuerdo en que ahora es el momento de dar la bienvenida a los migrantes que aún ven Estados Unidos como la tierra de oportunidades", dijo el Presidente.

"Somos una nación de inmigrantes, la promesa que vemos en los que llegan ha sido una de nuestras mejores fortalezas, ayuda a mantener nuestro país joven", agregó.

Obama reconoció que la mayorÌa de los 11 millones de indocumentados cruzó de manera ilegal a Estados Unidos, pero recordó que hoy sólo buscan sobrevivir como cualquier otro estadounidense y que lamentablemente se enfrentan a muchos obstáculos para lograrlo, como largas jornadas de trabajo y salarios más bajos que el mÌnimo.

"Si estamos comprometidos para fortalecer nuestra clase media y engrandecerla tenemos que corregir el sistema migratorio, tenemos que estar seguros de que cada negocio y trabajador opera bajo las mismas reglas", apuntó el mandatario.