MEXICO (AP) Después de meses de polémica, el gobierno de la Ciudad de México retiró de un parque la estatua del ex presidente de Azerbaiyán, Geidar Aliyev.

Durante la madrugada del sábado, decenas de policías antimotines rodearon el parque ubicado en Paseo de la Reforma, una de las principales avenidas de la ciudad, mientras una grúa movía la estatua cubierta y la depositaba en una bodega del gobierno capitalino.

La autoridad capitalina informó a través de un comunicado que se buscará otro espacio para la escultura de Aliyev. "En tanto estará resguardada por el Gobierno del Distrito Federal o a disposición de Azerbaiyán, si así lo determina la sede diplomática".

La estatua de Aliyev fue levantada el año pasado por la embajada azerí cuando pagó por la renovación del parque donde se ubica la figura y otras obras públicas por un total de cinco millones de dólares.

Aliyev, quien lideró Azerbaiyán primero como jefe del Partido Comunista en tiempos soviéticos y luego como presidente desde 1993 hasta su muerte en 2003, ha sido criticado por su represión contra los opositores.

La escultura puesta en pie en el Paseo de la Reforma, que alberga estatuas de héroes mexicanos y muy cerca de efigies de Mahatma Gandhi y Abraham Lincoln, provocó protestas inmediatamente.

La molestia creció por una placa que acompañaba al monumento que describía a Aliyev como un brillante ejemplo de devoción infinita a su patria y leal a los ideales universales de paz.

El gobierno de la ciudad formó un consejo ciudadano que en octubre determinó que la escultura de Aliyev debía ser removida "por reflejar puntos de vista unilaterales sobre conflictos internacionales".

En su momento la embajada de Azerbaiyán en México sugirió en un comunicado que retirar la estatua podría afectar las relaciones diplomáticas con México. Dijo que el gobierno de la ciudad había firmado un acuerdo estipulando que el monumento podría permanecer 99 años en ese sitio.

La polémica estatua no es la única de ese país en la capital mexicana. Un segundo monumento en la Plaza Tlaxcoaque, en el centro de la ciudad, conmemora Khojaly, una comunidad donde cientos de azerbayanos murieron durante el conflicto étnico entre armenios y la República de Azerbaiyán entre 1998 y 1994. La placa del monumento se refiere al episodio como genocidio.

También en este caso la embajada de Azerbaiyán pagó por la remodelación de la plaza.

Las autoridades de la capital mexicana no han dicho si ese monumento permanecerá en pie o también será removido.