El integrante de la Guardia de Honor del Ejército entregó la bandera de Estados Unidos a doña Pauline Torres, viuda de Fidel Torres, veterano de la Segunda
El integrante de la Guardia de Honor del Ejército entregó la bandera de Estados Unidos a doña Pauline Torres, viuda de Fidel Torres, veterano de la Segunda Guerra Mundial. El militar falleció el pasado 8 de enero y fue sepultado en el cementerio nacional Fort Bliss. (Foto: Mark Lambie/El Paso Times)
EL PASO - Fidel Torres y Lauro Sánchez padre fueron sepultados en el cementerio nacional Fort Bliss, el martes de la semana pasada.

Estas ceremonias luctuosas se efectuaron a la usanza militar.

Ambos difuntos fueron veteranos de la Segunda Guerra Mundial, cuyos decesos nos recuerdan poderosamente cuán pocos ex combatientes quedan de aquella época.

"Se nos esfuman rápidamente demasiado", recalcó Jesús Bravo, quien asistió a las honras fúnebres del militar Fidel Torres y, además, es integrante de la Asociación de Defensa Aérea División 82.

"Respeto muchísimo a esa generación", señaló Bravo. "Padecieron Gran Depresión financiera y una guerra. Mi experiencia en Vietnam no tiene comparación alguna sobre lo padecido por ellos con tan sólo un par de botas".

Fidel Torres falleció el 9 de enero, a los 97 años.

Torres fue sargento del Ejército y participó en la Batalla de las Ardenas (Battle of the Bulge) en Bélgica, catalogada por los historiadores como una de las epopeyas más grandiosas del Siglo 20.

Como parte de la infantería, Torres neutralizó un contra ataque alemán y que, fácilmente, fue superior numéricamente a las tropas estadounidenses.

Gran número de soldados aliados sobrevivieron a graves heridas y fuego artillero a granel, aunque Torres fue un tanto hermético con sus hijos e hijas, respecto a las batallas.

Únicamente charló con ellos sobre cómo mantenerse en calor y fumar dentro de una tienda de campaña.

"Por algo los denominaron la Máxima Generación", expresó Jesús Torres III, bisnieto de Fidel Torres y sargento de personal del Ejército.

"Apenas puedo imaginar sus penurias y su fuerza de carácter. Nosotros duramos 10 meses en combate y charlamos con familiares y amistades mediante Skype. Pero ellos combatieron durante tres o cuatro años y, si bien les iba, les llegaba una carta".

Lauro Sánchez padre, de 90 años, murió también el 9 de enero. Su hijo, Lauro Sánchez hijo ignora dónde combatió su progenitor durante la Segunda Guerra Mundial, pero sí recuerda anécdotas de la región Guam y de Pearl Harbor.

"Fue muy disciplinado", aseveró su retoño. "Combatió gustoso por su patria y estaba muy orgulloso de ello".

Ambos veteranos representan la cifra cada vez más exigua de soldados sobrevivientes de la Segunda Guerra Mundial.

Nadie conoce a ciencia cierta la cifra exacta de veteranos sobrevivientes de la Segunda Guerra Mundial en El Paso, aunque el luchador social Bill Stegall trata de inscribir y honrar a los restantes sobrevivientes.

"Se nos agota el tiempo para darles las gracias", expresó Stegall.

Evan Mohl puede ser localizado en emohl@elpasotimes.com; 546-6381.

Traducción: Marisela Ortega Lozano, mortega@elpasotimes.com; 542-6077.