El agente del Departamento de Policía de El Paso, José Flores, izquierda, adquirió unas gruesas botas de cuero y calcetines para el indigente Charles
El agente del Departamento de Policía de El Paso, José Flores, izquierda, adquirió unas gruesas botas de cuero y calcetines para el indigente Charles Holder, de 83 años, quien se refugió del frío, en el interior de la ferretería Lowe's, en el este de El Paso. (Foto cortesía del canal KFOX News 14 de El Paso)
EL PASO - Aun cuando las temperaturas llegaron al punto de congelación la noche del jueves, la bondad de un agente del Departamento de Policía de El Paso calentó los corazones de la población.

Charles Holder es un adulto mayor de 83 años, e indigente. El hombre lucía una chaqueta ligera y tenis destrozados, cuando un empleado de la ferretería Lowe s se le acercó.

En entrevista con periodistas del Canal KFOX 14 en El Paso, el empleado, quien desea permanecer en el anónimo, relató haber preguntado a Holder si necesitaba auxilio, pero era difícil entender las palabras del indigente.

El jefe de turno intervino y preguntó nuevamente al adulto mayor si requería ayuda, y fue cuando el aludido inquirió si podía quedarse dentro de la ferretería hasta la hora de cerrar, porque no tenía adónde ir.

Charles llevaba varios días sin comer y, según el empleado, el hombre tenía los ojos llorosos cuando dijo estar a dieta.

Al escuchar el diálogo, un cliente ofreció un billete de 20 dólares, pero Charles los rechazó.

El empleado pidió permiso a su jefe de abandonar momentáneamente su puesto de cajero para conseguir algo de comer para el indigente, en tanto que un colega buscó un albergue disponible mientras todos reunían efectivo para comprar alimentos a beneficio del indigente.

Aunque lograron ubicar un albergue, el problema fue cómo llevarlo hasta allá.

El empleado solicitó la intervención de la policía, cuyo personal atendió la situación.

El personal de la ferretería Lowe s se sintió aliviado al ver la imagen del agente José Flores, pero Charles, el indigente, creyó que iban para arrestarlo.

"A nadie le hago daño con estar aquí", expresó Charles a uno de los cajeros. "No quiero ir a la cárcel o al hospital sólo por estar aquí. Sólo tengo frío".

En forma cálida y respetuosa, el agente Flores abordó al indigente y le preguntó su talla de calzado.

Luciendo sus desgarrados tenis, Charles dijo ignorar de qué tamaño calzaba; sólo se ponía lo que encontraba y le quedaba.

El agente de la policía adquirió un par de botas de cuero sólido. Pero cuando Charles quiso ponérselas, el agente Flores notó cómo los calcetines del indigente estaban agujerados y empapados.

El agente Flores compró también tres pares de calcetines.

Con los ojos llorosos y agradecido, Charles aclaró que no tenía dinero alguno para pagarle al agente. Para corresponder a la generosidad del joven policía, el adulto mayor quiso obsequiarle una bolsita de golosinas, su cena de esa noche.

He ahí la historia, atestiguada por un empleado atónito al presenciar la bondad del policía. Una historia inolvidable para Charles.

"Me dieron la mano", declaró Charles a periodistas de la KFOX 14, en El Paso. "Qué grandeza de personas; son tan humanas".

Charles se dijo lleno de gratitud por el obsequio del agente Flores, consistente en una botas mucho más calientitas en comparación con su calzado anterior.

Aunque la buena obra emprendida por el agente Flores no forma parte de sus obligaciones como oficial del Departamento de Policía de El Paso, fue elogiado por el detective de la corporación, Mike Baranyay.

"Ello refleja su sentido del deber, al servicio de los demás", explicó Baranyay, en alusión a la actitud demostrada por el oficial Flores.

Flores declinó comentar al respecto y, según dijo Baranyay, el subalterno no lo hizo para tener reconocimiento alguno.

"Su intención no fue precisamente el homenajeársele por ello; mostró una dedicación semejante a la de muchos estadounidenses cuando ven a una persona necesitada. Por fortuna, su trabajo como policía lo colocó en una situación para demostrar compasión hacia otro ser humano sumamente necesitado de auxilio", agregó Baranyay.

Traducción: Marisela Ortega Lozano, mortega@elpasotimes.com; 542-6077.