CARACAS, Venezuela (AP) Ante la creciente incertidumbre generada por las complicaciones de salud que enfrenta el presidente Hugo Chávez, la Asamblea Nacional dominada por el oficialismo elegía en las próximas horas sus autoridades para el nuevo período.

A diferencia de otros años, la elección de la directiva del congreso ha generado gran expectativa debido a que si la situación de salud de Chávez le impide el 10 de enero tomar posesión para un cuarto período, la Constitución prevé que las funciones del gobernante deben ser asumidas por el presidente de la Asamblea Nacional quien debería llamar a elecciones en 30 días.

El vicepresidente Nicolás Maduro afirmó en la víspera que Chávez, quien permanece convaleciente en La Habana tras una compleja operación a la que fue sometido el mes pasado, puede permanecer en su cargo después del 10 de enero, y que podría juramentar en su caso ante el Tribunal Supremo, en una fecha aún por determinar.

La oposición ha planteado que de no poderse juramentar Chávez el 10 de enero por sus complicaciones de salud, el gobierno debe ser asumido por el presidente de la Asamblea Nacional, quien debe llamar a elecciones según lo previsto en el texto constitucional.

La nueva directiva de la Asamblea Nacional, que inicia sesiones este sábado, será elegida por la mayoría simple del Poder Legislativo que controla el oficialismo con 99 los 165 diputados. Aunque la oposición cuenta 66 congresistas, nunca es tomada en cuenta por el oficialista Partido Socialista Unido de Venezuela para integrar la directiva.

"Necesitamos hombres y mujeres comprometidos, recios, de gran humildad y capaces de articular con las diferentes propuestas y pensamientos que se desarrollan en cuerpos como este", afirmó el sábado el diputado oficialista Braulio Alvarez, al dejar entrever que Diosdado Cabello, de 49 años, podría ser reelegido como presidente del congreso para este año.

Alvarez dijo a la televisora estatal que "a lo mejor se repite algún nombre, estará entre ellos el de Diosdado Cabello, de quien no tenemos problemas en decir que debe ser uno de los que tiene que estar al frente del parlamento".

"El presidente de la Asamblea que resulte electo va a estar de alguna forma en un rol protagónico en acontecimientos que pueden suceder en Venezuela, dependiendo de lo que ocurra el 10 de enero", dijo el analista político, Vladimir Villegas.

Villegas, hermano del ministro de comunicación, indicó a la AP, en entrevista telefónica, que es poco probable que Cabello salga de la presidencia del congreso porque ello implicaría la "defenestración" de uno de los más cercanos colaboradores de Chávez que ha cumplido un rol fundamental en medio de la delicada situación de salud del mandatario

Cabello, un teniente retirado del Ejército, fue uno de centenares de oficiales que acompañaron a Chávez en el fallido golpe que encabezó en febrero de 1992.

El analista político expresó que en medio de la crisis que se ha planteado en el país a raíz de la compleja operación a la que fue sometido Chávez por la reaparición del cáncer, y las complicaciones que ha enfrentado el gobernante por una infección respiratoria que surgió tras la intervención, Maduro y Cabello han profesado públicamente una estrecha alianza para ratificar la unidad del oficialismo.

"Tienen la responsabilidad de mantener unido el chavismo porque la división del chavismo sería la perdición de ambos (Maduro y Cabello). Por eso van a hacer todo lo posible por mantenerse unidos", agregó el analista.

El ministro de Comunicación, Ernesto Villegas, descartó el sábado que Venezuela esté enfrentando una crisis institucional, y ratificó que Chávez, a pesar de sus complicaciones de salud, sigue en sus funciones como presidente.

"El presidente está cumpliendo con su tratamiento médico... es un tratamiento estricto. Todos los que hemos tenido algún familiar que han tenido una infección pulmonar sabemos que es muy delicada la situación que amerita todo los cuidos, toda la precaución necesaria", dijo Villegas a la prensa al ser interrogado sobre el estado de salud del gobernante.

Chávez, de 58 años, se sometió el 11 de diciembre a su cuarta operación en un año y medio, dos meses después de ganar la reelección para un mandato de seis años.

El gobernante anunció el 8 de diciembre al país que le había reaparecido el cáncer en la misma región pélvica donde fue operado hace diez meses atrás por una lesión similar, y que debía someterse de inmediato a una nueva intervención.

Por primera vez en año y medio de combate al cáncer, Chávez admitió que había riesgo de que quedara inhabilitado y dijo que de complicarse su situación el vicepresidente debía terminar su período y que en el caso de llamarse a elecciones de nuevo Maduro sería el candidato del oficialismo.

Los funcionarios venezolanos dicen que el mandatario se está recuperando a pesar de que fue atendido de una infección respiratoria al parecer debida a la cirugía que le ha generado una insuficiencia respiratoria.

Las autoridades venezolanas han proporcionado pocos detalles específicos sobre la condición de Chávez y no han ofrecido información sobre su diagnóstico a largo plazo.

Desde que Chávez partió el pasado 10 de diciembre a Cuba para operarse no se le ha visto en público ni ha ofrecido declaraciones en los medios oficiales.