Patrick Hand, centro, participa en una marcha hacia la sede de la Asociación Nacional de Portadores de Armas en el Capitolio en Washington, el lunes 17 de
Patrick Hand, centro, participa en una marcha hacia la sede de la Asociación Nacional de Portadores de Armas en el Capitolio en Washington, el lunes 17 de diciembre de 2012, tras la matanza de 26 personas en una escuela primaria en Newtown, Connecticut. El martes 18, la compañía que fabrica una de las armas que se dice fueron utilizadas para asesinar niños en una primaria de Connecticut fue puesta a la venta por su propietario. (Foto AP/Manuel Balce Ceneta) (Manuel Balce Ceneta)
WASHINGTON (AP) Los defensores del derecho a la tenencia de armas en el Congreso de Estados Unidos mostraron el martes más disposición a debatir una nueva legislación para el control de armas de fuego, cuatro días después de la matanza en una escuela primaria en Connecticut.

Esos defensores, sin embargo, condicionaron el debate a que también analice los asuntos de salud mental y el impacto de los videojuegos violentos.

Un ex copresidente de la bancada de caza deportiva del Congreso, el representante demócrata Mike Thompson, y el representante republicano por 10 mandatos Jack Kingston quien tiene un fuerte respaldo de la Asociación Nacional de Portadores de Armas, la NRA fueron los últimos en unirse a los llamados de analizar el control de armas como parte de un enfoque integral contra la violencia que está por comenzar el año próximo.

"Pongamos las pistolas sobre la mesa, pero también pongamos los videojuegos en la mesa, pongamos la salud mental en la mesa", afirmó Kingston.

El representante republicano, sin embargo, añadió que no hay que hacer nada de inmediato, al afirmar: "Hay un tiempo para duelo y un tiempo para analizar la situación".

Con el país todavía nervioso y dolido por los asesinatos de 20 niños de primaria y seis de sus profesores, el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, dijo que el presidente Barack Obama "apoya activamente" un plan de la senadora demócrata Dianne Feinstein, de presentar una iniciativa de ley que restablezca una prohibición a las armas de asalto.

Aunque Obama ya ha apoyado esa prohibición, hizo poco esfuerzo para lograr que se aprobara durante su primer mandato.


Advertisement

Mientras tanto, la Asociación Nacional de Portadores de Armas, que guardó silencio desde el tiroteo, dijo el martes en un comunicado que "está dispuesta a ofrecer contribuciones significativas que ayuden a asegurar que esto no vuelva a suceder".

No hubo indicios de qué podría significar eso. La NRA, el defensor más conocido del derecho a la portación de armas en Estados Unidos, programó una conferencia de prensa para el viernes.

La NRA tiene cuantiosos fondos y el respaldo de numerosos legisladores, por lo que lo ha usado en ocasiones previas para frenar cualquier intento de aprobar leyes significativas de control de armas.

Al mismo tiempo, el líder de la mayoría demócrata en el Senado, Harry Reid, quien tradicionalmente apoya el derecho a la tenencia de armas, dijo que es hora de tener un debate para su control.

Representantes republicanos discutieron el tema en su reunión regular a puertas cerradas el martes y al menos algunos dijeron estar dispuestos a analizar un control de armas como parte de una solución a la violencia que segó la vida de 26 personas en la escuela primaria Sandy Hook.

El senador republicano Charles Grassley propuso una comisión de alto nivel "de todas las partes interesadas". En tanto Reid dijo que se avecina "un debate serio sobre cómo cambiar las leyes". El senador demócrata Joe Manchin, miembro de la NRA, coincidió en que es hora de iniciar un debate honesto sobre el control de armas y agregó que no temía las consecuencias políticas de su posición.

Aún es demasiado pronto para saber qué pudiera emerger el año próximo en el Congreso, pero los comentarios expresados en los últimos días son significativos.

Grassley es un importante miembro republicano de la Comisión Judicial del Senado, que muy probablemente sería el primero en discutir cualquier propuesta de ley sobre control de armas. Reid fija el calendario de la cámara alta y Manchin desafió a la NRA luego que el poderoso grupo mantuvo silencio tantos días tras la matanza del viernes.

En tanto, la Conferencia Estadounidense de Alcaldes le escribió al presidente y al Congreso para pedir "leyes de armamento más estrictas, un freno a la cultura de violencia en el país, una comisión que examine la violencia y fondos más adecuados para el sistema de salud mental".

Específicamente, los alcaldes pudieron:

- Una prohibición de los fusiles automáticos y cargadores de alta capacidad.

- Fortalecimiento del sistema nacional de revisión de antecedentes.

- Fortalecimiento de las penalizaciones en casos donde personas con derecho legal a adquirir armas las compren para otros que no tienen ese derecho.

___