Un grupo de dolientes se congregó en el exterior del templo católico Santa Rosa de Lima, en Newtown, Connecticut, durante una vigilia en memoria de la
Un grupo de dolientes se congregó en el exterior del templo católico Santa Rosa de Lima, en Newtown, Connecticut, durante una vigilia en memoria de la matanza contra 26 personas, entre ellas 20 niños. ocurrida el pasado viernes. (Foto: Christian Abraham/Connecticut Post/AP)
NEWTOWN - Antes de disparar a tiros contra estudiantes y maestros de una primaria en Newtown, el solitario tirador acribilló varias veces a su madre, en el cráneo y, luego, se suicidó en cuanto llegaron los policías y los paramédicos a la escena de la matanza donde perecieron 26 víctimas, niñas y niños en su mayoría.

Según las autoridades correspondientes, ello les hace sospechar que el tirador, Adam Lanza, tenía planeada una matanza aún peor, pero fue cortado en seco.

Lanza se abrió paso hacia el inmueble y disparó con un rifle de alto poder, en donde mató a 20 niños y a seis mujeres adultas, incluyendo a la directora cuando trató de detenerlo, agregaron las autoridades.

Agentes federales irrumpieron en docenas de armerías y campos de tiro en Connecticut, en busca de pistas y con la esperanza de arrojar algo de luz sobre la vida de Lanza.

He aquí algunas de las dudas: ¿por qué la progenitora, una divorciada acomodada, almacenaba tantas armas en su hogar? ¿Qué experiencia tenía Lanza en el manejo de ese arsenal?

Y sobre todo, ¿qué le orilló a ir aula por aula, sacrificando a niñas y niños de 6 y 7 años?

Durante una entrevista transmitida en el programa "Esta semana con", de la cadena ABC, el Gobernador Dannel Malloy dijo que Lanza se dio un tiro en cuanto la policía ingresó al plantel.

"Según creemos, escuchó a los agentes cuando estaba en la segunda aula y, aparentemente, fue cuando se quitó la vida", expresó Malloy.

Malloy dijo no tener idea del motivo del tiroteo y, según las autoridades judiciales, no se encontraron diarios personales o cartas que pudieran dar una pista sobre la tragedia.

El pasado viernes, Lanza disparó contra su madre en la casa donde ambos vivían; luego, manejó hasta la Primaria Sandy Hook, llevando consigo tres de las armas de su progenitora, irrumpió dentro del plantel al destrozar un ventanal y disparó, dijeron las autoridades.

En cuestión de minutos, asesinó a los niños, a las mujeres y a sí mismo.

Las víctimas perecieron por heridas inflingidas por un rifle, explicó el Forense, Wayne Carver.

Por lo menos había 11 tiros en los cadáveres examinados por el legista.

De los 20 niños, 8 eran varones y 12 fueron niñas.

Al preguntársele si los pequeños sufrieron, Carver afirmó:

Si sufrieron, no fue por mucho tiempo".

Y cuando le inquirieron cuántas balas fueron disparadas, expresó: "tendría suerte si pudiera decirte cuántas encontré".

Traducción: Marisela Ortega Lozano, mortega@elpasotimes.com; 542-6077.