Altares improvisados frente al templo católico Santa Rosa de Lima, en Newtown, Connecticut, escenario de una de las peores matanzas en la historia de
Altares improvisados frente al templo católico Santa Rosa de Lima, en Newtown, Connecticut, escenario de una de las peores matanzas en la historia de Estados Unidos. El viernes pasado, 27 personas, niñas y niños en su mayoría, perecieron a manos de un tirador solitario, quien después se suicidó (Foto: Joshua Lott/Reuters/Digital First Media)
Analizan reformas a ley sobre armas Debido a la matanza ocurrida en Newtown, el Congresista John Larson pretende actualizar las leyes sobre el control en armamento.

"Seríamos cómplices en esos ataques contra niños y niñas ni nada hacemos al respecto; al diablo la política", comentó el legislador demócrata de Connecticut, en una declaración escrita.

El control en armas es un tema casi sin seguimiento durante el primer término del gobierno encabezado por el Presidente Barack Obama, aunque el mandatario abrió el debate el viernes pasado, al decir que "ya es hora de emprender acciones coherentes, independientemente de la política".

Connecticut destaca por la Campaña Brady para Prevenir Violencia con Armas de Fuego y es tan sólo uno de cuatro estados en tal categoría.

California es el único estado con el máximo rango en grupos anti armamentos.

Según se dijo, Adam Lanza llegó a la Primaria Newtown llevando consigo varias armas, pero según el Médico Legista, Wayne Carver, los 20 niños y niñas víctimas sucumbieron de múltiples heridas por arma de fuego, cuando el tirador disparó "un rifle" identificado como Bushmaster .223 tipo carabina.

Larson fue muy específico y comentó que los integrantes del Congreso deben votar para exigir verificaciones en antecedentes de personas interesadas en comprar armas, algo que no ocurre en ferias de armamentos y, además, deben prohibir la vena de armas de alto poder.

Los miembros de Alcaldes en Contra de las Armas Ileales, organización fundada por el Alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, han alzado la voz a favor del control de armas y han criticado a Obama por ser demasiado temeroso en la materia.

No es suficiente con decir 'ya es hora de emprender acciones coherentes'. Debemos actuar ya. Hemos escuchado bastante toda esa verborrea. Pero para nada hemos visto liderazgo, ni de la Casa Blanca ni del Congreso. Acabemos con ello hoy mismo", expresó Bloomberg, el viernes pasado.

Aunque la Fundación Nacional de Deportes en Tiro y Cacería tiene su sede en Newtown, ninguno de sus integrantes ha hablado públicamente sobre la matanza ocurrida en ese poblado, aparte de una declaración colocada en su página cibernética.

"Nuestros corazones están con las familias de las víctimas de esta horrenda tragedia. Por respeto a las familias, a la comunidad y a la investigación efectuada por la policía, sería inadecuado comentar o conceder entrevistas a la prensa", escribieron en el comunicado.

Actualmente, en Connecticut hay estrictas leyes sobre la posesión de armas de fuego, con una rígida prohibición en armas de asalto, un lapso de espera para obtener un rifle y un permiso especial para portar una pistola u otra arma de fuego.

En la entidad hay un padrón de personas a quienes se les prohíbe poseer armas, como delincuentes, quienes tienen órdenes de restricción o los pacientes de hospitales mentales.

Para poseer un arma de fuego, la persona interesada debe aprobar una verificación de antecedentes, tomar un curso de capacitación y denunciar la pérdida o la venta de un arma ante un padrón especial de la policía estatal.

Ron Pinciaro, director general de Connecticut en Contra de la Violencia Armada, dijo que es necesario un cambio cultural y una reducción en la disponibilidad de armas mortales entre el público.

"Tengo innumerables telefonemas de la prensa extranjera. No entienden en qué estamos pensando", expresó. "Trescientos millones de armas de fuego en Estados Unidos. ¿Con eso basta?"

Traducción: Marisela Ortega Lozano, mortega@elpasotimes.com; 542-6077.