Julian Leyzaola, secretario de Seguridad Pública de Ciudad Juárez.
Julian Leyzaola, secretario de Seguridad Pública de Ciudad Juárez. (Jesús Alcázar)
Nota del editor: Las preguntas y respuestas fueron editadas por propósitos de claridad.

CIUDAD JUAREZ.- Después de 20 meses de estar a cargo de la policía municipal de la que alguna vez fue una de las ciudades más violentas del mundo, Julián Leyzaola podría tener muchas razones para sentirse satisfecho: De marzo de 2011, cuando llegó a Juárez, a noviembre de este año, el número de homicidios se ha reducido de manera persistente y se espera cerrar el año con menos de 800 asesinatos, comparados a los 1,956 que se registraron en 2011.

Además, al teniente coronel de 54 años, se le ha reconocido su papel en la notable reducción en el número de delitos de alto impacto, tales como extorsión, secuestro y robo de vehículos, todo lo cual ha sido logrado con un plan estratégico que incluyó la limpieza de las fuerzas policiacas 800 oficiales han salido de la corporación durante su gestión y la recuperación de áreas que estaban bajo el control de grupos criminales como La Línea y el Cártel de Sinaloa, entre otras cosas.

Sin embargo, estos logros no son suficientes para hacerlo feliz. En estos 20 meses, ha sido el blanco de dos atentados y las acusaciones sobre abusos y violaciones de derechos humanos lo persiguen desde que llegó a la ciudad.

"Ellos (las organizaciones de derechos humanos) nunca me han dado el derecho de réplica" dijo en una entrevista con El Paso Times. Me pidieron reducir el crimen, y al hacerlo, me he convertido en el malo de la película, dijo.

El trabajo de Leyzaola en Juárez terminará el 10 de octubre, el último día de la actual administración municipal y él se dice listo para ese momento. Sin embargo, agregó, tendrá que dejar el país porque no hay un solo lugar en México que sea seguro para él.

Julian Leyzaola, secretario de Seguridad Pública de Ciudad Juárez.
Julian Leyzaola, secretario de Seguridad Pública de Ciudad Juárez. (Jesús Alcázar / Somos Frontera)

"Usted no sabe que tan grande es la responsabilidad de estar sentado aquí. Yo no sé cuánta gente quisiera estar aquí, pero yo definitivamente no", dijo. "El día que presente mi renuncia será un día muy feliz "

Ha pasado más de un año y medio desde que usted llegó a Juárez y los números muestran una clara reducción del crimen en la ciudad. ¿Nos puede contar un poco de cómo se ha logrado esto?

Para mí es claro que cuando se aplican procedimientos y se verifican meticulosamente, los resultados deben ser los deseados. El programa de seguridad que aplicamos es el mismo que apliqué en Tijuana con resultados muy favorables. Yo recibí Tijuana con más de 6,400 delitos por mes y después de una estrategia de limpieza, equipamiento, entrenamiento y concientización de la policía, logramos reducir el crimen a más de la mitad.

En Juárez iniciamos con un proceso riguroso de limpieza de la policía. Desde que llegué, 800 oficiales han sido separados de la corporación por diferentes motivos, la mayor cantidad por renuncia, luego por cese o despidos y otros que han sido consignados por corrupcion. Y la cifra siguiente es la de fallecidos, que no todos murieron en el cumplimiento del deber, sino como consecuencia de la falta de cumplimiento de compromisos que tenían con alguno de los grupos delictivos en pugna.

¿Cómo se aplicó la estrategia específicamente en el centro de la ciudad?

El centro de la ciudad ejemplifica lo que pasó con el resto de los distritos de policía. Cuando llegamos aquí nos dimos cuenta que había dos organizaciones peleando por el control, La Línea y la organización de "El Chapo". La Línea era el grupo más violento y agresivo y financiaban sus actividades no solo con el dinero de la venta de drogas, sino también con el producto de los secuestros, extorsiones, cobro de piso y robo de vehículos. Al hacer el cálculo de lo que recibían por semana estamos hablando de entre 6 y 8 millones de pesos.

Julian Leyzaola, secretario de Seguridad Pública de Ciudad Juárez.
Julian Leyzaola, secretario de Seguridad Pública de Ciudad Juárez. (Jesús Alcázar / SomosFrontera)
 Por eso fue tan insidiosa mi intención de empezar ahí, en la base del problema, porque es como podar un árbolito, ¿para qué cortar las ramas si le puedo pegar directamente a la base?

En ese entonces, la policía tenía prohibido entrar al centro si no trabajaba para ellos o si no tenía un acuerdo con la organización. En la primera fase de la estrategia, a fines de marzo empezamos con un proceso intenso de patrullaje en fuerza con grupos de élite y armas largas; y empezaron las confrontaciones porque ellos no iban a entregar tranquilamente la zona, se defendieron. En una segunda fase, metimos oficiales de a pie y también encubiertos. Además, los policías que estaban previamente asignados al centro fueron reasignados a otras áreas. Entonces había unos 70 oficiales en esa área y solo nueve vehículos; nosotros trajimos 282 oficiales, 80 vehículos nuevos y a todos los dotamos de armas de alto calibre, cartuchos, chalecos antibalas y sustituimos los radios de frecuencia abierta por radios Mantra, con frecuencias encriptadas.

Al retirar a todos los policías que estaban en el centro, los deje sin ojos y cuando les quite la frecuencia abierta los deje sordos. Esto generó una incertidumbre dentro de la organzacion criminal.

¿Siente que la estrategia eliminó completamente la operación de La Línea en el centro?

Yo creo que La Línea como organización criminal, por lo menos en Juárez ya no tiene presencia o si la tiene es muy débil. Al brazo armado de La Línea los traemos en jaque no pueden moverse, porque la policía ahora si es policía.

¿Y qué con el Cartel de Sinaloa, de "El Chapo"?

La ciudad estaba dividida en dos segmentos; lo que es el norte y noroeste de la ciudad era territorio operado por La Línea y el sur y sureste por la gente de "El Chapo". En el centro, el distrito poniente y el distrito Universidad estábamos combatiendo a La Línea, cuando entramos al distrito Oriente, distrito Valle y distrito Sur son terrenos de "El Chapo".

En cuanto entramos ahí inmediatamente se empezaron a dar resultados. Cayó una casa con cerca de 30 armas, droga, cocaína, chalecos, uniformes. A la semana de ese aseguramiento cayó otra casa y luego un invernadero con marihuana. Hemos tenido enfrentamiendtos con gente de El Chapo A un delincuente que lidera a su gente aquí, Gabino Salas, le hemos asegurado como unas cinco casas en Senecú y el Campestre.

Pero El Chapo todavía tiene una presencia fuerte en la ciudad...

Es cierto que en el caso de "El Chapo" su operación es a más grande escala, casi no se ocupa del narcomenudeo por eso es mas dificil detectarlo. El se encarga mas de los cargamentos grandes, trailers que pasan a Estados Unidos y cosas de esas. Creo que para ser más efectivo en combatirlo necesitaríamos más aspectos de investigación, otro tipo de acciones que pueden ser mas efectivas, porque ellos no andan en las calles, son muy discretos.

Se dice que lo que provocó realmente la reducción del crimen es que "El Chapo" ganó la guerra

Yo creo que esa es una expresión aventurada. Primero, porque cualquiera que lo diga debe estar involucrado en la estructura criminal como para tener ese tipo de detalles. Yo lo que le puedo decir es que hemos combatido a todos los grupos criminales con la misma intensidad. A mi no me preocupa a qué grupo pertenecen, los combatimos de una manera integral.

¿Qué papel ha tenido la colaboración entre otras agencias policiacas de aquí y de Estados Unidos en la baja del crimen?

Como policía municipal hemos tenido dos colaboradores cercanos: la Fiscalía General del Estado y la Procuraduría General de la República. Ha sido muy importante trabajar juntos porque si bien antes se tenía un alto porcentaje de personas detenidas que solo estaban el término de 48 horas y luego salían tranquilamente, ahorita las consignaciones andan por arriba del 90 por ciento con sentencias condenatorias.

A propósito de eso, la gente de organizaciones de derechos humanos habla de un altísimo número de detenidos desde que usted llegó, una cifra de 60,000 detenidos en un plazo de seis meses y de esos solamente 600 personas llegaron a proceso judicial. Es decir, se detiene a una enorme cantidad de gente pero no hay elementos para procesarlos.

No debemos confundir arrestos administrativos con arrestos por delitos. Estoy consciente que los arrestos administrativos se dispararon porque realmente la policía... mire, yo tengo una policía que hay que estarla vigilando en todo momento, por eso le digo que han salido más de 800 policías que no eran profesionales. Era gente que detenía a personas aduciendo que no traían identificación, cuando sabemos eso es ilegal, o por cualquier otra cosa No lo voy a negar, eso ha pasado. ¿Que fue lo que hice? Pues tenía que depurar a la policía y cuando hablo de depuraración no es solo sacar a los policías que trabajaban con la delincuencia, es también sacar a los policías corruptos, a los que le quitan el dinero a la gente, a los que se dedican a acarrear gente a la barandilla, porque eso es también corrupción.

Le comento que llego un momento en que en un mes, en agosto de este año, tuvimos 16,000 detenidos por infracción, con un promedio diario de cerca de 500 por día.

Eso es muy reciente todavía, agosto de este año...

Si, hubo quejas muy airadas de la gente. Teniamos hasta 5 o 7 quejas de derechos humanos por detenciones arbitrarias. ¿Qué fue lo que hice? Empezamos una revision de los procesos y me di cuenta que realmente estaban abusando de su investidura.

Cuando usted llegó aquí usted tenía 2,600 oficiales. Luego sacó de la corporación a 800 y desde entonces ha estado entrenando nuevos oficiales, ¿es correcto?

Solo hemos graduado 87 oficiales nuevos.

Entonces, ¿la mayoría de los oficiales son todavía parte de la policía que usted recibió?

Asi es. Tengo 1,800 oficiales ahora y solo 87 son nuevos. Pero tenemos que entender que no todos los oficiales son corruptos o malandrines.

A los policías que sacó ¿los pudo sustituir?

No, no se han sustituído.

¿Y son suficientes los que tiene ahora?

Son pocos, pero la realidad es que de qué me sirve tener 2,600 si únicamente se dedican a actividades negativas. Yo entiendo que el próximo año, la intención es tener una policía adecuada al tamaño territorial del municipio y para las necesidades de atención ciudadana que se generan aquí necestiamos por lo menos 3,000 policías. El año que entra pensamos contratar unos 400.

¿Cómo calificaría a sus agentes en este momentos? Alguna vez comentó que a su llegada encontró una policía desmoralizada, corrupta, con muchos problemas. En una escala de 0 a 10, ¿dónde los pondría?

Yo creo que en ocho. Al día de hoy, los oficiales estan más concientes sobre su papel en la sociedad. Ellos saben que no hay vuelta al pasado, que no pueden abusar de su poder sin enfrentar las consequencias.

Sobre las acusaciones de organizaciones de derechos humanos que lo señalan desde Tijuana. A los medios nos llama mucho la atención que la presentación de los detenidos, que siempre aparecen golpeadísimos. Según registros de esos grupos hay por lo menos 40 casos por tortura, algunas por asesinato y otras muchas mas por abuso de autoridad, maltrato, entre otras.

Yo estoy totalmente de acuerdo y acepto lo que me dicen. Sí, hay muchas quejas y hubo un tiempo en que los detenidos que eran presentados estaban trementamente golpeados. Desafortunadamente, mire, no trato de justificarme, ni mucho menos, me ha tocado lidiar con dos policías a las que se les ha catalogado como las más corruptas de México. ¿Usted cree que en Tijuana antes de que yo llegara no sucedían las cosas? Resulta que cuando yo llego a Tijuana empiezo a aplicar acciones internas dentro de la corporación, empiezo a enjuiciar a mandos de la policia que trabajaban directamente con ellos y empiezan las quejas ¿Por qué? Pues porque antes de que yo llegara, si un policía se quejaba, lo levantaban y lo asesinaban y no solo al policía, si un ciudadano se quejaba le pasaba lo mismo.

Cuando empiezo a hacer limpieza de la policía, cuando llego y empiezo a consignar sicarios, delincuentes que trabajaban con la delincuencia organizada, empiezan las quejas, porque ahora sí se permite la queja y entonces resulta que me convierto en el malo de la película, cuando estoy limpiando una corporación.

Pero volviendo al caso de Juárez, muchas quejas tienen que ver con tortura y hay incluso una demanda penal en contra de cuatro oficiales y lo incluyen a usted en esa demanda...

Esa es una tontería y le voy a decir por qué. Es una demanda por tortura, privación de la libertad y asesinato. Yo llegué aquí el 10 de marzo y ese evento ocurrió como el 20 de marzo.. ¿Qué tan pronto generé yo conexiones para tener sicarios y no se qué tantas cosas? Para nada. Cuando sucedió ese evento yo estaba en Tijuana compareciendo en los juzgados. Cuando regresé, las familias de las personas que habían sido reportadas como desaparecidas estaban esperándome en mi oficina. Yo hablé con ellos, me explicaron la situación, me dijeron que había sido el grupo Delta estuvieron aquí conmigo y las ayudamos. Las lleve a la fiscalía para que interpusieran su queja; ellas acusaban al Grupo Delta, que en ese entonces todo mundo le tenía miedo. Yo mismo les ofrecí presentarles a todo el grupo Delta desarmado para que reconocieran a los oficiales. Y así lo hice.

¿Y si usted los ayudó por qué cree que al final de cuentas lo acusan y lo involucran en ese caso de desaparición, tortura y asesinato?

Yo si le voy a decir una cosa, eso es una tontería totalmente. Si yo estuviera involucrado o por lo menos hubiera sabido de la situacion, claro que ni le hago caso a las familias les digo rásquese con sus uñas y haga lo que tenga que hacer y que se alargue el proceso, como tantos muertos que ha habido aquí que aparecen como ejecutados y que nadie les hace caso.

¿Qué piensa de todas esas acusaciones? ¿Qué siente? ¿Cuál es su reacción cuando las escucha?

Pues es como tírenle al negro, no? En todos lados se tejen historias sobre mi... Pero mire, no se puede destruir la honorabilidad de una persona sin tener el fundamento. Imagínese mis hijos, mi familia. Ellos (los derechos humanos) hablan porque otras personas me acusan, porque soy la cara de una institución En Tijuana, donde las quejas eran mas serias, nunca me dieron el derecho de réplica, nunca me citaron a declarar, nunca me entrevistaron. Además quiénes son ellos (los derechos humanos)?, ¿Qué el narcotráfico no permea los derechos humanos?

Presenté una queja en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. Me estoy quejando de la manera tan agresiva en que me persiguen, no me dan derecho a la defensa. Estoy en total indefensión juridical, porque ellos (los que me acusan) tienen la 'calidad moral'.

Obviamente, para ser policía hay que tener mano dura...

No, yo creo que usted está mal en su concepto. No hay que tener mano dura, hay que tener autoridad. El policía tiene que ser respetado, no tiene que ser temido.. creo que ahí hay una desviacion de lo que debe ser un policía. El policía debe ser una persona respetada, admirada, pero nunca un policía al que se le tenga temor.

¿Usted no se considera un policía de mano dura?

Si mano dura es limpiar una corporación, acabar con la corrupción dentro de la corporación, entonces sí tengo mano dura. Pero yo aplico más la disciplina o la mano dura la aplico al interior de las corporaciones, porque definitivamente ninguna corporación puede cumplir con su función mientras tenga delincuentes dentro.

Y le voy a decir una cosa: Jamás vamos a poder acabar con ese problema porque ninguna policía, ni en El Paso, ni Nueva York, ni Chicago, ni París, puede decir que esta totalmente limpia su corporación. Siempre hay algo que anda por ahí y que nosotros como titulares tenemos la obligación de estar buscando y sacar a esa gente de la corporación, porque traer una placa, una pistola, les da muchas facultades.

¿Cómo balancean, qué tipo de procedimientos aplica para balancear en una detención cuánta fuerza es suficiente?

El problema es que en México no hay legislacion sobre el uso de la fuerza, esa es la realidad. Y es tan delgada la línea entre el exceso y la aplicacion legal del uso de la fuerza, que mientras no se legisle el uso legal de la fuerza, pues de los dos lados va a haber quejas. El delincuente, por ejemplo un asesino, un sicario, son personas que nunca se van a entregar, hacen hasta lo imposible por no ser detenidos e imposible me refiero a disparar, a matar policias ante una persecusión. Cuando hemos detenido sicarios que usted dice que aparecen golpeados, si le voy a decir una cosa cuando estaban apareciendo a finales del año pasado y principios de este mantas anunciando que iban a matar un policía diario, cuando estaban emboscando a policías que salían o iban a trabajar yo creo que se generó una situación de rencor dentro de la policía y cuando detenían a una perona de esas con armas largas y acabando de matar, los policías pues se iban encima de él. Claro que no es lo legal; yo lo que hacía era preguntar quién lo detuvo, ah tu lo detuviste, tu lo vas a consignar y si hay una acusación posterior por uso de fuerza, tendrás que responder.

Hasta ahora no he ocultado o encubierto a un solo agente que haya cometido alguna fechoría. Nunca. El propio fiscal se lo puede decir. Cada vez que me ha requerido documentos, ahí estoy. Lo importante es que en los casos que ha habido acusaciones serias, los policías han sido consignados. Lo malo es que existiera impunidad.

¿Cómo se siente usted en términos de su seguridad personal?

Yo me mantengo con el mismo nivel de riesgo todo el tiempo. No me siento más seguro ni más tranquilo aún si la delincuencia baja o si hay menos asesinatos. Yo sigo siendo siempre un blanco de la delincuencia, siempre y jamás me va a ver en situaciones relajadas, tiengo que mantenerme siempre a la expectativa.

¿Qué viene después de octubre? ¿Cómo ve el futuro, se quiere quedar?

El trabajo del presidente municipal termina el 10 de octubre y el mío también. La decisión de quedarme yo o quedarse otro sera del próximo presidente municipal.

Pero, ¿cree que el tiempo que resta es suficiente para redondear lo que ha hecho?

Mire, aquí se aplica un programa de seguridad de seis años. El programa está puesto en la presidencia, quién lo opere no es un asunto que me toque a mi decidir, ellos tendrán que valorar los resultados. Yo recibí una orden para venir a trabajar aquí, vine a cumplir con mi trabajo, creo que hasta el momento lo he hecho tal y como debe ser Si en algún momento me dicen gracias, le aseguro que el primero en felicitarme seré yo porque es difícil trabajar en lugares como este, muy dificil, y no me refiero exclusivamente al enfrentamiento con delincuentes.

¿A qué más?

A la confrontacion con la sociedad.. porque todo mundo quiere que las cosas cambien pero no quieren cambiar ellos. Esa es la realidad.

¿Eso es lo que más lo frustra?

Es dificil, mire, el crimen, por lo menos en las dos ciudades en las que yo he estado, ha estado tan arraigado socialmente, los grupos delictivos del narco y crimen organizado se han involucrado tanto en la estructura de la sociedad que ya son parte de ella Aquí en Juarez, le aseguro que en el 80 por ciento de las viviendas hay alguien que se dedica a la delincuencia.

¿Ochenta por ciento?

Por decir algo. Esta muy arraigado el crimen que es lo que me da a entender a mi esto? Ha llegado a ser tan próspero alguien que se dedica a la delincuencia, que ya tiene su lenguaje propio, su religión, su música, vamos, hay una narcocultura total han llegado a convertirse socialmente hablando en héroes urbanos, como el modelo de éxito de los ciudadanos mexicanos, porque el delincuente tiene mujeres bonitas, vehículos nuevos, propiedades, dinero, tiene el poder para decidir sobre la vida de personas y la gente los admira y luego se asustan de los descuartizados, de los asesinatos, de todo, pero los admiran escuchan sus canciones, ven sus peliculas. Por eso le digo que en el tejido social esta tan arraigado el problema de la delincuencia,, que cuando nosotros llegamos, yo soy un anticristo, porque vengo a combatir al delincuente, a ese delincuente. Porque si usted tiene cáncer y le empiezan a quitar el cáncer, le hacen un raspado, le quitan el tumor, ¿usted cree que no le va a doler, cree que va a ser tan tranquilamente y feliz? No cuando le quiten esa parte tan podrida de su cuerpo le va a doler y se va a tratar de defender.

¿Cómo me voy a defender? Hay muchas formas, la principal y socialmente mas visible es ir a quejarme a derechos humanos, porque desafortunadamente las autoridades mexicanas no pueden desatender los derechos humanos. Si corrí a alguien de su trabajo por ser un malandrín, van a derechos humanos. Esas son las cantidades tremendas de quejas que tengo aqui.

¿Qué tengo que hacer? Cuando me vaya de aquí, o cuando me toque irme, como cuando salí de Tijuana, el día que presento mi renuncia terminando mi encargo es el día más feliz porque me quitan una responsabilidad tan tremenda.. No sabe usted la responsabilidad que es estar sentado aquí. No sé cuántos quisieran estar en este lugar, pero definitivamente yo no.

¿ Se siente incomprendido por la sociedad?

No, jamás. Siento que yo si agarro mis responsabilidades. Quienes no saben cuáles son sus responsabilidades son los otros.

¿Qué otros?

Las otras autoridades, que se amparan en competencias y se amparan en que a mí no me toca para no cumplir con sus obligaciones. Porque hacer cumplir la ley tiene un costo político y porque a veces se vienen denuncias de abusos, de situaciones tan lacerantes para una corporación que prefieren no meterse.

¿Dónde se ve en los próximos tres o cuatro años?

Descansando, ya me toca descansar. Llevo 37 años trabajando en seguridad.

¿Se ve en México?

No, México es prohibitivo para mí, no hay un lugar que sea seguro en México para mi.

Lourdes Cárdenas puede ser contactada en lcardenas@elpasotimes.com; 546-7249