(Archivo El Paso Times)
EL PASO.- Activistas y líderes comunitarios hicieron un llamado al Presidente Barack Obama y al Congreso para que eliminen el enfoque policiaco del debate de la reforma migratoria, la cual volverá a ser el centro de atención en el 2013.

En lugar de ello, exigieron una reforma migratoria "humana" que incluya el camino a la ciudadanía, la reunificación de familias inmigrantes y la protección de los derechos de los trabajadores inmigrantes el lunes, en el marco del 64 aniversario del Día Internacional de los Derechos Humanos.

"Ya es suficiente", expresó el director ejecutivo de la Red Fronteriza a Favor de los Derechos Humanos, Fernando García, en conferencia de prensa. "Ya tenemos políticas migratorias duras, un muro fronterizo y miles de agentes de la Patrulla Fronteriza. No necesitamos más de eso. Lo que necesitamos es una reforma migratoria humana".

La Red Fronteriza ha trabajado en la última década con legisladores para reformar las leyes migratorias en el país.

García dijo que se espera que legisladores demócratas y republicanos presenten en la Cámara de Representantes y en el Senado un borrador para cambiar las leyes migratorias estadounidenses la última semana de enero. Una nueva reforma migratoria pudiera estar lista tan pronto como octubre o noviembre del 2013, agregó.

Aunque éstas son buenas noticias para la comunidad migratoria, el debate pudiera venir acompañado de algunas condiciones en el nombre de la seguridad fronteriza a cambio del compromiso de legalización de los inmigrantes indocumentados que viven y trabajan en Estados Unidos, dijo.

Esas condiciones incluyen más agentes, infraestructura y tecnología para sellar la frontera.

De acuerdo con la Red Fronteriza, las políticas migratorias actuales han resultado en la muerte de unas 10 mil personas en su intento por cruzar la frontera de México y Estados Unidos desde 1993, incluyendo 17 tiroteos fatales que involucraron a agentes de la Patrulla Fronteriza los últimos dos años.

También han resultado en la deportación de cientos de miles de inmigrantes, legales e indocumentados, tan sólo durante el primer término de la administración de Obama. De acuerdo con el Centro Hispano Pew, para finales de diciembre de 2011, las deportaciones alcanzaron niveles récord, al llegar a un promedio anual de casi 400 mil desde el 2009, un incremento de 30 por ciento sobre el promedio anual durante el segundo término de la administración de George W. Bush.

Las políticas migratorias actuales también han hecho que los inmigrantes no denuncien crímenes a la policía por miedo a ser deportados, dijo el director del Proyecto de los derechos Civiles Paso Del Norte, Jed Untereker.

Agregó que El Paso y otras comunidades fronterizas son más afectadas por las políticas con enfoque policiaco que en el resto del país.

"Vemos más violaciones a los derechos civiles y fuerza excesiva por parte de las corporaciones policíacas", dijo.

Activistas y líderes comunitarios, quienes también realizaron una vigilia la tarde del lunes en la valla fronteriza luego de la conferencia de prensa, dijeron que la aplicación de las leyes migratorias debe ser inteligente y responsable.

También dijeron que los recursos deben ser redirigidos a los puertos de entrada para que haya más infraestructura y oficiales de la aduana para agilizar los cruces legales fronterizos.

Lorena Figueroa puede ser contactada en lfigueroa@elpasotimes.com; 546-6129