En esta imagen de archivo se puede apreciar a varias mujeres cargando figuras de papel color rosa y fotografías en protesta por la violencia en contra de
En esta imagen de archivo se puede apreciar a varias mujeres cargando figuras de papel color rosa y fotografías en protesta por la violencia en contra de la mujer. Las mujeres se manifestaron dentro del marco de la celebración del Día Internacional de la Mujer, el martes 8 de marzo del 2011. De acuerdo a las autoridades en el estado de Chihuahua, 43% de las mujeres mexicanas han sido víctimas de la violencia doméstica en alguna parte de su vida. (Jesús Alcázar)
Las autoridades del estado de Chihuahua pondrán en marcha a finales de diciembre el uso de brazaletes electrónicos en hombres acusados de violencia familiar para monitorearlos y como una manera de proteger a las víctimas.

Los aparatos también darán la posibilidad a los agresores de cumplir sus sentencias fuera de prisión, para que continúen trabajando para apoyar a su familia, de acuerdo con autoridades.

El plan primero será aplicado en la ciudad de Chihuahua como un programa piloto por un año. Durante ese tiempo, las autoridades dijeron que verán los resultados del uso de los aparatos y, basado en eso, ampliarán el programa a otras ciudades en el estado, como Ciudad Juárez, que ha estado marcada con los asesinatos de cientos de mujeres desde la década de los 90s, la mayoría de ellas a causa de la violencia doméstica.

La directora del Instituto Chihuahuense de la Mujer (Ichmujer), Emma Saldaña Lobera, explicó que el programa arrancará en la ciudad de Chihuahua porque la dependencia tiene más reportes de violencia familiar en la capital del estado que en Juárez.

De acuerdo con Ichmujer, de enero a octubre se registraron 14 mil de esos casos en la ciudad de Chihuahua, en contraste con 9 mil en Juárez.

"Eso no quiere decir que exista menos violencia en contra de las mujeres en Juárez. Creo que es porque las mujeres tienen menos opciones para reportar la violencia doméstica y todavía tienen miedo de reportar a sus abusadores", dijo Saldaña Lobera.

Mencionó que Chihuahua será la primera ciudad en México que implementa este tipo de tecnología en casos de violencia familiar.


Advertisement

El plan es obtener más recursos para aplicar el programa en todo el estado a largo plazo, agregó.

A través de recursos de un programa federal dirigido a las mujeres, Ichmujer pudo obtener unos 67 mil dólares para comprar 25 brazaletes electrónicos, similares a un reloj grande, para los agresores y un número igual de localizadores personales, en forma de un teléfono celular, con un botón de pánico para las víctimas.

Los brazaletes y los localizadores estarán conectados a un sistema de monitoreo que alertará a las víctimas cuando su agresor esté cerca para que pueda llamar a la policía, dijo Saldaña Lobera.

El brazalete también tiene un sistema de GPS que le da a la policía la ubicación exacta del agresor y el historial de lugares donde ha estado, agregó.

"Esto le dará también la posibilidad a la víctima a continuar con sus labores cotidianas y quedarse en casa sin tener que irse a esconder a un albergue. También le dará la oportunidad al agresor obtener una libertad supervisada para que continúe trabajando y mantener a su familia", dijo.

Saldaña Lobera explicó que los ministerios públicos están trabajando para referir los casos actuales de violencia familiar a los jueces, quienes serán los que otorgarán a los hombres acusados de violencia doméstica la libertad supervisada con el uso de los brazaletes.

Aún no está claro si la policía estatal o la fiscalía estatal será la que monitoreará a los hombres con los aparatos.

El portavoz de la Fiscalía Especializada en Ejecución de Penas y Medidas Judiciales en la ciudad de Chihuahua, Jorge Cháirez Daniel, dijo que la dependencia ha utilizado los brazaletes electrónicos para los convictos durante años.

Agregó que la fiscalía cuenta con un total de 40 aparatos.

El Centro de Control y Comando Penitenciario en la ciudad de Chihuahua monitorea a los convictos con los aparatos así como las seis prisiones estatales y dos centros de detención juvenil en el estado.

En la actualidad, hay 16 convictos 11 en la ciudad de Chihuahua y cinco en Juárez utilizando los brazaletes electrónicos. Tres de ellos fueron acusados de cargos de violencia familiar, dijo Cháirez Daniel.

Agregó que ocho de los beneficiarios cinco de la ciudad de Chihuahua y tres en Juárez pidieron continuar purgando sus sentencias bajo la libertad supervisada con el uso de los brazaletes electrónicos.

En estos casos, el beneficiario paga 2 mil 400 dólares al año para el mantenimiento del aparato y el equipo de monitoreo.

Ichmujer planea no cobrarle al beneficiario de los aparatos electrónicos.

Para Casa Amiga Centro de Crisis en Juárez, agrupación que cada mes registra hasta 350 casos nuevos de mujeres, la mayoría de ellas víctimas de la violencia familiar, el uso de la tecnología en el programa de Ichmujer es una buena herramienta.

"Claro, no terminará con la violencia en contra de las mujeres ni les dará seguridad en un 100 por ciento, pero es una buena opción para lidiar con el problema", dijo Irma Casas, la directora del centro.

Comentó que, de manera histórica, los programas gubernamentales dirigidos a las mujeres son los menos financiados, y el sistema judicial no funciona en su totalidad para proteger a las víctimas de la violencia doméstica.

"La realidad es que a los agresores no les importa las órdenes de protección y la policía no llega a tiempo cuando alguien reporta una situación de violencia", dijo.

Agregó que el programa de Ichmujer tiene que estar acompañado con recursos suficientes del gobierno para implementar campañas y programas para educar sobre la violencia familiar así como ayudar a las víctimas y darles a ellas y a sus agresores terapia.

Lorena Figueroa puede ser localizada en lfigueroa@elpasotimes.com; 915 546-6129