En esta foto de archivo, Joshua Montano (izquierda) y Deborah Robles protestan enfrente del capitolio contra medidas impuestas por la gobernadora de
En esta foto de archivo, Joshua Montano (izquierda) y Deborah Robles protestan enfrente del capitolio contra medidas impuestas por la gobernadora de Arizona Jan Brewer para restringir derechos a inmigrantes indocumentados. El martes se anunció que una coalición civil buscará influenciar en una posible reforma migratoria. (Ross D. Franklin)
WASHINGTON (AP) Una coalición de 250 líderes religiosos, empresarios y funcionarios del sistema judicial iniciaron el martes una reunión de dos días en la capital estadounidense para cabildear a favor de que el Congreso apruebe una reforma migratoria integral en 2013.

Jim Wallis, presidente de la organización cristiana Sojourners, dijo que los asistentes planean reunirse el miércoles con personal de la Casa Blanca.

"Llamamos a todos los líderes políticos, republicanos y demócratas, a la Casa Blanca, a dejar de aceptar este sistema migratorio disfuncional y corrupto en lo moral", dijo Wallis en conferencia de prensa. "Llegó el momento de dejar la política ideológica a un lado y hacer lo correcto".

La misma coalición, en cartas enviadas el mes pasado al mandatario Barack Obama y a los presidentes de ambas cámaras en el Congreso, solicitó una cita para analizar la reforma migratoria a los 92 días de que asuman sus cargos en enero.

Richard Land, presidente de la Comisión de Libertad Religiosa y Convención Bautista del Sur, dijo que el 2013 era el "momento oportuno" para abordar la reforma.

"Cuando nos reunamos con congresistas estos días, les subrayaré que necesitan formar una coalición de centro, porque hay algunos en la derecha que siguen saboteando la reforma migratoria porque en sus regiones el sentimiento antinmigrante sigue teniendo una ventaja política a corto plazo", dijo Land.


Advertisement

"Y algunos en la izquierda continuarán saboteando los esfuerzos porque continuarán usando el tema para lograr que los hispanos voten abrumadoramente por el Partido Demócrata", agregó.

Para la coalición de religiosos, empresarios y funcionarios de sistema judicial, la reforma migratoria debe incluir una vía para la naturalización de los 11 millones de inmigrantes que adolecen de la debida documentación en Estados Unidos, modernizar las leyes migratorias para que los trabajadores y sus familias pueden migrar de manera legal y ordenada y reconocer la importancia de la seguridad fronteriza.

Obama anunció durante su primera conferencia de prensa tras obtener la relección el 6 de noviembre que planea enviar al Congreso un proyecto de ley poco después de prestar juramento el 21 de enero para un segundo mandato de cuatro años.

El presidente de la cámara baja, el republicano John Boehner, expresó su disposición a que el próximo Congreso aborde el debate para una reforma integral, apenas 48 horas después de que Obama resultara reelegido con un considerable respaldo de los hispanos y otras minorías.

Pero Boehner rehusó especificar si el debate sobre reforma migratoria incluirá la opción de legalizar a los inmigrantes sin documentos, una idea a la que su partido se ha opuesto porque lo ve como un premio a personas que violaron leyes estadounidenses.