ARCHIVO - En esta foto de archivo del 15 de junio de 2012, Ricky Campos, de 23 años, de Silver Spring, Maryland, izquierda, y Katye Hernández, de 22, ambos
ARCHIVO - En esta foto de archivo del 15 de junio de 2012, Ricky Campos, de 23 años, de Silver Spring, Maryland, izquierda, y Katye Hernández, de 22, ambos inmigrantes salvadoreños sin papeles, sostienen carteles con la leyenda "Gracias presidente Obama", en apoyo al anuncio del Presidente de que el gobierno dejará de deportar y otorgará permisos de trabajo a inmigrantes jóvenes que fueron traídos al país cuando eran niños y siempre han respetado las leyes. (Jacquelyn Martin)
WASHINGTON (AP) El comité de legisladores hispanos demócratas expresó el miércoles su optimismo de que el Congreso pueda aprobar una reforma migratoria integral tras el impacto del voto latino el 6 de noviembre, y presentó nueve principios fundamentales que esa legislación debería contener, incluida una vía a la naturalización para los que residen en Estados Unidos sin la debida documentación.

Bob Menéndez, el único senador entre los 31 integrantes del comité, dijo a la prensa que decidieron presentar los principios y no un proyecto de ley porque su intención es lograr un compromiso bipartidista con el Partido Republicano.

Se trata de "ver cuáles son nuestras diferencias y cómo podemos resolverlas para lograr la misma meta. Si el Partido Republicano desea ser un partido nacional, debe entender que desea trabajar con nosotros para alcanzar lo mejor para el país y para los inmigrantes", dijo Menéndez.

"El panorama político cambió, y el primer punto de orden debe ser la reforma migratoria", dijo el senador por Nueva Jersey, refiriéndose a los comicios. "Soy cautelosamente optimista de que la marea ha cambiado, y de que veremos la reforma migratoria".

Entre los nueve principios, el comité dijo que la reforma debe brindar una vía a la naturalización a los 11 millones de personas que residen en Estados Unidos sin la debida documentación.

La propuesta estipula que las personas en esa situación puedan obtener la residencia permanente y eventualmente la naturalización si no tienen prontuario policial y si se inscriben en un registro gubernamental, aportan sus huellas dactilares, aprenden inglés y pagan impuestos.

El presidente Barack Obama se manifestó a favor de la misma propuesta durante su primera conferencia de prensa tras obtener la relección el 6 de noviembre, y dijo que planea enviar al Congreso un proyecto de ley poco después de juramentarse el 21 de enero para un segundo mandato de cuatro años.

El presidente de la cámara baja, el republicano John Boehner, expresó su disposición a que el próximo Congreso aborde el debate para una reforma integral, apenas 48 horas después de que Obama resultara relecto con un considerable respaldo de los hispanos y otras minorías.

Pero Boehner rehusó especificar si el debate sobre reforma migratoria incluirá la opción de legalizar a los inmigrantes sin documentos, una idea a la que su partido se ha opuesto porque lo ve como un premio a personas que violaron leyes estadounidenses.

Los senadores Jon Kyl y Kay Bailey Hutchison quienes se jubilarán al concluir el actual periodo legislativo en diciembre presentaron la víspera el primer proyecto de ley sobre migración de la bancada republicana tras las elecciones, una versión más limitada del Dream Act, a la que titularon Achieve Act.

Menéndez lo calificó como "un paso en la dirección correcta, al menos se están moviendo en una dirección mejor a decir solamente no, pero no alcanza la meta para que estos jóvenes se integren plenamente a la sociedad estadounidense".

El Dream Act es un proyecto de ley que buscaba suspender permanentemente las deportaciones de algunos inmigrantes menores de 30 años traídos sin autorización a Estados Unidos cuando eran niños. Su última versión fue aprobada por la cámara baja pero no obtuvo los votos necesarios en el Senado en diciembre del 2010.

El proyecto Kyl-Hutchison exige que los beneficiarios hayan entrado a Estados Unidos antes de los 14 años de edad y que hayan vivido en el país al menos durante cinco años.

Brinda tres tipos de visa: la primera, vigente por hasta seis años, para estudiantes; la segunda, una visa de trabajo vigente por cuatro años, y la tercera es una visa permanente no inmigrante que puede ser renovada cada cinco años.

Los senadores dijeron que el proyecto de ley el cual estipula que los beneficiarios no puedan obtener préstamos estudiantiles del gobierno federal no es una vía para la naturalización y que los interesados en una residencia permanente necesitan someterse a los procedimientos ordinarios que rigen a cualquier extranjero.

Ello difiere del Dream Act del 2010, el cual buscaba otorgar una residencia permanente, la cual permite solicitar la naturalización al cabo de cinco años.

El representante Luis Gutiérrez dijo que la oferta a los republicanos para negociar una reforma migratoria integral se mantiene pese a que la bancada demócrata votará el viernes contra un proyecto de ley republicano que busca aumentar a 55.000 por año el número de residencias permanentes disponibles a los extranjeros que culminen en universidades estadounidenses estudios en carreras tecnológicas.

Los demócratas objetan que el proyecto de ley, auspiciado por el republicano Lamar Smith, no incluye beneficios suficientes para las familias de los estudiantes pese a que la legislación busca eliminar la lotería de visas, pero apoyan en términos generales la idea de captar a los extranjeros que culminen estudios en carreras de ciencia y tecnología.

El representante Rubén Hinojosa, quien ejercerá la presidencia de comité durante el próximo periodo legislativo que comienza en enero, dijo que planea reunirse con los comités de legisladores negros y asiáticos con la meta de obtener el mayor apoyo posible para una reforma migratoria.

Los otros principios expuestos por el comité incluyen proteger la unidad familiar, una vía a la naturalización para los trabajadores agrícolas, garantizar la protección fronteriza y establecer un sistema que permita a los patronos verificar si sus empleados están autorizados para trabajar en Estados Unidos.