Según el supuesto capo del narcotráfico, Edgar  La Barbie  Valdez Villarreal, las autoridades mexicanas lo detuvieron hace dos años por haberse rehusado a
Según el supuesto capo del narcotráfico, Edgar La Barbie Valdez Villarreal, las autoridades mexicanas lo detuvieron hace dos años por haberse rehusado a colaborar con funcionarios mexicanos interesados en concertar acuerdos con los principales cárteles de la droga. (Associated Press)
Según el supuesto capo del narcotráfico, Edgar " La Barbie" Valdez Villarreal, las autoridades mexicanas lo detuvieron hace dos años por haberse rehusado a colaborar con funcionarios mexicanos interesados en concertar acuerdos con los principales cárteles de la droga.

Valdez Villarreal, de 38 años, un ciudadano estadounidense nacido en Laredo, Texas, envió una carta a El Paso Times, donde señala a varios funcionarios de máximo rango y quienes, según el aludido, se coludieron con los narcotraficantes.

Varios de los funcionarios mencionados perecieron durante la oleada de violencia que asoló a México en los últimos seis años.

En la referida misiva, "La Barbie" aseguró que el extinto General Mario Arturo Acosta Chaparro, del Ejército Mexicano, al acatar órdenes del entonces Secretario de Gobernación, Juan Camilo Mouriño, organizó varias juntas con representantes de la delincuencia organizada para sostener pláticas con estos grupos.

Las referidas juntas se llevaron a cabo con miembros de La Familia Michoacana, uno de tales cárteles.

En Matamoros, el general se entrevistó con Heriberto Lazcano, líder del muy violento grupo Los Zetas, antes de la muerte de Lazcano, a principios de octubre.

Hace cuatro años, Mouriño pereció durante un accidente aéreo, ocurrido en la ciudad de México.

Después, Acosta se entrevistó con Arturo "Barbas" Beltrán Leyva y con Joaquín "El Chapo" Guzmán.

En su carta, Valdez dijo que él mismo (Valdez) fue contactado acerca de la junta, junto con los líderes de los cárteles del Golfo y de Juárez, además de integrantes de la organización a cargo de Ismael Mayo Zambada.

El pasado abril, el General Acosta murió acribillado a tiros.

Según afirma Valdez, autoridades judiciales de alto nivel del gobierno del Presidente Felipe Calderón emprendieron una persecución en contra de Valdez, debido a su negativa para colaborar en la celebración de pactos con los cárteles.

Sostiene que varios de esos funcionarios fueron sobornados por los narcotraficantes.

"Quiero manifestar, en primer lugar, que no me acogí al programa de testigos protegidos y, asimismo, niego categóricamente los señalamientos y manifestaciones que refieren los elementos aprehensores respecto a la forma de cómo fue mi detención", redactó "La Barbie" en la misiva.

Aún está pendiente la extradición de Valdez hacia Estados Unidos, donde se le acusa formalmente de varios delitos contra la salud en su modalidad de narcotráfico.

En octubre pasado, inició una huelga de hambre para protestar por lo que calificó de pésimas condiciones de su encarcelamiento dentro de una penitenciaría de máxima seguridad, ubicada en el Estado de México.

En ese entonces, las autoridades mexicanas negaron infligir maltrato alguno en contra del reo.

Según las autoridades de la Secretaría de Estado de Estados Unidos, Valdez fue un miembro de alta jerarquía de la organización del narcotráfico de los Beltrán Leyva, y se le señala como el probable responsable de cobrar cuotas en las plazas del narcotráfico bajo control de la organización.

"Valdez-Villarreal fue el hombre de confianza de Arturo Beltrán-Leyva y su principal gatillero", dijeron las autoridades de la Secretaría de Estado, en un comunicado.

"Además, Villarreal dirigió 'Fuerzas Armadas de Arturo', un grupo de asesinos responsables de la mayoría de las matanzas cometidas por la organización de narcotraficantes".

"Fue una pieza clave en la sangrienta pugna por el control del corredor del narcotráfico en la Autopista 35 en Estados Unidos y, de acuerdo con la Agencia de Lucha Anti Droga (DEA, por sus siglas en inglés), es el principal responsable de empujar la batalla hacia el centro y el sur de la República Mexicana".

Valdez enfrenta varios procesos judiciales de 1998, en el Distrito Sur de Texas, y otra acusación en el Distrito Este de Louisiana, del 2002.

En agosto del 2010, Valdez fue capturado por las autoridades mexicanas.

Valdez, jugador de fútbol en la preparatoria de Laredo, Texas, fue apodado "La Barbie" por sus condiscípulos, debido a su cabello rubio y sus ojos azul verde.

También lo apodaron "Güero" y "Mike".

En su misiva, Valdez escribió también que "vale la pena hacer notar que, en cuantas detenciones realiza la Policía Federal, no decomisan nada; todo se pierde (dinero, relojes, vehículos, droga, etcétera)".

"Sin embargo, es menester señalar que tanto el Ejército Mexicano, como la Secretaría de Marina, son más honestos, detienen a quien es y lo ponen a disposición con lo que lo detienen", añadió Valdez.

Hasta la noche del martes, no fue posible localizar a un portavoz de la Policía Federal Mexicana para comentar al respecto.

Ante las instancias estatales y federales, varios habitantes de Juárez entablaron denuncias en contra de agentes de la Policía Federal enviados para restablecer el orden durante el punto máximo de la violencia de la guerra entre los cárteles de la droga.

Los querellantes acusaron a los agentes de llevar a cabo extorsiones, secuestros a cambio de rescate y otros ilícitos.

Según sostiene Valdez, antes de su detención en el 2010, escuchó rumores de que ciertos funcionarios tenían planes de matarlo, en vez de capturarlo.

Diana Washington Valdez puede ser localizada en dvaldez@elpasotimes.com

Traducción: Marisela Ortega Lozano, mortega@elpasotimes.com