El presidente de Estados Unidos Barack Obama escucha al presidente electo de México Enrique Peña Nieto antes de su encuentro en la Oficina Oval de la Casa
El presidente de Estados Unidos Barack Obama escucha al presidente electo de México Enrique Peña Nieto antes de su encuentro en la Oficina Oval de la Casa Blanca, en Washington, el martes 27 de noviembre de 2012. (AP foto/Jacquelyn Martin) (Associated Press)
WASHINGTON (AP) El presidente electo mexicano Enrique Peña Nieto ofreció el martes al mandatario Barack Obama su disposición para aumentar la cooperación binacional en materia de seguridad y su apoyo para lograr una reforma migratoria que regularice la situación de millones de residentes en Estados Unidos sin la debida documentación.

Durante su visita a la Casa Blanca, a escasos cuatro días antes de tomar posesión, Peña Nieto le manifestó a Obama su voluntad "para lograr una mayor cooperación que sea eficaz, que nos permita en un marco de respeto a nuestra soberanía lograr la cooperación para construir fronteras seguras y modernas".

Estados Unidos ha comprometido 1.900 millones de dólares para combatir el crimen organizado en México a través de la Iniciativa Mérida. Desde que el actual presidente Felipe Calderón asumió el poder en 2006, los esfuerzos antinarcóticos han provocado al menos 47.500 muertes hasta septiembre del 2011, según cifras oficiales.

Peña Nieto ha dicho que desea modificar la estrategia de seguridad llevada a cabo por el gobierno de Calderón, pero no ha aportado detalles sobre cómo planea hacerlo y le dijo a Obama que pronto anunciará una estrategia en materia de seguridad para reducir la criminalidad.

Sobre la reforma migratoria, Peña Nieto indicó que "más que venir a demandarla, queremos contribuir desde nuestro espacio y saber cómo podemos contribuir" para "eventualmente lograr un acuerdo de mayor movilidad de personas en México y Estados Unidos".


Advertisement

El próximo jefe de estado mexicano invitó a Obama a la cumbre de América del Norte que México albergará en el 2013.

La reunión estuvo marcada por un tono cordial, en la que ambos líderes intercambiaron felicitaciones tras haberse impuesto en elecciones recientemente y se desearon suerte en los mandatos que están por iniciar, un sexenio para el mexicano y cuatro años para Obama.

Obama elogió la "ambiciosa agenda reformista" de Peña Nieto, quien ganó las elecciones de julio, y expresó confianza en que los dos vecinos podrán fortalecer sus lazos económicos y comerciales e incrementar la seguridad en la frontera que comparten.

Obama dijo en tono de broma que estaba celoso del vicepresidente Joe Biden, quien encabeza la delegación estadounidense que asistirá a la posesión de Peña Nieto el 1 de diciembre.

Los dos dirigentes hablaron con periodistas antes de iniciar una reunión de trabajo en la que también participaron sus respectivas comitivas.

Peña Nieto aprovechó su estadía en la capital estadounidense para sostener reuniones separadas con la secretaria de seguridad nacional Janet Napolitano y la presidenta de la bancada demócrata en la cámara baja Nancy Pelosi, quien señaló que "aunque nos separa una frontera, se comparten valores y tradiciones entre ambos países, con un gran respeto mutuo".

Tras su visita a la Casa Blanca sostuvo otro encuentro con los jefes de las bancadas en el Senado, el demócrata Harry Reid y el republicano Mitch McConnell.

Peña Nieto, quien canceló sin aviso un encuentro con corresponsales previsto al final de su jornada, planea reunirse el miércoles con el primer ministro canadiense Stephen Harper en Ottawa.

El ex gobernador del estado de México asumirá el 1 de diciembre la presidencia para los próximos seis años, lo cual marcará el regreso al poder del Partido Revolucionario Institucional (PRI) que ya gobernó el país de manera ininterrumpida entre 1929 y el 2000.