A partir de 1993 a la fecha, organizaciones derechohumanistas estiman en 200 las desapariciones de personas del sexo masculino, cuyas investigaciones se olvidaron.

La autoridad ministerial dio prioridad a los casos de mujeres desaparecidas a partir de la creación de la Fiscalía Especializada en Atención de Mujeres Víctimas del Delito por Razones de Género, pero desatendió lo relativo a desapariciones de varones, según los resultados presentados, aseguran.

Datos de la Asociación de Familiares y Amigos de Personas Desaparecidas, afirman que de 1993 al 2002, el número de personas desaparecidas hombres fue de 194, mientras que en el mismo periodo se registraron los casos de sólo dos mujeres.

Fue un ciclo de desapariciones muy numerosas de hombres, donde a falta de presión social como en el caso de las mujeres- no han tenido el seguimiento , dice el respecto el sacerdote, Óscar Enríquez, director del Centro de Derechos Humanos Paso del Norte.

En los años recientes, 2008 y 2009, la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH) tiene un reportes de 20 hombres desaparecidos, donde el periodo coincide con la presencia de militares, asegura el visitador titular de la dependencia, Adolfo Castro Jiménez.

Según los testimoniales, las 20 quejas por desaparición apuntan hacia el Ejército mexicano, afirma el funcionario.

Las personas desaparecidas tienen en común ser originarias de otros estados del país, como Veracruz , México, Tabasco, Morelos y Coahuila, señaló Castro Jiménez.

Durante los años 2011 y el presente, la CEDH redujo estos reportes a sólo dos, uno de los cuales corresponde a un hombre de 32 años originario de Parral, según la información.

Víctor Quintana Silveira, quien también se ha comprometido a favor de los familiares de desaparecidos involuntariamente, afirma que en el 2010 el número de desapariciones en el estado de Chihuahua fueron 70.

De los casos más recientes que ocurrieron aquí fueron reportados apenas en octubre pasado por familiares de Adrián Favela, de 27 años y Adriel Ávila, de 30, quienes fueron levantados de su domicilio en la colonia Lomas de San José por personas que se anunciaron como policías ministeriales.

Ambos están desaparecidos desde el pasado 2 de octubre, y desde entonces el padre de Adrián no ha cesado en su búsqueda en hospitales, cárceles y el Semefo, sin obtener ningún resultado.