Una política local que llevaba tres años denunciando persecuciones e intentos de acabar con su vida en Michoacán, en el oeste de México, ha sido asesinada, informaron las autoridades el sábado.

El cadáver de la exalcaldesa de Tiquicheo, María Santos Gorrostieta Salazar, fue encontrado en un terreno baldío, a un lado de la carretera, por unos vecinos que paseaban por el municipio de Cuitzeo. La mujer tenía señales de haber sido atada de manos y de haber recibido un fuerte golpe en la nuca, de acuerdo con la información que hizo pública la Procuraduría General de Justicia de Michoacán.

La expresidenta municipal, de 36 años, ya había sufrido dos atentados en los que sufrió heridas graves y en el primero de los cuales murió su esposo cuando se desempeñaba como edil, en el trienio 2008-2011. Su mandato estuvo rodeado de polémica ya que abandonó el PRI, el partido con el cual había llegado a la alcaldía, y se afilió al centroizquierdista PRD.

El primer atentado se produjo el 15 de octubre del año 2009, cuando viajaba con su marido, José Sánchez, hacia un rancho de su propiedad a bordo de una camioneta. En esa ocasión murió su esposo.

El segundo ataque lo sufrió el 22 de enero de 2010, cuando la entonces alcaldesa se trasladaba en un vehículo oficial y fue tiroteada desde otro vehículo en movimiento.

El cadáver de la política fue encontrado la madrugada del jueves, pero apenas al día siguiente sus familiares lo identificaron en el instituto forense.


Advertisement

El municipio que gobernaba Santos Gorrostieta es ha visto frecuentes disputas entre grupos mafiosos que quieren controlar el territorio.