En una foto del 13 de julio del 2011, divulgada por el sitio cibernético de la Fuerza de Seguridad Internacional muestra al entonces general David
En una foto del 13 de julio del 2011, divulgada por el sitio cibernético de la Fuerza de Seguridad Internacional muestra al entonces general David Petraeus, ex comandante de las Fuerza de Seguridad Internacional y de las Fuerzas de EE.UU. en Afganistán, mientras estrecha la mano de Paula Broadwell, co-autora de la biografía del general. Miembros del Congreso dijeron el domingo 11 de noviembre del 2012, que desean obtener más detalles sobre la investigación del FBI que reveló un aventura extramarital entre el ex director del Agencia Central de Inteligencia David Petraeus y su biógrafa, mientras se preguntan desde cuándo el general retirado surgió en la pesquisa del FBI, si se vio comprometida la seguridad nacional y por qué no se les comunicó del asunto con celeridad. (Foto AP/ISAF) (Associated Press)
WASHINGTON (AP) Apenas una semana después de renunciar por una relación extramarital y eludiendo las cámaras fotográficas y de TV, el ex director de la CIA David Petraeus llegó el viernes al Capitolio para enfrentar las preguntas de los legisladores sobre el ataque mortífero contra el consulado estadounidense en Bengasi, Libia.

El ataque del 11 de septiembre al consulado ha derivado en críticas a la Casa Blanca. Algunos legisladores consideran que el gobierno debió tomar más medidas para impedir el asesinato del embajador de Estados Unidos y otros tres funcionarios estadounidenses.

Petraeus no declarará sobre sus amoríos con su biógrafa Paula Broadwell o los correos electrónicos que envío a una mujer en la Florida que los denunció a un agente del FBI, destapando con ello el caso.

La Comisión de Inteligencia de la Cámara de Representantes, que escuchará primero a Petraeus, se reunió en un salón altamente protegido en el sótano del Capitolio.

Petraeus, en su primera declaración ante el Congreso, desde que dimitió el viernes pasado, comparecerá dentro de unas horas ante la comisión del Senado.

Los republicanos y algunos demócratas han exigido una explicación de por qué el gobierno de Obama describió inicialmente el ataque en Bengasi como una protesta que fue a más y culminó en el asesinato del embajador estadounidense Christopher Stevens y de otros tres empleados norteamericanos.

Cinco días después del ataque, la Casa Blanca despachó a la embajadora en las Naciones Unidas Susan Rice a que declarara en televisión que el ataque fue debido a la indignación musulmana por un vídeo.


Advertisement

Los reportes de inteligencia desmintieron luego esa versión.

El subdirector de la CIA Mark Morell dijo el jueves a la comisión de la Cámara de Representantes que Rice recibió información no secreta de los acontecimientos en Bengasi, según el representante demócrata Adam Schiff, un miembro de la comisión.

Esa información concluyó que la protesta espontánea sobre un vídeo que ridiculiza a Mahoma degeneró en un ataque el consulado estadounidense, versión ofrecida por Rice en entrevistas con cinco canales de televisión.