El consumo de mariguana entre adolescentes de Juárez, creció en un 36 por ciento del año pasado al actual, de acuerdo a los casos recibidos en el Centro de
El consumo de mariguana entre adolescentes de Juárez, creció en un 36 por ciento del año pasado al actual, de acuerdo a los casos recibidos en el Centro de Integración Juvenil. (Associated Press)
El consumo de marihuana entre adolescentes de Juárez, creció en un 36 por ciento del año pasado al actual, de acuerdo a los casos recibidos en el Centro de Integración Juvenil.

Olivia Caraveo, directora de ese programa, dijo que quienes se han detectado dentro de este fenómeno, son estudiantes de secundaria y preparatoria, quienes por convicción propia acuden a recibir ayuda para rehabilitarse.

Esta es una de las razones que justifican la negativa de los directivos de esa institución a la legalización del consumo de marihuana.

El Centro de Integración Juvenil (CIJ) con soportes científicos, va más allá de suposiciones que se pronuncian por la legalización en el consumo de marihuana, creyendo que con eso se dará fin a la parte lucrativa del narcotráfico y la corrupción, según se dio a conocer en una postura definida.

Olivia Caraveo aseguró que el año pasado para el mes de enero, el CIJ recibía en promedio de 15 a 20 personas intencionadas por dejar el uso de la marihuana.

Este año, a partir del mismo mes, el número de usuarios de este narcótico que buscan rehabilitación está entre los 35 a 40 personas cada mes, por la facilidad de compra de la cannabis índica en las colonias, de acuerdo a los testimonios.

En todos los casos, las personas con este padecimiento, inician con el tabaco, luego el alcohol y después la marihuana, para posteriormente pasar a drogas más duras como la heroína que implica procesos más delicados de rehabilitación, señaló la especialista.

En su página oficial de Internet, el Centro de Integración Juvenil reprocha las voces que demandan una iniciativa de legislación a favor del uso de la marihuana.

Menciona que las principales razones que promueven la postura a favor de su legalización, es creer que las políticas prohibicionistas por el tráfico, distribución y criminalización del consumo, no ha provocado los resultados esperados.

Pero esas versiones carecen de fundamento científico. Cuarenta años en el servicio de prevención, tratamiento, rehabilitación e investigación científica, justifican la determinación del CIJ para afirmar que el consumo de la marihuana adquiere formas autodestructivas en el consumo habitual, daños y riesgos en la salud.

El consumo de esta droga entre mayor número de consumidores, traería consigo un mayor número de problemas asociados, por lo que legalizarla sería un error de graves consecuencias, advierte el Centro de Integración Juvenil.