El presidente electo de México, Enrique Peña Nieto, propuso el miércoles reorganizar algunas estructuras del gobierno que permitan entre otras cosas
El presidente electo de México, Enrique Peña Nieto, propuso el miércoles reorganizar algunas estructuras del gobierno que permitan entre otras cosas concentrar en una sola dependencia las tareas de seguridad pública y pasar el control de la Policía Federal al ministerio de Gobernación. (Associated Press)
MEXICO (AP) El presidente electo de México, Enrique Peña Nieto, propuso el miércoles reorganizar algunas estructuras del gobierno que permitan entre otras cosas concentrar en una sola dependencia las tareas de seguridad pública y pasar el control de la Policía Federal al ministerio de Gobernación.

El político del Partido Revolucionario Institucional (PRI) que asumirá la presidencia el 1 de diciembre presentó proyectos de reformas legislativas que también prevén la creación de una comisión nacional anticorrupción que busca tener mayores facultades para combatir ese fenómeno y que implicará la desaparición de la Secretaría de la Función Pública, el actual órgano en la materia.

Otra iniciativa busca modificar las tareas actuales de algunas dependencias para que, por ejemplo, la Secretaría de Gobernación amplíe sus labores de la política interior y concentre las tareas de seguridad pública, además de tener bajo su mando a la Policía Federal, el sistema penitenciario y las labores de seguridad nacional.

Actualmente, la Secretaría de Seguridad Pública tiene bajo su mando a la Policía Federal, un cuerpo que creció de manera importante durante el gobierno saliente del presidente Felipe Calderón al pasar de unos 6.000 a más de 35.000 elementos y que la ha considerado como uno de los pilares -junto con el Ejército y la Marina- de su estrategia de combate al crimen organizado y el narcotráfico.

La Policía Federal se ha visto envuelta en algunos escándalos y el más reciente ha sido la acusación de 15 elementos de la corporación de estar ligados a un ataque a tiros en agosto a un vehículo diplomático estadounidense en el que viajaban dos oficiales de la CIA y un marino mexicano.

Peña Nieto no dijo específicamente si desaparecería la Secretaría de Seguridad, pero dijo que reducirá estas dependencias 18 a 16.

Dijo que el propósito es "generar un nuevo esquema de organización que permita mejorar la seguridad interna, tema sensible hoy entre la sociedad y con ello recuperar la paz y la tranquilidad para todos los mexicanos".

México ha padecido en los últimos años olas de violencia atribuidas en gran parte a los carteles de las drogas que ha dejado miles de muertos.

El gobierno ha dejado de dar a conocer la cifra oficial de asesinatos atribuidos al crimen organizado y el último número contabilizó poco más de 47.500 muertos entre diciembre del 2006 y septiembre del 2011. Activistas y conteos de medios señalan que la cifra se acerca o incluso supera los 60.000 fallecidos.

Las propuestas fueron presentadas a los coordinadores de su partido en el Senado y la Cámara de Diputados para que las hagan suyas y comience su discusión legislativa.

Peña Nieto dijo que la idea es que la reorganización del gobierno pueda ser aprobada antes del inicio de su gobierno o en los primeros días posteriores a que tome posesión, aunque las iniciativas deben ser aprobadas por el Congreso, donde por sí solo el PRI no puede sacarlas adelante.

Representantes del minoritario Partido Verde estuvieron presentes en el acto de Peña Nieto, lo cual hace prever que respaldarán las iniciativas.

Peña Nieto también propuso fortalecer la Secretaría de Desarrollo Social para combatir mejor la pobreza que aún afecta a cerca de la mitad de la población, además de crear una nueva Secretaria de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano que considere la nueva realidad de un país en el que la mayoría de la gente vive ahora en urbes.

Con Peña Nieto el PRI volverá a la presidencia de México, la cual mantuvo de manera continua de 1929 a 2000, una época en la que fue señalado como un grupo que actuó de manera autoritaria y corrupta.

El presidente electo ha insistido en que él es parte de una nueva generación de políticos del PRI que actuará de manera democrática y contra la corrupción.