ARCHIVO. Esta foto de archivo del 18 de septiembre de 2012 muestra cómo el empleado de un dispensario vende marihuana a un paciente en Denver, Colorado.
ARCHIVO. Esta foto de archivo del 18 de septiembre de 2012 muestra cómo el empleado de un dispensario vende marihuana a un paciente en Denver, Colorado. Tres estados norteamericanos votarán si legalizan o no la marihuana la próxima semana. (AP foto/Ed Andrieski, File) (Ed Andrieski)
MEXICO (AP) El principal responsable del equipo de transición del presidente electo mexicano dijo que la legalización de la marihuana para uso recreativo en Washington y Colorado llevará a México y Estados Unidos a revisar las políticas de combate al narcotráfico.

"Estamos obviamente atentos a estas modificaciones importantes que cambian un poco las reglas del juego en la relación con Estados Unidos", dijo en Radio Fórmula Luis Videgaray, el responsable de la transición gubernamental del presidente electo Enrique Peña Nieto.

Videgaray dijo que la posición de Peña Nieto es en contra de la legalización como manera para enfrentar el tema de las drogas, aunque dijo que la votación en esos dos estados de los Estados Unidos era algo que no estaba en el panorama.

"Creo que nos tienen que llevar a revisar las políticas conjuntas tanto del combate al trafico de drogas y en general de seguridad", señaló.

Peña Nieto asumirá el 1 de diciembre la presidencia de México para los próximos seis años, lo cual marcará el regreso al poder del Partido Revolucionario Institucional (PRI) que ya gobernó el país de manera ininterrumpida entre 1929 y el 2000.

Videgaray refirió que antes de asumir el poder, Peña Nieto tiene previsto realizar una gira breve por América del Norte, durante la cual se reunirá con el presidente estadounidense Barack Obama el 27 de noviembre y "el tema de la seguridad sin duda va a ser un tema de la agenda a discutir", apuntó.


Advertisement

"Evidentemente no podemos darle un trato a un producto que es ilegal en México tratando de evitar el trasiego hacia los Estados Unidos, cuando en los Estados Unidos, por lo menos en alguna parte de Estados Unidos, ahora tiene un estatus legal", añadió.

El gobierno de Obama ha dicho poco sobre cómo manejará la legalización de la marihuana en los dos estados.

En México, la administración saliente del presidente Felipe Calderón no se ha pronunciado, aunque durante su gobierno que inició en diciembre del 2006 ha manifestado su oposición a las medidas pro-marihuana en Estados Unidos.

Hace dos años, cuando California puso a votación una legalización similar, Calderón expresó su rechazo a la medida.

En otros países de América Latina, donde la producción de cocaína es dominante, algunos funcionarios, ciudadanos y expertos independientes dijeron que esperaban pocos cambios inmediatos en la política de Estados Unidos sobre las drogas, aunque manifestaron confianza de que la votación en Washington y Colorado sea el inicio de un ajuste a las actitudes estadounidenses hacia la producción de drogas.

Un ex funcionario de la agencia de inteligencia mexicana que ha estudiado los potenciales efectos de ese tipo de medidas, Alejandro Hope, dijo a The Associated Press que estaba optimista de que la legalización en ambos estados dañaría a los carteles mexicanos de las drogas, aunque en mucho dependerá de la reacción que tenga el gobierno federal estadounidense.

Comentó que una fuerte reacción del gobierno de Estados unidos podría tener efectos reducidos, pero ha estimado que si florece un mercado legal en Colorado podría traducirse en que los ingresos de los carteles mexicanos estimados en unos 6.000 millones de dólares se reduzcan a unos 4.600 millones de dólares.