La urgencia de una reforma migratoria y la creciente población hispana, fueron los factores para que los latinos se pronunciaran a favor del Presidente
La urgencia de una reforma migratoria y la creciente población hispana, fueron los factores para que los latinos se pronunciaran a favor del Presidente Barack Obama en la elección del martes según una encuesta nacional. (Associated Press)
La urgencia de una reforma migratoria y la creciente población hispana, fueron los factores para que los latinos se pronunciaran a favor del Presidente Barack Obama en la elección del martes según una encuesta nacional.

El sondeo que fue realizado por la agencia analítica de opinión ImpreMedia-Latino Decisions, señaló que uno de cada tres hispanos conoce a un trabajador indocumentado por lo que la reforma migratoria representó un tema importante en esta elección.

En el país, cerca del 75 por ciento de los hispanos votaron a favor de Obama según la mencionada encuesta. Únicamente el 23 por ciento de éstos apoyaron al candidato republicano Mitt Romney, el cual se encontraba 17 por ciento por debajo del Presidente George W. Bush en el 2004.

La urgencia de una reforma migratoria y la creciente población hispana, fueron los factores para que los latinos se pronunciaran a favor del Presidente
La urgencia de una reforma migratoria y la creciente población hispana, fueron los factores para que los latinos se pronunciaran a favor del Presidente Barack Obama en la elección del martes según una encuesta nacional. (Associated Press)

Si Romney hubiera obtenido el 30 por ciento del voto hispano, es posible que la balanza se hubiera inclinado a su favor, como lo indicó Gary Segura, director de dicha agencia y presidente del departamento de estudios chicanos en la Universidad de Stanford.

Aproximadamente cinco mil 600 votantes hispanos participaron en el estudio. "Los partidos creen equivocadamente que se puede separar el asunto migratorio con los votantes latinos. Sin embargo, cuando el 60 por ciento de ellos conoce a un inmigrante indocumentado y el 90 por ciento ha sufrido una o dos generaciones atrás una experiencia migratoria, es claro que la mayoría de los latinos estarían poco entusiasmados con Romney debido a sus declaraciones sobre este tema".

Segura se refiere a la oposición del candidato republicano a la medida Dream Act, la cual le daría a los jóvenes quienes llegaron a los Estados Unidos a la edad de quince años o menos el camino hacia una posible regularización de su estatus migratorio.

Eliseo Medina, secretario y tesorero de la Unión Internacional de Empleados de Servicio, señaló que los hispanos se distanciaron aún más del partido republicano después de que Romney emitiera una declaración en el mes de enero en un debate en la Florida.

"Si las personas no obtienen empleo aquí, entonces que se auto deporten a otro lugar donde sí puedan trabajar", indicó Romney en esa ocasión.

Después de reaccionar ante este comentario, Romney cambió de parecer pero el daño ya estaba hecho, según Segura.

"Debido a esta postura, los republicanos dejaron varios votos sobre la mesa. Si éstos hubieran tomado la iniciativa de aprobar dicha reforma, los latinos probablemente hubieran votado a favor de este partido en un 31 por ciento o más".

Algunos hispanos que participaron en la encuesta nacional, señalaron estar menos entusiasmados con Obama, sin embargo, la postura cambió en junio cuando éste anunció la política migratoria que detendría la deportación de inmigrantes indocumentados quienes llegaron a este país desde niños.

Como resultado, el 56 por ciento de los votantes hispanos señalaron que esta acción contribuyó a que votaran a favor de Obama.

"Romney realmente se equivocó en sus comentarios sobre inmigración. El cavó su tumba en las primarias al transmitir anuncios extremadamente negativos sobre inmigración y al amenazar con añadir acciones administrativas en contra de los DREAMERS. Después de las primarias, la mayoría de los latinos no quisieron saber ya nada de Romney", señaló Medina.

José D. Villalobos, catedrático de ciencias políticas en la Universidad de Texas en El Paso, indicó que los hispanos le dieron a Obama el beneficio de la duda para continuar con la reforma migratoria y otras promesas que realizó en su primer periodo como presidente.

En la encuesta, el 56 por ciento de los hispanos encuestados señalaron que la actitud de Romney era indiferente ante sus inquietudes.

Clarissa Martínez, directora de asuntos migratorios del Concilio Nacional La Raza, atribuyó la victoria del presidente Obama a la creciente cifra de la población hispana.

Para el 2028, habrá otros 890 mil hispanos registrados para votar, según Martínez.

"Los latinos continuarán jugando un papel determinante en las elecciones y vamos a seguir siendo una figura permanente en el número de votos".

El impacto hispano se sintió en el estado de Texas y también en las elecciones locales. Aunque la afluencia de votantes fue menor que en el 2008, la mayoría de los electores apoyaron a los demócratas y a la reforma migratoria lo que hizo que en la Cámara de Representantes se remplazaran varios escaños, como lo indicó Gregory Rocha catedrático de ciencias políticas en UTEP.

Rocha se refirió a que en la contienda por la junta administrativa de educación en el estado, Charlie García fue derrotado por la demócrata Martha Domínguez. En el Congreso, el ex regidor Beto O´Rourke derrotó a la republicana Bárbara Carrasco en la contienda por el Distrito 16 de la Cámara de Representantes.

El republicano Dee Margo fue vencido por el demócrata Joe Moody para el Distrito 78 en la cámara estatal, posición la cual representa a los sectores Oeste y Noreste de El Paso.

En la contienda por el Distrito 23 en el Congreso el cual representa al Valle Bajo, el demócrata Pete Gallego resultó victorioso sobre su contrincante republicano Francisco "Quico" Canseco. "Sabemos que la reforma migratoria era un asunto muy importante para los votantes latinos, tanto que nuestro anuncio final fue sobre este tema y la oposición de Canseco al Dream Act", señaló Rebecca Acuña vocera de la campaña de Gallego.

Por su parte O´Rourke indicó, "Necesitamos reconocer el hecho de que hay millones de trabajadores en este país los cuales realizan el trabajo que los que nacieron aquí no quieren hacer. Debemos asegurarnos que recibirán un salario justo y condiciones de trabajo favorables".

Si la población hispana continúa en crecimiento y apoyando al Partido Demócrata, éste pronto ganará el control de la Cámara de Representantes.

Expertos en inmigración han señalado que para mantener el voto hispano, Obama y el Congreso deben aprobar más reformas al respecto para el 2013. De lo contrario, los demócratas tanto en la Cámara como en el Senado podrían perder sus escaños en las próximas elecciones del 2014.

"El gigante latino se encuentra despierto y malhumorado. Ya somos parte de la historia", agregó Medina.

Alex Hinojosa puede ser contactada en ahinojosa@elpasotimes.com