Al finalizar el mes de octubre del presente año Ciudad Juárez muestra el más drástico descenso en la incidencia de homicidios dolosos con respecto al mismo periodo del año anterior, al pasar de mil 275 asesinatos ocurridos entre enero y octubre de 2011, a sólo 521 en lo que va del presente año, lo que significa un 60 por ciento de diferencia.

La drástica caída en la estadística de muertes violentas registrada en este periodo es lo que permitió que en el lapso de los dos últimos años nuestra ciudad presente ya un considerable descenso en este tipo de delitos, que ha significado una caída de 94 por ciento de 2010 a la fecha, de acuerdo a lo informado recientemente por el gobernador César Duarte.

Datos proporcionados por el Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia Penal (CCSPJP), basados en los reportes del gobierno de Chihuahua al Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP), reflejan que mes tras mes el presente año marca una constante tendencia a la baja en la incidencia de homicidios dolosos.

Esto coincide en gran medida con la percepción de mejoría en seguridad que reporta gran parte de la ciudadanía fronteriza, lo que ha contribuido a generar confianza para la apertura de nuevos negocios y ha favorecido el repunte económico que a la fecha empieza a mostrar nuestra ciudad.

El documento muestra cómo en enero de 2011 el número de asesinatos fue de 168 contra los 86 ocurridos en 2012, lo que significa un 48.


Advertisement

81 por ciento menos para ese mes, en tanto que en octubre de 2011 el número de muertes violentas fue de 107, contra 30 que registró 2012, lo que significa un 71.96 por ciento a la baja para ese mes.

El mes que presenta una diferencia mayor en el número de homicidios violentos entre un año y otro es julio, ya que en 2011 la cifra de homicidios dolosos fue de 146, contra 39 que ocurrieron en el presente año, lo que implica una caída de un 73.29 por ciento.

Al finalizar 2008 Chihuahua figuraba como el estado más violento de todo el país y uno de las más violentos en el mundo con un total de 2 mil seis homicidios, más del 80 por ciento de los cuales correspondían a Ciudad Juárez.

Pero de acuerdo a cifras del Sistema Nacional de Seguridad Pública citadas por el gobernador de Chihuahua César Duarte, en el lapso de los últimos dos años nuestra entidad registró un marcado descenso de 90 por ciento en este rubro.

De acuerdo a dichas cifras, a nivel de municipios la disminución más notoria es el 94 por ciento que presenta la ciudad de Chihuahua, seguida por el 91 por ciento que arroja Ciudad Juárez, con un descenso menos drástico en el caso de otros municipios.

Estos datos implican una reducción de 47 por ciento respecto a las cifras que lo llevaron a ocupar el primer lugar sólo un año antes, cuando tuvo una tasa de 200 homicidios por cada 100 mil habitantes.

Hasta finales de 2011, el Consejo Ciudadano de Seguridad Pública y Justicia Penal, A.C., ubicaba al estado de Chihuahua en el quinto lugar del ranking de las entidades más violentas del país y del mundo, con una tasa de 94 homicidios por cada 100 mil habitantes.

Todo esto significa un dramático contraste con los números de años anteriores, pues de acuerdo a datos publicados a principios de 2009 por este medio, en 2008 Chihuahua figuró como el estado más violento de todo el país, seguido por Sinaloa, Baja California, Durango y Guerrero.

El 81.4 por ciento de los homicidios dolosos registrados en el estado en ese año, correspondieron a Ciudad Juárez, lo que llevó a nuestra frontera a rebasar en más de 11 veces la media nacional y en más de 25 veces la media internacional de homicidios por cada 100 mil habitantes, con una tasa estimada en 123.61 casos.

Para mediados de 2010, Chihuahua encabezaba el Índice de Inseguridad Ciudadana y Violencia presentado por el centro de investigación México Evalúa al registrar con una incidencia de 74.4 asesinatos por cada 100 mil habitantes, más del 80 por ciento de los cuales seguían ocurriendo en Ciudad Juárez.

En dicho año Chihuahua fue considerado además el único estado del país que se ubicaba en la categoría Más Alta de dicho indicador, al punto de que uno de cada seis homicidios del país se estaba cometiendo en ese entonces en Chihuahua, según citaba el mencionado informe.

Con una calificación de 68.5 puntos, Chihuahua se colocaba en ese año como la entidad con mayor número de homicidios intencionales y homicidios vinculados con el crimen organizado, por encima de otros estados cuyos índices de inseguridad y violencia los ubicaban en un nivel considerado alto , en un rango entre los 44 y los 55 puntos.

Hasta fines de 2009 Chihuahua ya presentaba una diferencia de cinco a uno entre los crímenes relacionados con el narcotráfico y los que corresponden sólo a homicidios dolosos, de modo que de un total de 74.4 asesinatos por cada 100 mil habitantes, 61.39 (82.5 por ciento) corresponden a ejecuciones y sólo 13.01 (17.5 por ciento) a homicidios que no competen a este rubro.

De acuerdo a la organización social México Evalúa, Chihuahua se ubicaba entonces como la entidad que mayor índice de secuestros registró en el lapso de un año, con una incidencia de 204 privaciones de la libertad, que corresponden a un porcentaje de 6.01 por cada 100 mil habitantes.

La excesivamente alta cifra de homicidios llevó a colocar a Juárez como la ciudad con más homicidios violentos de todo el mundo, con números que rebasaban en más de dos veces la media de los países centroamericanos considerados como los más violentos de América Latina por la Organización de Estados Americanos (OEA), como El Salvador, Jamaica, Guatemala, Venezuela, Honduras y Colombia.

Los números ponían a nuestra frontera muy por encima de otras ciudades igualmente consideradas violentas como San Pedro Sula, San Salvador, Caracas y Guatemala, según lo señalaban representantes de diversos organismos sociales del país.

Cabe señalar que de acuerdo al Consejo Ciudadano de Seguridad Pública y Justicia Penal, aún sin contabilizar las cifras del presente año, los datos relativos a 2011 ubican a Juárez en el segundo lugar en el ranking de las 50 ciudades más violentas del mundo, ya por debajo de San Pedro Sula.

Esto luego de que Juárez concluyó 2011 con una tasa de 148 homicidios por cada 100 mil habitantes, todavía muy alta pero no comparable a los números con los que cerró el año 2010, cuando la incidencia era de 210 homicidios dolosos por cada 100 mil habitantes.

Los recientes datos dados a conocer por el gobernador César Duarte, correspondientes a estadísticas del Sistema Nacional de Seguridad Pública, arrojan que los homicidios dolosos en Ciudad Juárez bajaron de 365 ocurridos en mayo de 2010, a 33 hasta octubre del presente año.

Mientras que en la capital del estado, en ese mismo lapso, la cifra bajó de 133 a 8 homicidios dolosos, lo que en promedio con los números del resto de la entidad representa un descenso de 90 por ciento en la incidencia.