El candidato presidencial republicano Mitt Romney habla antes de participar en una campaña para recaudar suministros para víctimas de la la súper tormenta
El candidato presidencial republicano Mitt Romney habla antes de participar en una campaña para recaudar suministros para víctimas de la la súper tormenta Sandy, el martes 30 de octubre de 2012, en la James S. Trent Arena, en Kettering, Ohio. (Foto AP/Charles Dharapak) (Associated Press)
KETTERING, Ohio, EE.UU. (AP) En anuncios, en sus propias declaraciones, y más recientemente a través de las palabras de un partidario de alto rango, el candidato presidencial republicano Mitt Romney parece determinado a suavizar el énfasis sobre el aborto y a pasar por alto circunstancias críticas para la industria automotriz en momentos en que busca el apoyo de grupos cruciales de votantes en los últimos días de una reñida contienda por ocupar la Casa Blanca.

Incluso algunos republicanos, así como los fabricantes de vehículos, dicen que la campaña de Romney fue demasiado lejos con anuncios recientes en radio y televisión que aseveran que tanto Chrysler como General Motors están agregando empleos en China a expensas de los trabajadores en Ohio.

"Bajo el presidente (Barack) Obama, GM recortó 15.000 empleos estadounidenses, pero están planeando duplicar la cifra de autos construidos en China, lo que significa 15.000 empleos más para China", dijo un anuncio comercial que se transmite en Toledo y Dayton, donde miles de personas dependen de la industria automotriz para tener trabajo.

"Y ahora se dice que Chrysler está comenzando a fabricar autos en, lo adivinaron: China", agrega el anuncio.

Las dos compañías se movieron rápido para refutar la idea de que están trasladando empleos estadounidenses al extranjero.

"Los planes de producción de Chrysler Group para la marca Jeep se han convertido en foco de debate público", escribió el director ejecutivo Sergio Marchionne en un correo electrónico que envió el martes a empleados. "Me siento obligado a manifestar nuevamente nuestra posición sin ambigüedades: La producción de Jeep no se trasladará de Estados Unidos a China".

"Claramente hemos entrado en algo así como un universo paralelo durante los últimos días", dijo Greg Martin, un vocero de GM. "Ninguna medida de política de campaña en su peor cinismo menguará nuestros antecedentes de creación de empleos en Estados Unidos y la repatriación de utilidades a este país", enfatizó.

La oficina de campaña de Romney no quiso hacer comentarios al respecto.

En materia de aborto, el replanteamiento de Romney es más un asunto de cambio de tono, aunque el ex senador Norm Coleman aseguró recientemente a una audiencia que es improbable que sea trastocada la opinión expresada por la Corte Suprema en 1973 legalizando el aborto si el adversario republicano gana la elección.