Ruth Rivas de El Paso, sostiene una fotografía de su hijo el marino Adam R. Hernández, quien falleciera el 20 de junio en Hawai.
Ruth Rivas de El Paso, sostiene una fotografía de su hijo el marino Adam R. Hernández, quien falleciera el 20 de junio en Hawai. (El Paso Times)
Adam R. Hernández, de 28 años, había servido en la Marina por ocho años y estaba planeando dedicarse a eso profesionalmente.

El joven no tenía miedo de nada y estaba lleno de vida. Le encantaba lanzarse en paracaídas, bucear y pescar tiburones en Hawai, lugar en donde se encontraba destacamentado, según cuentan sus familiares.

Sin embargo, el 20 de junio Hernández se quitó la vida probablemente como resultado de fumar Spice, un producto que se vende como incienso y que a nivel nacional se conoce como una droga potencialmente peligrosa y que produce los mismos efectos que fumar marihuana.

En su casa de Hawai, se encontró parafernalia relacionada con esta droga, y un jardinero encontró su cuerpo en un campo de fútbol soccer dentro de la base militar.

La educadora Ruth Rivas junto con un cartelón con el lema de su campaña de concientización, "Spice is not nice".
La educadora Ruth Rivas junto con un cartelón con el lema de su campaña de concientización, "Spice is not nice". (El Paso Times)

A pesar de su inmenso dolor por haber perdido a su hijo mayor, la educadora paseña Ruth M. Rivas, se siente obligada a compartir su dolorosa historia y ponerle un rostro al mensaje de advertencia sobre este peligroso producto.

La madre de Hernández ha creado una página en Internet además de la campaña de concientización "Spice is Not Nice" en memoria de su hijo.

"Adam amaba la vida y sé que él nunca hubiera hecho esto solo. Siempre estaba leyendo y dando consejos a la gente ya que le gustaba ayudar. Esta es la manera de asegurarme que continuará ayudando a los demás", indicó Rivas con lágrimas en los ojos.

"Quiero estar segura que su muerte no fue en vano".

Diana Apodaca, funcionaria de información pública de la DEA, agradece que Rivas haya deseado compartir la historia de su hijo. Ella y otros agentes se encuentran incorporando esta historia a sus presentaciones de estos días con motivo de la Semana del Listón Rojo.

"Agradecemos que esté dispuesta a darle a este asunto un aspecto humano. Siempre les decimos a los niños que las drogas son muy dañinas, sin embargo a través de la historia de Adam, contamos con evidencia. Lo que ella está haciendo es muy valiente y emocionalmente difícil, sin embargo, lo hace por amor a su hijo. Es una maravillosa dama que desafortunadamente conocimos en estas circunstancias", señaló Apodaca.

Rivas, quien es bibliotecaria de la escuela primaria Robert R. Rojas, indicó que la última vez que habló con su vástago fue por teléfono unas semanas después del Día de la Madre.

"Hablaba sobre su deseo de enlistarse de nuevo en la Marina ya que deseaba convertirse en oficial. Su deseo era llegar a hacerlo en un día importante como el Día de la Independencia".

Hernández, se desempeñaba como Asistente de Maquinista de Primera Clase, había estado preparándose en el Comando Nuclear de Entrenamiento de la Marina en Goose Creek, Carolina del Sur, así como en la Unidad de Entrenamiento Nuclear de la Marina, en Ballston, Nueva York, y deseaba continuar con esa línea de servicio.

Sus llamadas a casa cada vez eran menos frecuentes durante el último año, y algunas veces parecía como si estuviera enojado o agitado. Sin embargo su madre jamás sospechó que estuviera consumiendo alguna droga y mucho menos que fuera adicto a la Spice.

"Yo sabía que en el ejército probaban algunas drogas y pensé que si mi hijo anduviera en eso yo me habría enterado".

La madre de tres hijos únicamente había escuchado hablar sobre Spice una vez antes de la muerte de Hernández. Spice es el nombre como se le conoce una mezcla de hierbas y químicos comercializada bajo diferentes artículos como sales de baño o incienso, y cuenta con una etiqueta de advertencia que indica que no es para consumo humano.

"Lo pueden encontrar bajo diferentes nombres y con fotos de algunas caricaturas. Una de ellas es Scoby Doo. ¿Lo puede creer? Con eso tratan de atraer a los niños".

Desde la muerte de su hijo, Rivas ha investigado exhaustivamente sobre esta droga y descubrió que ésta constituye un serio problema para las diferentes divisiones del ejército. En la página de You Tube se encuentran varios videos sobre los peligros de Spice en la Marina.

En la página oficial de la institución militar, en un artículo del 2010, se cita a un oficial quien dice que Spice se ha convertido en un problema generalizado ya que varios soldados la consumen debido a que no puede ser detectada en los exámenes de orina, es más económica que la marihuana y es fácil de adquirir.

El artículo afirma que algunos comandantes habían prohibido a sus soldados consumirla o adquirirla dentro o fuera de servicio.

Rivas ha contactado a algunas autoridades de Aliviane, la DEA y la Academia Naval para informarles de su disponibilidad para hablarles sobre los peligros de la droga.

"Esto no sólo se trata de los jóvenes sino de sus padres, el ejército y de todo el mundo. Por eso deseo que todos se enteren que ni siquiera deben probarla".

La agente Apodaca señaló que Spice es definitivamente un problema nacional ya que está siendo comercializada como si fuera legal. Las personas lo están considerando ya que es elaborada en un laboratorio y piensan que es más segura pero no es así. Es mucho más peligrosa que la droga que tratan de imitar .

En julio de este año, agentes de la DEA confiscaron más de seis mil 800 paquetes de droga sintética así como 31 contenedores de sales de baño como parte de la Operación Log Jam. La cual se enfocaba en sustancias ilegales disfrazadas como fertilizantes, sales de baño o incienso.

En Nuevo Mexico, más de 56 mil paquetes de Spice y nueve mil contenedores de sales de baño fueron confiscados.

Según la DEA, algunas drogas no se encuentran prohibidas por la Ley de Sustancias Controladas, sin embargo la Ley Análoga de Sustancias Controladas de 1986 permite que éstas se consideren ilegales si los exámenes químicos comprueban que son similares a las sustancias controladas prohibidas.

Apodaca agregó que Spice no discrimina en cuanto a la edad de los consumidores.

"Desafortunadamente, los jóvenes de entre 18 y 24 años son los que la consumen en exceso y constituye un nuevo problema para el cual estamos tratando de correr la voz principalmente entre los padres. La clave está en la educación".

Los peligrosos efectos de esta droga sintética incluyen vómito, aceleración del ritmo cardiaco, parálisis temporal, ataques de epilepsia, paranoia, depresión y alucinaciones. También puede causar ataques cardiacos o como en el caso de Hernández, pensamientos suicidas.

En las últimas semanas, Rivas ha llevado a cabo varias presentaciones y admite que a menudo llora al hablar de su hijo, sin embargo, considera que es una manera de sobrellevar su pena.

"Es muy duro. Todavía lloro y quien sabe hasta cuando lo haré pero no puedo dejar de hacer algo ya que eso me parece aun peor. Prefiero hablar sobre ello y ayudar a los demás".

Leslie Hudson Sánchez, una madre de familia quien asistió a una de las pláticas de Rivas, se conmovió tanto que habló sobre ello en su página de Facebook.

"Derramé una o dos lágrimas por la pérdida de su hijo quien nunca consumió drogas y acabó haciéndolo y además perdió la vida por esta causa. Este es un llamado para todos los padres que desean saber sobre las nuevas drogas que se encuentran disponibles y que no quieren que sus hijos consuman. Edúquense para que puedan ayudar a sus hijos y sepan de qué hablan. Su historia es tan devastadora que no sé cómo tiene la fortaleza de parase frente a nosotros y compartir su experiencia. La admiro por hablar sobre su hijo y correr la voz sobre esta nueva droga y sobre lo que le puede ocurrir hasta el joven más inteligente y que cuenta con ambos padres", escribió Sánchez.

Rivas ha vuelto a su trabajo, sin embargo desea poder asociarse con alguna organización o negocio que le permita dedicarse completamente a compartir la historia de Adam.

"Mi pasión siempre ha sido la educación y todavía me desempeño como educadora, sin embargo ahora mi mensaje es muy diferente".

María Cortés González puede ser contactada en mcortes@elpasotimes.com