Soon Kim es conducida por agentes de Inmigración y Aduanas fuera hacia la corte el jueves.
Soon Kim es conducida por agentes de Inmigración y Aduanas fuera hacia la corte el jueves. (Victor Calzada / El Paso Times)
EL PASO - La propietaria de un negocio de masajes ubicado en el área central de El Paso enfrenta un cargo internacional por tráfico sexual el cual podría incluir el haber forzado a mujeres a prostituirse. Agentes de Inmigración y Aduanas y de Investigaciones de Seguridad Nacional arrestaron a In Soon Kim propietaria del establecimiento Kyoto Hot Stone Spa ubicado en el 616 N. Virginia durante una redada el miércoles por la tarde.

Kim enfrenta un cargo federal por inducir o forzar a un individuo al comercio interestatal o extranjero con el propósito de dedicarse a la prostitución. Kim, de 61 años, hizo su primera aparición en corte el jueves por la tarde.

El juez Norbert Garney señaló a ésta que el cargo en su contra conlleva una sentencia de hasta 20 años en prisión en caso de ser culpable. Los detalles sobre la acusación de Kim fueron explicados durante la audiencia.

A través de un intérprete coreano quien transmitió la información a Kim por medio de un teléfono, la acusada indicó a Garney que entendía el cargo que se le imputaba. Casi al final de la audiencia, Kim preguntó al juez, "¿Me puedo ir a casa hoy mismo?" Garney le respondió que determinará si ésta puede ser liberada bajo finaza durante una audiencia que se realizará el martes a las 11 a.m.

Según la información sobre Kyoto Hot Stone Spa contenida en la página de Internet de anuncios clasificados, backpage.com, dicho spa ofrece masajes tipo suizo y shiatzu a un costo de 50 dólares por cada media hora. Éste también aparece en varias páginas de Internet en las cuales los usuarios analizan los negocios que presuntamente ofrecen masajes eróticos.

 Autoridades federales no desearon comentar sobre este caso. Según la organización anti-tráfico Polaris Project con sede en Washington, D.C., en Estados Unidos hay más de cinco mil burdeles disfrazados como salas de masajes orientales. La estructura de cobro de este tipo de establecimientos es siempre la misma: los clientes pagan una cuota de entre 60 y 90 dólares por media hora. Las empleadas que trabajan en este tipo de establecimientos son presionadas a complacer al cliente para poder recibir propinas por participar en actividades sexuales.

Las salas de masajes orientales generalmente operan en centros comerciales, edificios de oficinas o complejos médicos y anuncian servicios de masaje legítimos en sitios de Internet tales como Craiglist y Backpage y algunas veces en periódicos y vallas publicitarias.

A menudo, las empleadas de estos establecimientos se encuentran en los Estados Unidos ilegalmente y son obligadas a participar en actividades de prostitución para poder saldar las deudas que adquirieron al ser introducidas al país clandestinamente después de que les realizaron falsas promesas de una mejor vida. Éstas también seden debido al temor de ser remitidas a las autoridades por su condición de ilegales, como lo indica la mencionada organización.

Las mujeres que trabajan en las salas de masage generalmente viven ahí mismo y son transportadas periódicamente de burdel en burdel. Éstas casi siempre trabajan largas jornadas y los propietarios de varios establecimientos mantienen las puertas con llave y utilizan sistemas de seguridad para monitorear a los clientes los cuales sólo pueden ingresar tocando un timbre.

El año pasado, agentes de Inmigración y Aduanas así como del FBI junto con la policía de Las Cruces realizaron órdenes de cateo en dos salas de masaje de Las Cruces. Éstas fueron Bally Hot Stone Spa ubicada en South Don Roser Drive y Green Hot Stone Relaxation Spa localizada en Hillrise Drive. 

A raíz de dicho cateo, Hyang Sook Kim, de 45 años y empleada de Green Hot Stone Spa así como Myung Hee Ok, de 49 años, y Suk Cha Lowrey, de 62 años, ambas empleadas de Bally Hot Stone Spa, fueron acusadas en una corte distrital del estado de Nuevo Mexico por promover la prostitución y aceptar los ingresos de una prostituta.

En ese entonces, agentes federales dijeron al periódico Las Cruces Sun-News que se encontraban investigando si los dos spas de Las Cruces estaban relacionados con otros establecimientos de Nuevo Mexico, Texas y otros estados del país.

Adriana M. Chávez puede ser contactada en achavez@elpasotimes.com