La jovencita Marlen Amox Fernández, de 20 años, fue reportada como desaparecida por sus familiares desde el pasado 30 de julio del 2012, al salir de su
La jovencita Marlen Amox Fernández, de 20 años, fue reportada como desaparecida por sus familiares desde el pasado 30 de julio del 2012, al salir de su vivienda en la colonia El Mezquital, lo que provocó la activación del Protocolo Alba. (Facebook)
La familia de la joven Marlen Amox Fernández, cuyos restos fueran localizados durante dos rastreos a espaldas de la planta Electrolux, rechazaron recibir las piezas óseas que según la Fiscalía Especializada en Atención a Mujeres Víctimas del Delito por Razones de Género, corresponden a la víctima, confirmaron activistas sociales.

Situación similar se vivió en el mes de abril del 2012, cuando la Fiscalía pretendió entregar los restos que para la autoridad, correspondían a la joven Guadalupe Pérez Montes, localizados en la Sierra de San Ignacio en el Valle de Juárez.

En el caso de Marlen, la autoridad notificó a su madre desde el pasado fin de semana que en base a las pruebas genéticas realizadas, los restos localizados diez días atrás, así como los encontrados el 26 de agosto, a unos 200 metros de la empresa Electrolux, sí corresponden a los de su hija.

Obviamente ella entró en shock y rechazó desde el primer momento la versión de que su hija esté muerta; ella la esperaba localizar con vida , manifestó una de las activistas que acompaña a la familia.

El Fiscal de Género, Ernesto Jáuregui Venegas, confirmó ayer que ya se cuenta con la identidad de la víctima, sin embargo, dijo estar impedido por la ley para dar a conocer el nombre de manera oficial.

La jovencita Marlen Amox Fernández, de 20 años, había sido reportada como desaparecida por sus familiares desde el pasado 30 de julio del 2012 al salir de su vivienda en la colonia El Mezquital, lo que provocó la activación del Protocolo Alba.

La pesquisa difundida en aquella ocasión, señala que la joven mide 1.58 metros de estatura, de tez blanca, ojos café claro a la altura de los hombros, cejas delgadas y nariz afilada.

Su complexión fue descrita como robusta. Vestía pantalonera color negra con franjas laterales de color rojo y blanco, playera de color negra y tenis morados.

Representantes de organizaciones sociales, indicaron que la noticia fue un gran dolor para la familia por lo que la primera reacción fue de negativa de que los restos localizados durante dos distintos rastreos, correspondan a los de la joven.

En cuanto a las investigaciones el fiscal Jáuregui manifestó que se tienen con dos líneas de investigación sólidas, sin embargo nada se sabe todavía sobre quién o quiénes fueron sus agresores.