VILLA CANALES, Guatemala (AP) Entre lágrimas, flores y velas, el horror era palpable en la aldea de Las Escobas. Campesinos velaron a sus vecinos, mientras que el presunto responsable de la masacre que dejó a siete personas muertas, incluyendo a una beba de ocho meses, fue capturado el miércoles, informó la Policía Nacional Civil.

"¿Quieren ver dónde está mi mujer? Está allá con mis otros hijos y mi nietecita", dijo Juan José González, señalando los ataúdes de su esposa María Concepción, sus hijos Enrique y Roberto y sus nietos, ambos menores de edad Israel de ocho años y Azucena de ocho meses de nacida.

Pablo Castillo, vocero de la Policía Nacional Civil, le dijo a The Associated Press que César Augusto Chávez, de 38 años, fue trasladado a la capital, don se le imputan los cargos de asesinato, asesinato en grado tentativo, asociación ilícita y conspiración.

En el allanamiento, la policía encontró dos teléfonos móviles, los cuales creen fueron utilizados para coordinar el ataque a la familia.

Varios familiares dijeron que la familia había sido asesinada por negarse a desalojar sus tierras.

De dos en dos, los asistentes al funeral en un humilde salón municipal se acercaban a ver los ataúdes, adornados con flores silvestres. En el medio, estaba el más pequeño de todos, perteneciente a la beba Azucena y que, haciéndole tributo a su nombre, era el único cubierto de una tela satinada blanca.


Advertisement

"Estamos muy preocupados", dijo Rubén Batres, un campesino de 75 años de edad. "No tenían porqué hacerle eso a los niños".

Por el momento, las autoridades dijeron estar investigando esas denuncias para encontrar el motivo y agregaron que no se habían descartado vínculos con el narcotráfico.

"Las dos teorías que estamos manejando es si existía algún conflicto con los terratenientes y también debemos descartar si la cabeza de familia tenia vínculos si alguno con el crimen organizado", explicó Willy Melgar, vocero del ministerio de Gobernación, en una entrevista telefónica con la AP.

Los familiares respondieron con ira e indignación.

"Díganme qué delincuente sólo come tortillas con sal y tiene su cama amarrada con lazos", exclamó Juan Carlos González hijo, hermano y tío de las victimas.

Según la versión oficial, un número indeterminado de pistoleros ingresaron en el hogar ubicado en una aldea al sur de la capital y asesinaron a tres mujeres y cuatro hombres, incluyendo a un niño de ocho años y una beba de ocho meses, mientras dormían.

Otros dos niños, de seis y cuatro años, escucharon los disparos y se escaparon huyendo hacia la montaña hasta ser encontrados por las autoridades. El mayor, hasta el momento identificado solamente como "Carlos", dijo que los hombres "llevaban trajes oscuros y pasamontañas".

El niño de cuatro años fue transportado a un hospital de la capital por una herida de bala en la mano.

Estos dos niños y un tercero que se encontraba con su padre en la capital al momento de la masacre fueron puestos bajo protección como testigos.

Esta es el tercer homicidio múltiple familiar registrado en Guatemala este año.

En junio, hubo un triple asesinato de una familia al oriente del país. En septiembre, se produjo un quíntuple homicidio al noroccidente del país por un enfrentamiento entre varias mafias de narcotraficantes, informó entonces el Ministerio Público.

"Dicen que los niños siempre son los que dicen la verdad, si mi sobrinito lo dijo es porque fue así", afirmó González.

________

Romina Ruiz-Goiriena está en Twitter como https://twitter.com/romireportsAP

Copyright 2012 The Associated Press.