Yara Belén Pérez, de 30 años, fue captada al salir del juzgado en El Paso, durante un receso en el juicio emprendido en contra suya como probable
Yara Belén Pérez, de 30 años, fue captada al salir del juzgado en El Paso, durante un receso en el juicio emprendido en contra suya como probable responsable de asesinar a su hijita de 3 años. (Foto: Rubén R. Ramírez/El Paso Times.)
EL PASO - Yara Belén Pérez, acusada de golpear a su hija de 3 años hasta la muerte, ocurrida en el 2007, declaró a un investigador de homicidios de El Paso haber visto agonizar lentamente a su pequeña, sin llamar a los servicios de urgencias, por temor a su novio.

A Pérez, de 30 años, se le juzga actualmente por el cargo de homicidio capital y lesiones graves en perjuicio de una menor, en el caso del fallecimiento de su pequeña Jacqueline González, de 3 años, en noviembre del 2007.

Su magullado cuerpo, cubierto de moretones, fue localizado en el interior de la cajuela del automóvil propiedad de Pérez, estacionado frente a su departamento.

Durante una declaración videograbada ante el investigador Erik Messer, Pérez detalló que su novio, Francisco Castañeda, se encargaba de cuidar a la pequeña Jacqueline, mientras la madre trabajaba, hacía mandados y recogía de la escuela a su otra hijita.

Al estar en el trabajo, declaró Pérez ante Messer, telefoneó a Castañeda para ver cómo estaba la infante.

El hombre le dijo a su novia haber arrojado a Jacqueline hacia la bañera, con todo y sus piyamas, por haberse orinado.

En el 2010, Castañeda fue declarado culpable de homicidio capital y condenado a prisión perpetua, sin derecho a la preliberación.

En el video, Pérez declaró ante Messer haber notado hematomas (moretones) en el rostro de Jacqueline, pero cuando le preguntó a Castañeda al respecto, el hombre se molestó y se salió del cuarto.


Advertisement

Con el transcurso del día, agregó Pérez, se dio cuenta de que la niña se abstuvo de comer y vomitaba constantemente, además de estar estreñida, así que Pérez le dio jugo y té, sin resultado alguno.

Pérez también le dijo al detective Messer haber medido la temperatura de la niña y notó que estaba muy baja, pero evitó hablar al servicio de urgencias 911 porque "Frank se apoderó del teléfono y no me dejó".

La respiración de la víctima, recostada en el sofá del departamento de su mamá, se volvió entrecortada.

De repente, agregó Pérez, la pequeña dejó de respirar.

"Supe que su corazoncito ya no latía, aun cuando no pude sentirlo", comentó Pérez durante su declaración en el video, mientras sollozaba.

Pérez dijo haber llamado a la hermana de su novio para que la auxiliara. Cuando la cuñada llegó, empujó a Pérez y la conminó a comunicarse al 911, pero Pérez se abstuvo. Dijo haberse vuelto histérica.

Al irse la hermana de Castañeda, dijo Pérez ante el detective, Pérez se fue a su recámara y, al regresar a la sala, Castañeda ya había escondido los restos de Jacqueline dentro del vehículo propiedad de Pérez.

El martes, la policía atestiguó que, junto con el cuerpo de la víctima, encontró un bote rojo de gasolina, dentro de la cajuela.

Después de unos 45 minutos, Messer finalizó el interrogatorio y abandonó la sala de entrevistas. En la imagen se vio cómo Pérez, en posición fetal, lloraba y gritaba por su nena.

"¡Mi niña! ¿Qué te hizo ella?", se oyó gritar a Pérez en español. "¿Por qué, Frank? Diles que tú fuiste".

En el estrado de los testigos, Messer declaró esta mañana cómo un detective y él mismo trasladaron a la pareja hacia la cárcel del Condado de El Paso, bajo cargos de homicidio capital.

Messer escuchó cuando Pérez le exigió a Castañeda "decirnos la verdad".

En respuesta, Messer relató, Castañeda movió la cabeza en señal negativa.

Durante la diligencia judicial efectuada en el juzgado, Pérez estuvo sollozando la mañana entera, cuando la fiscal adjunta transmitió el video ante el jurado.

Si es declarada culpable de homicidio capital, Pérez enfrenta una condena de prisión perpetua.

Adriana M. Chávez puede ser localizada en achavez@elpasotimes.com; 546-6117.

Traducción: Marisela Ortega Lozano, mortega@elpasotimes.com; 542-6077.