La detención de El Wicked , como responsable de la muerte de la activista Marisela Escobedo, confirmó lo que hace poco más de dos años se manejó sólo como versión y que para las autoridades en ese momento significó parte de las leyendas urbanas , la alianza entre los grupos criminales Los Zetas y La Línea.

La detención de José Enrique Jiménez Zavala, alias El Wicked, viene a confirmar la sospecha que se tenía de que Sergio Armando Barraza Bocanegra, era el autor intelectual del crimen, dijo ayer el vocero de la Fiscalía General del Estado, Carlos González Estrada.

De acuerdo a la Fiscalía, Barraza, quien en el año 2010 pertenecía ya al grupo criminal Los Zetas en el estado de Zacatecas, pidió el apoyo de sus jefes toda vez que la activista realizó una serie de movilizaciones por varias ciudades de aquel estado para exigir su captura.

Los Zetas pidieron a su vez la intervención de la Línea para acallar a la activista, con los resultados ya descritos.

Ahorita se sigue trabajando en coordinación con el Ejército, la Policía Federal y el Gobierno del Estado de Zacatecas para ubicar a este hombre, traerlo detenido a Chihuahua y que cumpla su sentencia por el homicidio de Rubí, la hija de Marisela Escobedo , dijo el portavoz.

La investigación sobre Sergio Rafael no se ha dejado de lado, se sigue trabajando y ese es el siguiente objetivo, la detención del autor intelectual de este crimen.

Dijo que el homicidio de Escobedo fue una negociación entre cabecillas de los dos grupos criminales. Los jefes de La Línea le piden a El Wicked , como jefe de grupo de Los Aztecas, que consumara la ejecución, ese fue el acuerdo entre las dos organizaciones criminales , señaló.

Sostuvo que eso no quiere decir que haya venido un grupo de gente de Los Zetas o que se haya fortalecido la presencia de ese grupo criminal en la frontera o en el estado.

En ese momento, 16 de diciembre del año 2010, fue la solicitud de apoyo del cártel de Los Zetas para cometer ese homicidio, ese es el único trato del que se tiene conocimiento , concluyó.