MEXICO (AP) El gobierno de México asestó un golpe a una facción del cártel de Los Zetas con la captura del capo Iván Velázquez Caballero, señalado como uno de los responsables de una ola de violencia que ha afectado una parte del norte del país, en medio de una división interna de uno de los grupos del narcotráfico más sanguinarios del país.

Velázquez, alias "El Talibán" o el "Z-50", estaba enfrascado en una sangrienta guerra interna con el segundo líder de Los Zetas, Miguel Angel Treviño Morales, el "Z-40", por el control del estado norteño de San Luis Potosí, informó el jueves el portavoz de la Marina, vicealmirante José Luis Vergara.

El vocero dijo que esa pelea llevó a Velázquez a buscar una alianza con el cartel del Golfo, aunque un funcionario estadounidense basado en México había dicho a que "El Talibán" logró un acuerdo con Los Caballeros Templarios, otro grupo del narcotráfico con influencia en el oeste del país.

Los Zetas, un grupo formado a finales de la década de 1990 por desertores de una unidad de élite del ejército mexicano, inicialmente actuó como el brazo armado del cartel del Golfo, aunque hacia 2010 rompieron y comenzaron una sangrienta batalla.

Hoy, Los Zetas son considerados un cartel por sí solo.

Velázquez era el supuesto jefe regional de Los Zetas en los estados norteños de Zacatecas, Aguascalientes, además de algunas partes de Guanajuato y Coahuila, todos en las inmediaciones de San Luis Potosí, donde el miércoles fue capturado por la Marina.


Advertisement

La batalla entre Velázquez y Treviño se tradujo en hechos como el asesinato de 14 personas en San Luis Potosí, cuyos cuerpos aparecieron en agosto en una vagoneta.

El portavoz naval dijo que los 14 eran supuestos simpatizantes de Velázquez.

La captura podría calmar la violencia que se ha visto en esa zona, al menos momentáneamente.

Un funcionario de la Marina, no autorizado a ser identificado debido a políticas internas, dijo a The Associated Press que la violencia podría reaparecer si algunos grupos buscan pelear por los territorios que controlaba "El Talibán".

"Si 'El Talibán' tenía células de sicarios bajo su mando, sí se puede desatar la violencia, porque sólo capturan a un líder y no a sus subordinados, pero cuando alguien está cambiando de bando en un cartel no se sabe con qué estructuras se va", dijo por su parte a la AP Raúl Benítez, experto en temas de seguridad de la Universidad Nacional Autónoma de México.

Infantes de Marina con los rostros cubiertos con pasamontañas presentaron ante la prensa al sospechoso esposado y corpulento junto con dos presuntos cómplices, uno de ellos de escasos 19 años.

El gobierno mexicano ofrecía una recompensa de 30 millones de pesos (unos 2,3 millones de dólares) por su captura.

Con Velázquez suman 24 líderes y lugartenientes del narcotráfico detenidos o muertos, de los 37 más buscados en México que figuran en una lista del gobierno dada a conocer en 2009.

Aunque no está claro en qué grado afectará a Los Zetas la detención de Velázquez, para Benítez su captura sí afectará al grupo en tanto puede proveer al gobierno de detalles para asestar más golpes a la organización.

"Cualquier desprendimiento o captura sí afecta a una organización, definitivamente, (porque) tiene que ir recomponiéndose y cuando la captura se hace sin la muerte del capturado es más peligroso para el cartel, porque esa persona va a declarar", dijo el analista.

En las últimas semanas, sus rivales del cartel del Golfo también han sufrido importantes golpes: sus dos principales líderes, Mario Cárdenas Guillén y Jorge Eduardo Costilla, fueron capturados también en operaciones de la Marina.

En un análisis de choques recientes, un funcionario estadounidense en México, que no puede ser nombrado por razones de seguridad, dijo a la AP que Velázquez Caballero aparentemente había formado una alianza de conveniencia con el cartel de Los Caballeros Templarios, con sede en el estado de Michoacán, para su disputa con Treviño Morales.

El funcionario de la Marina mexicana, sin embargo, dijo que aunque habían escuchado la versión de que "El Talibán" se habría aliado con Los Caballeros Templarios, es algo que su sistema de inteligencia no había logrado corroborar, pero sí que buscaba un acuerdo con sus antiguos rivales del cartel del Golfo.

Los Zetas son considerados el cártel más violento del hemisferio y se les atribuye una gran porción de las decenas de miles de muertos en la guerra de las drogas en México, aunque otras pandillas también han cometido numerosas masacres.