Esta fotografía, sin fecha, de fichaje policial que suministro el Departamento del Alguacil del Condado de Liberty en Texas muestra a Eric McGowen, uno de
Esta fotografía, sin fecha, de fichaje policial que suministro el Departamento del Alguacil del Condado de Liberty en Texas muestra a Eric McGowen, uno de los implicados en las supuestas violaciones multitudinarias de una niña hispana hace dos años en un comunidad texana. La menor, de 13 años ahora, ofreció su testimonio el miércoles 29 de agosto de 2012 en la apertura del juicio. (Foto AP/Cortesía del Departamento del Alguacil del Condado de Liberty) (Associated Press)
LIBERTY, Texas, EE.UU. (AP) Una niña hispana de 13 años, que según las autoridades fue atacada sexualmente varias veces por 20 adultos y menores hace dos años en Texas, lloró el miércoles cuando el video de una de las agresiones fue reproducido para los jurados al comenzar el juicio.

La menor, que ofrece testimonio con un seudónimo, dijo al jurado que el acusado Eric McGowen, de 20 años y otro hombre acusado en el caso la llevaron en octubre de 2010 a una casa en Cleveland, una pequeña comunidad del sureste texano donde los implicados y la niña vivían.

La niña, que tenía entonces 11 años, dijo que fue llevada a lo que describió como el "cuarto de bebé" de la casa, donde tuvo sexo con varios adultos y menores, incluido McGowen.

McGowen, uno de los 14 adultos acusados de tener sexo con la menor en un lapso de casi tres meses, está acusado de ataque sexual agravado de una menor y podría ser condenado a cadena perpetua en caso de ser hallado culpable.

Los fiscales presentaron unos pocos minutos de un video en el que, dijeron, un tercer hombre acusado en el caso estaba atacando sexualmente a la menor. La niña testificó que McGowen estaba en el cuarto en esa ocasión. La menor lloró cuando fue reproducido el video, que varios jurados prefirieron no ver.

"¿Acaso los tipos tomaron turnos contigo?", preguntó el fiscal Joe Warren.

"Sí señor", respondió la niña.

Los fiscales afirman que la niña fue atacada en al menos cinco ocasiones en 2010, entre mediados de septiembre y principios de diciembre.

Ocho de los 20 acusados en el caso se han declarado culpables, incluidos los seis menores. Una orden mordaza impide a fiscales y abogados defensores hablar del caso públicamente.

Las autoridades comenzaron a investigar en aquel diciembre cuando uno de los amigos de la niña le dijo a un profesor que había visto un video de teléfono celular en que su amiga era violada en un remolque de camión abandonado.

El caso causó indignación en Cleveland, una comunidad de unos 9.000 habitantes que se encuentra a 72 kilómetros (45 millas) al noreste de Houston. Algunos vecinos recibieron críticas generalizadas por insinuar que la niña fue responsable en parte porque, dijeron, usaba maquillaje, parecía de más edad y no tenía una supervisión apropiada de sus padres.

El caso también se ha complicado por la noción de muchos habitantes del vecindario de población mayoritariamente negra y donde viven varios de los sospechosos de que las detenciones tuvieron motivos raciales. Todos los implicados son negros y la niña es latina.

El juicio se realiza en la ciudad de Liberty, que está cerca de Cleveland y es la cabecera del condado.

Uno de los dos adultos que se declararon culpables fue condenado a 15 años de prisión y el otro espera sentencia. Cada uno de los seis menores recibió penas de siete años de cárcel que fueron suspendidas para ponerlos en libertad condicional por ese tiempo.

La mayoría de los adultos implicados están acusados de ataque sexual agravado a una menor, mientras que sobre cuatro pesa el cargo de abuso sexual persistente contra una menor.