La usurpación de identidad y el uso de documentación apócrifa, se ha convertido en una práctica recurrente por centro y sudamericanos en su tránsito a los Estados Unidos por nuestro país, para tratar de acreditar la nacionalidad mexicana.

En los puntos de internación de esta ciudad y más comúnmente en el aeropuerto internacional, se han detectado desde pasaportes mexicanos falsos, hasta credenciales auténticas del IFE, que no corresponden al portador, sólo que la fotografía es muy parecida, dijo Humberto Uranga Urías, delegado del Instituto Nacional de Migración.

Expertos suponen que esas credenciales las obtienen los centro y sudamericanos en sus países de origen a precios muy elevados, como en el caso aquí de las visas láser, que alquilan en cien dólares si hay cierto parecido entre el propietario original del documento, con quien pretende cruzar ilegalmente a los EU.

José Luis Garduño, especialista binacional en estudios migratorios, asegura que las personas indocumentadas que utilizan falsas credenciales o pasaportes para usurpar una identidad, nunca van a evadir a los oficiales de Migración en una entrevista, por lo que están siendo engañados por bandas de traficantes.

El oficial utilizará sus conocimientos y experiencia para tratar de evidenciar en una entrevista, si la persona que se ostenta de tal o cual nacionalidad es en verdad quien dice ser, indicó el especialista.

No hay un sistema o una regla que nos indique si los documentos que se presentan para acreditar la nacionalidad son falsos, al menos que sean muy burdos, pero en la entrevista hay manera de ir a la particularidad de cada caso y descubrir si están diciendo la verdad , dijo el experto.


Advertisement

Si alguien es propietario de algo, nos debe de plantear cómo es que llegó a obtener el documento y si no hay respuestas claras, nos da pie a seguir preguntando en las inconsistencias, agregó.

Por su parte, el delegado del INM, Humberto Uranga, dijo que el personal del instituto en Chihuahua ha recibido varios cursos para identificar la documentación apócrifa que muestran originarios de otros países en su tránsito por el país.

Indicó que sin embargo, en casos recientes, dos salvadoreños ya habían logrado pasar algunos filtros de revisión en el aeropuerto de la ciudad de México, pero al atender la alerta que se giró aquí al respecto, se conoció sobre la realidad del robo de identidad con credenciales del IFE y fueron detenidos y consignados un hombre y una mujer.

Por medio de preguntas a quienes arriban a los puntos de internación en esta frontera y declaran su nacionalidad, los oficiales de Migración logran algunas evidencias en los casos de indocumentados que generalmente no logran hilvanar sus ideas, dijo por su parte el especialista José Luis Garduño.

Los impostores no logran sus propósitos, por las medidas de seguridad implementadas y los filtros de migración por parte de las autoridades mexicanas y norteamericanas.

Generalmente, dijo el entrevistado, la inspección no se basa en las características físicas de las personas, ya que el oficial de Migración no etiqueta a nadie, todo se determina en la plática al interactuar.

No se le da mucho valor a las características y rasgos de las personas, aun cuando presenten documentación difícil de certificar en el momento, pero al final se conoce la verdad , indicó Garduño.