(Archivo El Paso Times)
CIUDAD JUAREZ.- En los dos últimos años, organizaciones de derechos humanos han recibido 44 casos de gentes que alegan haber sido torturadas por oficiales de la policía local, estatal o federal. De ese total, 20 casos han sido suficientemente documentados para interponar una demanda formal ante las autoridades correspondientes.

El sacerdote Oscar Enriquez, miembro de la Comisión de Derechos Humanos Paso del Norte djo que en nueve de los 20 casos, los torturadores han sido agentes de la policía ministerial bajo las órdenes de la fiscalía estatal, en otros seis casos, fueron agentes de la Policía Federal y en los cinco restantes fueron agentes de la policía municipal.

Enriquez dijo que varias organizaciones de derechos humanos han documentado más de 170 casos de tortura a nivel nacional principalmente en cinco estados, entre ellos Chihuahua. "Ellos han expresado su preocupación de que la tortura de ha extendido como un procedimiento de investigación en México".

Enriquez y otros miembros de la CDHPN anunciaron el inicio de una campaña local y estatal llamada "No más tortura" dirigida a crear conciencia entre la población de que la tortura es un crimen.

"Ningún delincuente, por más delincuente que sea, debe ser torturado", dijo Enriquez. "Hay reglamentos en los que México se comprometio a no usar la tortura como forma de castigo. La tortura es un crimen".


Advertisement

Enriquez estuvo acompañado por familiares de personas que supuestamente han sido víctimas de tortura después de haber sido arrestados. Ellos dijeron que sus familiares fueron obligados a confesar crímenes después de muchas horas de tortura.

Daniel Amaya Martínez dijo que su hermano, Rogelio Amaya Martinez, de 29 años, fue arrestado el 11 de agosto de 2010 cuando estaba ayudando a unos amigos a mover un refrigerador de una casa a otra. Rogelio y sus cuatro amigos fueron acusados de terrorismo, ser parte de una organización criminal y posesión de armas. Ellos fueron presentados ante la prensa como los responsables del ataque con carro bomba ocurrido en Juárez el 16 de Julio de ese año.

"Ellos fueron arrestados el 11 de agosto y después llevados a la ciudad de México, donde los presentaron a la prensa dos días después", dijo Daniel Amaya. "En las 48 horas entre su arresto y la presentación fueron golpeados y torturados física y psicológicamente".

Diana Morales, abogada de Amaya y de los otros cuatro, dijo que han presentado una denuncia por tortura contra los cinco oficiales involucrados en el caso y que son Manuel Calleja Marin, Manuel Granero, Federico López, Luis Alberto González y Víctor Aquileo Adam Serafin. Dos de los oficiales siguen destacamentados en Juárez, dijo.

Morales agregó que la existencia de tortura ha sido demostrada bajo los criterios del Protocolo de Estambul, el cual fija lineamientos internacionales para determinar si una persona que alega tortura o mal trato, fue efectivamente víctima de ello.

El vocero de la policía municipal no pudo ser localizado.

Angélica González, madre de Oscar Daniel Cardiel González, de 25 años, dijo que su hijo fue arrestado el 15 de diciembre de 2011 y acusado de homicidio, robo y posesión de armas. Él fue presentado a la prensa como sicario.

De acuerdo a Gonzalez, su hijo fue arrestado junto con otras dos personas y los tres fueron torturados para obligarlos a confesar. Más tarde, la fiscalía desechó los cargos de homicidio y dejo solo el de posesión de armas. Ella espera que su hijo sera liberado pronto.

Los organizadores de la campaña "No más Tortura" dijeron que quieren construir una cultura de la denuncia y llamaron a aquellas personas que hayan sido víctimas de ese delito a denunciarlo.

"Queremos crear conciencia de que la tortura es un delito y estamos pidiendo a la gente que se acerque a nosotros para documentar esos casos y tomar las acciones necesarias", dijo Enriquez. "Queremos construir una ciudad libre de violencia y libre de tortura".

Lourdes Cárdenas puede ser contactada en lcardenas@elpasotimes.com; 546-6249