EL PASO.- Un hombre de El Paso sentenciado por matar al bebé de 19 meses de su novia en el 2000 será sentenciado en diciembre, de acuerdo al sitio de Internet del Departamento de Justicia de Estados Unidos.

Rigoberto Avila Jr., está programado para recibir la inyección letal el 12 de diciembre. Su ejecución fue programada el martes, tres días después de su cumpleaños número 40.

En 2010, la Suprema Corte de Justicia rechazó una audiencia de apelación interpuesta por su abogado Robin Norris.

Avila fue sentenciado a la pena de muerte por un jurado de El Paso que lo declaró culpable de la muerte de Nicolás Macías, quien fue golpeado hasta la muerte cuando Avila estaba cuidando a los dos hijos de su novia, el 29 de febrero del 2000.

Durante su juicio en 2001, los fiscales estatales dijeron que Avila propinó puntapiésy azotó varias veces a Nicolás, causando que los órganos del pequeño se salieran por su espina dorsal.

Parte de la evidencia presentada durante el juicio fue la declaración que el mismo dio a la policía en la cual admitió que había golpeado al niño porque estaba celoso de la atención que su madre, Marcelina Macías, le daba.

En ese entonces, Macías llevaba cuatro meses saliendo con Avila. Él le cuidaba a los niños mientras ella asistía a clases en la Universidad de Phoenix.

Durante una entrevista con El Paso Times después de un mes de su sentencia, Macías dijo que no creía en la pena de muerte.

. "Fue un crimen tan frío. Fue tan fácil", dijo.

Macías no pudo ser localizada para un comentario el martes.

Después de que la Suprema Corte rechazó escuchar una apelación de Avila, Norris dijo a El Paso Times que trató de que ésta revisara el caso, con el argumento de que el jurado no escuchó el testimonio de un patólogo pediatra quien dijo que la causa de muerte fue un simple golpe en el abdomen en lugar de una golpiza repetida.

Norris mantuvo que Avila es inocente y lo describió como un ciudadano modelo, quien no tenía un record criminal previo. Él fue un jugador de béisbol en Hanks High School y sirvió en la fuerza militar durante la Tormenta del Desierto.

La última persona de El Paso ejecutada fue George Rivas en febrero pasado. Rivas, un asesino y ladrón convicto fue descrito alguna ves como el hombre más peligroso de El Paso. El fue sentenciado después de haber sido encontrado culpable del asesinato del policía de Irving Aubrey Hawkins durante un robo a una tienda en diciembre de 2000. Rivas lidereaba a un grupo de prisioneros que se habían escapado de la cárcel y que eran conocidos como los Texas SEven.

Adriana M. Chavez puede ser contactada en achavez@elpasotimes.com